Archivo de la etiqueta: Series

El ‘Impulse’ que no necesita YouTube Premium

YouTube ofrece desde el pasado junio en España su versión de pago con un escueto catálogo de producciones originales entre ellas la serie de ciencia ficción Impulse. Este intento de drama adolescente, con súper poderes de por medio, deja al mismo nivel un intento de violación a una menor con el descubrimiento de su capacidad de teletransportarse. Solo 10 capítulos de unos 50 minutos que se hacen eternos y cae en los clichés de una joven rebelde, incomprendida, que se cree el ombligo del mundo y no entiende a los demás, ni por qué no la entienden a ella. Un impulso que no incita a pagar por la versión sin publicidad del sitio por excelencia para consumir vídeos. Sobre todo, es un impulso tardío en un mercado casi saturado con ofertas mucho más completas como Netflix, HBO, Amazon Prime Video o Movistar+.

Al momento de escribir esta crítica solo he visto 5 de los 10 capítulos de la serie y me ha acostado ayuda y muchas otras series completas vistas para llegar a la quinta entrega. Cuando comencé la prueba de tres meses de YouTube Premium, servicio por el cual no pienso pagar los 11.99 € al mes o los 17,99 € por la suscripción familiar —casi 20 euros, cuando Netflix vale menos e incluye más contenido—, Impulse llamó mi atención por el póster. Y también porque uno de sus impulsores es el creador de películas que me encanta como ‘El caso Bourne’, ‘Sr. y Sra. Smith’ o ‘Jumper’, aunque esta última casi ni me acordaba de ella.

De hecho, la historia de Henry es una especie de spin-off de ‘Jumper’, uno descafeinado y con falta de acción. A sus 16 años Henrietta lidia con una extraña enfermedad, que resulta ser el poder de teletransportarse, y con una nueva vida gracias al novio de su mamá quien vive en Reston, un pueblo a las afueras de Nueva York. Ser la nueva en el colegio la lleva a caer en los brazos de un joven, Clay, capitán del equipo de fútbol, cuya vida cambia al intentar violar a la chica. Desde ese momento la serie da un giro, aunque al menos para mi no ha sido bien tratado, porque no trata al mismo nivel los traumas del intento de violación con el descubrir que se puede teletransportar cuando está en situación de pánico o miedo. Incluso, aunque se vea como un detonante, el intento de violación queda reducido a la mínima expresión y a veces se pierde en el relato.

Al menos para mí ni ‘Impulse’, ni ‘Dallas&Robot’ que aún no termino de ver, ni ‘Cobra Kai’ que no sé si llegaré a ella, son un motivo para contratar YouTube Premium aunque se puedan quitar los anuncios, descargar vídeos, reproducir en segundo plano y tener incluso acceso al Spotify de Google: YouTube Music, que si solo lo quieres cuesta lo mismo que la app verde: 9.99 € al mes. En cuanto a las películas, lo que más suele fallar en otras plataformas de streeming, aquí brillan directamente por su ausencia, aunque Google tiene disponible miles en su servicio Play. Al parecer no están dispuesto a incluir ninguna cuando valen para alquilar entre 2,99 € y 5  € cada una y si la quieres comprar los precios se elevan más. Como dije en Twitter:  Google vuelve a llegar tarde como lo hizo antes a las redes sociales con su fallido Google+.

Otras críticas sobre Impulse

Pese a que a mí no me ha gustado esta serie, les dejo algunas críticas que le ven potencial a los episodios de Henry:

“It’s weakly plotted, but appropriate for a show that wants to make you think it’s a YA action-franchise starter, when it’s really an interesting and somber character study with a heroine who, very rarely, teleports”.

Daniel Fienberg, The Hollywood Report

(Impulse) “está débilmente planeado, pero es apropiado para un programa que quiere hacerte pensar que es un titular de franquicia de acción de YA, cuando en realidad es un estudio de personajes interesante y sombrío con una heroína que, muy raramente, se teletransporta”.

Daniel Fienberg, The Hollywood Report

“It’s a show that has moves to play and story to tell. It could have failed dramatically thanks to a complete lack of humor (the show exists in a very DCEU style in terms of tone), but this is one of the truly rare instances where excitable gags would have taken away from what can be. Impulse is a series worth watching that has a potentially bright future ahead of it”.

Merrill Barr, Forbes

Es un espectáculo que tiene movimientos para jugar y una historia para contar. Podría haber fallado dramáticamente gracias a una completa falta de humor (el show existe en un estilo muy DCEU -universo extendido de DC- en términos de tono), pero este es uno de los casos verdaderamente raros donde los chistes excitables hubieran quitado lo que puede ser. Impulse es una serie digna de ser vista que tiene un futuro potencialmente brillante por delante.

Merrill Barr, Forbes

‘Día a Día’ sin y con #Cuba 🇨🇺

Si hay algo que nos une a quienes estamos lejos de Cuba, o de nuestro país de origen, es la nostalgia. Esa que se va con el tiempo, que se aprende a aceptar, que quienes somos cubanos llamamos “gorrión”, tal vez por los sollozos que nos produce pensar en nuestra tierra durante los primeros años. Hasta que convivimos con ella y solo en contadas ocasiones sale a relucir, como cuando hacemos maratón de una serie como ‘Día a Día’ o ‘One Day At A Time’, disponible en Netflix.

‘Día a Día’ tiene todos los ingredientes para conquistar a quien disfruta de la comedia inteligente, que traspasa el chiste fácil – aunque los tiene y muchos- para adentrarse en la crítica social. Este remake de Netflix, que recupera el espíritu de una sitcom de 1975, se centra en una familia cubana que vive en Estados Unidos. Ellos viven allá, pero viven con la eterna añoranza de volver a casa, aunque sea por un día, y aunque Cuba no siga siendo aquella que dejamos atrás en 2010 o cuando triunfó la Revolución de Castro, como le sucedió a una de las protagonistas: Lydia.

Aunque en la serie ninguno de los protagonistas es cubano, el espíritu, los estereotipos y la alegría de quienes nacimos en Cuba se deja sentir a cada minuto. Esa frase de “Cuba y Puerto Rico son dos alas de un mismo pajaro” tiene todo el sentido cuando la puertorriqueña Rita Moreno encarna a la matrona de la casa. A una cubana de pies a cabeza que se levanta a ritmo de salsa y vive cada paso como si nunca se hubiese ido de la isla.

La serie engancha porque va más allá de los cliché de Cuba, se adentra sin tapujos en la realidad de los inmigrantes en un país gobernado ahora por ese señor, Donald Trump, que quiere cerrar fronteras, cuando Estados Unidos siempre ha acogido a quienes se sentían rechazados en su tierra. Y les ha dado oportunidades sin mirar el pasaporte. Mi propios padres han reiniciado su vida pasados los 50 en territorio estadounidense y han podido crecer como hacen los personajes de ‘Día a Día’.

En esta serie se disfrutan los 30 minutos que duran sus capítulos porque se va de la carcajada fácil a la realidad más cruda: depresión, sexualidad, soledad, desamor. Todo cabe en esta producción de Netflix que al menos a mí como cubano me ha dejado con muy buen sabor de boca y más de una lágrima.

Cuba se extraña,

Cuba se supera,

Cuba se lleva dentro

Y sigue con nosotros a cada paso.

PRENSA: El Giraldillo 09/2014 La Térmica TV

SERIES

CÁMARA… ¡Y ACCIÓN! (página 71 de la edición impresa o PDF)

De noviembre 2014 a abril 2015. PLAZAS LIMITADAS A 20 ALUMNOS. INSCRIPCIÓN ONLINE. 100 EUROS por trimestre. CENTRO CULTURAL LA TÉRMICA. www.latermicamalaga.com Avenida de los Guindos, 48. MÁLAGA

Las series de televisión hoy ocupan un lugar preferente entre los televidentes, por eso La Térmica junto a la Sociedad General de Autores Españoles proponen este curso a los interesados en crear este producto audiovisual que ya se ha impuesto al guión fílmico. El trabajo en equipo necesario para alargar una historia hasta que el espectador quiera y sea rentable, el formato de las series e incluso la confección por parte del alumno de un capítulo piloto, será parte de la estructura de este curso dirigido por el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón y la guionista y productora de cine Virginia Yagüe, además cuenta con la colaboración del Vicerrectorado de comunicación de la Universidad de Málaga. “El formato de las series abarca desde las diarias a las semanales, con monografías especiales en temas como las adaptaciones literarias, sistemas de diálogos, etc. Alguna de las jornadas estarán dedicadas a la producción ejecutiva, desgloses de guión y al trabajo interactuado con los productores, directores y actores”. A partir de noviembre se impartirán las clases lunes y martes de semanas alternas, o sea cuatro días mensuales. Las clases teórico prácticas serán impartidas por profesores fijos e invitados, entre ellos el actor Antonio Resines, el director general de Tele 5, Manuel Villanueva y el productor de series como Paquirri o La Duquesa, Teddy Villalba.

De cuentos, brujas y monstruos

No iba a poner en el título de todo y cuanto escribían los hermanos Grimm. La imaginación de Jacob y Wilhelm era tan prolífera, como las adaptaciones que se han hecho a más de un formato, tanto escritas como por la industria audiovisual. Las más recientes llevadas a la pequeña pantalla son Once Upon a Time y Grimm, adictivas para muchos, indicativas para otros que los guionistas de Estados Unidos se están quedando sin ideas, yo soy de quién las agradece ¿y tú?

Cada una en su línea engancha: Once Upon a Time marcada por las princesas y sus príncipes, las brujas, los genios, todo el universo que Disney ha explotado durante años y llevamos en la genética. Grimm, más oscura, sigue la línea de series de éxito: detective de policía con ayudante estrafalario, oculta el gran secreto, como no podía ser de otra manera, de ver monstruos como sus antepasados los Grimm.

Once Upon a Time, Érase una vez, 2012

Mentiría si dijera que me he leído todos y cada uno de los cuentos de los Grimm, muchos de los cuales son cuentos populares adaptados y recopilados por ellos, para que después hablen hoy de plagio, pero gracias al cine y la televisión he visto a la Caperucita Roja, el lobo, la abuelita y los hermanos Hansel y Gretel más de una vez y con distintas apariencias.

No obstante, gracias a Once Upon a Time, algunos de estos personajes ya estarán ligados a una cara y prototipo determinado. En los 22 episodios de la primera temporada, aunque a veces la serie se hace más larga y lenta, los guionista Adam Horowitz y Edward Kitsis, creadores de Lost -¿se acuerdan? imposible olvidarla-, construyen un mundo de hadas en la actualidad, si es que hoy se puede. 

Con Blancanieves y el príncipe, la apasionante madrastra, nunca he querido tanto a la chica mala de la manzana, articulan un guión donde tienen cabida todas aquellas historias que nos contaban de pequeño y acompañan nuestro imaginario de cuentos de hadas, incluso otras menos populares como la de Rumpelstilzchen o el Enano Saltarín.

En realidad, la protagonista es la hija de Blancanieves, con toda la falta de fe latente hoy y un hijo que entregó hace unos años, menuda familia salida de cuentos de hada. Los clichés funcionan con los cuentos de entonces y los de ahora.

Grimm, serie de TV
Por su parte, en Grimm, con menos hadas y más monstruos, un detective descubre que es de la familia más temida por los más temidos: hombres lobos, vampiros y todas las criaturas imaginadas -ahora con nombres nuevos y raros, no esperen que me acuerde-. Su primera temporada también tiene unos 22 episodios también, introducidos cada uno por un fragmento de un cuento de los Grimm y ensalzados con momentos de miedo, da miedo en serio, humor y drama. 

Un detective de pueblo en Oregon descubre que tiene el poder de ver a criaturas sobrenaturales, aquí llamados wesen. Al cambio de nombre, cada especie wesen con uno más raro, agregan una organización secreta que deja a las Naciones Unidas en una pésima posición. En el Verrat mantienen el balance de las especies, impidiendo incluso la ayuda entre ellos, la reproducción y mucho menos dar la mano a un Grimm.
Como si fuera poco, existe otra organización Laufer que no reconoce la autoridad de Verrat. Y toda la historia gira en torno a uno de los últimos Grimm, el detective Nick Burkhardt quien se va enterar a lo largo de la serie de estos y muchos otros detalles gracias a un hombre lobo que vive en el pueblo. Pero, no se preocupen Caperucita está a salvo, al menos con este lobo…

Ambas series continúan con una segunda temporada por Estados Unidos y al parecer seguirán unas cuantas más hasta que el público quiera o surjan nuevas ideas y adaptaciones entre los guionistas. Hasta entonces seguiremos leyendo -viendo, tuiteando ¿acaso importa el cómo?- a los hermanos Grimm y de seguro algún otro proyecto aparece. 

De momento este 2012 será declarado Año Mundial de Blancanieves, pero ya hablaremos de eso en otro momento, nos vemos 😉

Érase una vez: Rumpelstilzchen

Rumpelstiltskin
Imagen por alishenciya-o

Las princesas, reinas malvadas y finales felices vuelven a estar de moda, ahora no gracias a la factoría Disney que siempre los tiene bajo la manga, si no a las series made in USA que ponen sus ojos en épocas pasadas ¿imaginadas? y la actualidad con Once Upon a Time o Érase una vez, en castellano. De entre los personajes de esta versión del siglo XXI, Rumpelstilzchen es para mí el menos conocido, por eso les traigo el cuento original de los hermanos Grimm, aunque -según la web Grimmstories.com– “estos solo retomaron el personaje antagonista principal de un cuento de hadas para su Household Tales en la edición de 1857”.

Y así narran los hermanos Grimm “El Enano Saltarín” o Rumpelstilzchen:

Cuentan que en un tiempo muy lejano el rey decidió pasear por sus dominios, que incluían una pequeña aldea en la que vivía un molinero junto con su bella hija. Al interesarse el rey por ella, el molinero mintió para darse importancia: “Además de bonita, es capaz de convertir la paja en oro hilándola con una rueca.” El rey, francamente contento con dicha cualidad de la muchacha, no lo dudó un instante y la llevó con él a palacio.

Una vez en el castillo, el rey ordenó que condujesen a la hija del molinero a una habitación repleta de paja, donde había también una rueca: “Tienes hasta el alba para demostrarme que tu padre decía la verdad y convertir esta paja en oro. De lo contrario, serás desterrada.”
La pobre niña lloró desconsolada, pero he aquí que apareció un estrafalario enano que le ofreció hilar la paja en oro a cambio de su collar. La hija del molinero le entregó la joya y… zis-zas, zis-zas, el enano hilaba la paja que se iba convirtiendo en oro en las canillas, hasta que no quedó ni una brizna de paja y la habitación refulgía por el oro.
Cuando el rey vio la proeza, guiado por la avaricia, espetó: “Veremos si puedes hacer lo mismo en esta habitación.” Y le señaló una estancia más grande y más repleta de oro que la del día anterior.
Rumpelstiltskin

La muchacha estaba desesperada, pues creía imposible cumplir la tarea pero, como el día anterior, apareció el enano saltarín: “¿Qué me das si hilo la paja para convertirla en oro?” preguntó al hacerse visible. “Sólo tengo esta sortija.” Dijo la doncella tendiéndole el anillo. “Empecemos pues,” respondió el enano. Y zis-zas, zis-zas, toda la paja se convirtió en oro hilado. Pero la codicia del rey no tenía fin, y cuando comprobó que se habían cumplido sus órdenes, anunció: “Repetirás la hazaña una vez más, si lo consigues, te haré mi esposa.” Pues pensaba que, a pesar de ser hija de un molinero, nunca encontraría mujer con dote mejor. Una noche más lloró la muchacha, y de nuevo apareció el grotesco enano: “¿Qué me darás a cambio de solucionar tu problema?” Preguntó, saltando, a la chica. “No tengo más joyas que ofrecerte,” y pensando que esta vez estaba perdida, gimió desconsolada. “Bien, en ese caso, me darás tu primer hijo,” demandó el enanillo. Aceptó la muchacha: “Quién sabe cómo irán las cosas en el futuro.” – “Dijo para sus adentros.” Y como ya había ocurrido antes, la paja se iba convirtiendo en oro a medida que el extraño ser la hilaba. Cuando el rey entró en la habitación, sus ojos brillaron más aún que el oro que estaba contemplando, y convocó a sus súbditos para la celebración de los esponsales.

Vivieron ambos felices y al cabo de una año, tuvieron un precioso retoño. La ahora reina había olvidado el incidente con la rueca, la paja, el oro y el enano, y por eso se asustó enormemente cuando una noche apareció el duende saltarín reclamando su recompensa.
“Por favor, enano, por favor, ahora poseo riqueza, te daré todo lo que quieras.” ¿Cómo puedes comparar el valor de una vida con algo material? Quiero a tu hijo,” exigió el desaliñado enano. Pero tanto rogó y suplicó la mujer, que conmovió al enano: “Tienes tres días para averiguar cuál es mi nombre, si lo aciertas, dejaré que te quedes con el niño. Por más que pensó y se devanó los sesos la molinerita para buscar el nombre del enano, nunca acertaba la respuesta correcta.
Al tercer día, envió a sus exploradores a buscar nombres diferentes por todos los confines del mundo. De vuelta, uno de ellos contó la anécdota de un duende al que había visto saltar a la puerta de una pequeña cabaña cantando: 
 “Hoy tomo vino, y mañana cerveza, 
después al niño sin falta traerán. 
Nunca, se rompan o no la cabeza, 
el nombre Rumpelstiltskin adivinarán!” 
Cuando volvió el enano la tercera noche, y preguntó su propio nombre a la reina, ésta le contestó: “¡Te llamas Rumpelstiltskin!” 
“¡No puede ser!” gritó él, “¡no lo puedes saber! ¡Te lo ha dicho el diablo!” Y tanto y tan grande fue su enfado, que dio una patada en el suelo que le dejó la pierna enterrada hasta la mitad, y cuando intentó sacarla, el enano se partió por la mitad.

Hasta aquí los hermanos Grimm, si te gustan los animados japones en YouTube, encontramos una versión de este cuento:

MÁS INFO:

  • Érase una vez se transmite en España por Antena 3 y AXN, si quieren más detalles de la serie pueden ver estos 10 puntos de Frikarte.com
  • web oficial, en la cadena americana ABC, Once Upon a Time 

Mad men: los locos más cuerdos

A esta serie llegué gracias a una conferencia en el EBE del 2011, la había oído, pero no me aventuraba con los años 60, tal vez por eso terminó en un canal casi desconocido de Estados Unidos, AMC. Soy franco: padezco de la triste idea de que lo viejo, por viejo, es malo, y loco yo, me estaba perdiendo una de las grandes series de esta década. 

Hoy por suerte soy uno de los locos que disfruta con el mundo de Don Draper, Peggy Olson y muchos otros publicistas o familiares de estos, por no decir las eventuales conquistas de unos y otros, que hacen atractivo el mundo de las oficinas. Parece difícil, pero el creador de esta serie, Mathew Weiner, ha dado un tono diferente al trabajo de oficina, no hace falta perderse en una isla, escaparse de una cárcel o resolver asesinatos para que la gente se enganche a una serie. 

Con ritmo a veces lento, pero aplastante, como reza el refrán del elefante, Mad men se cuela en nuestras vidas y nos hace sufrir con las malas ideas de Peggy, el desinterés natural de Don y nos irrita las maneras de niño rico de Pete Campbell. Todos tienen problemas y mira que es una afirmación muy absoluta, pero ciertamente en esta serie no queda cabeza sin cortar: los complejos, el dinero, la promiscuidad, la bebida, la ambición toca a cada uno de los personajes. 
Uno piensa que por llevar traje de cuello y corbata -además de cobrar una millonada para los ´60- son menos propensos a tener crisis existenciales, que otra persona. ¿Con ideas tan geniales para publicidad? ¿cómo no pueden manejar circunstancias tan sencillas de la vida? Pues el genio para algunos se limita a su trabajo, en esta serie para casi todos, aunque al final quien parece ser el menos cuerdo, Bertram Cooper, es quien lleva mejor su vida personal ¿o será que no la tiene?
Si uno lo mira fríamente Mad Men es un culebrón disfrazado con retoques impecables en edición, vestuario, ambientación y el mundo de la publicidad, principal pretexto para conducir la serie. A mí me tiene enganchado, como a muchos otros, pero la realidad es esa, aunque los críticos estén enamorados de ella y reciba multitud de premios donde quiera que vaya.

Culebrón o no, y ya sé que a muchos no les gustará la comparación, la serie destaca porque no nos presenta a los personajes de una manera cerrada, cuando menos lo esperas, alguien hace una trastada como Lance Pryce. Se acuerdan aquel pasaje bíblico donde Jesúcristo dice: ¿el que esté libre de pecado que tire la primera piedra?

Los muchachos y muchachas de Mad Men no podrían lanzar ninguna.

La serie es todo un éxito y no es que lo diga yo, se repite en todos lados, incluso el otro día un compañero en Twitter me decía “Mad Men es la hostia. De las mejores, y no conocida hasta hace poco”. Tengo mi teoría de por qué es “la hostia” y disculpen si me pongo filosófico, pero sin dudas la búsqueda de la felicidad es la primera y más fundamental de la humanidad.

Más allá del dinero que tengamos, por naturaleza buscaremos la felicidad y si no la encontramos en nuestra vida personal, la queremos en el trabajo, en la sociedad, por eso tratamos de ser los mejores y nos frustramos cuando no alcanzamos el éxito, necesitamos sentirnos amados y respetados por los demás, algunos no se conforman con una de las dos partes y lo quieren todo, aunque en el camino se carguen su relación, el amor o su misma persona.

Ahí radica el éxito de Mad Men, enfocar la búsqueda de la felicidad como una locura que no tiene solución, pero es posible, aunque tengamos que hacernos los más cuerdos ante la sociedad.

ENLACES:

Smallville se fue

El pasado 13 de mayo la cadena estadounidense, CW, transmitió el último capítulo de Smallville. Las aventuras del joven Clark Kent, alias Superman, al fin llegaron a su fin después de 10 temporadas por momento cansinas, aunque he de decirlo vi todos los capítulos.

Las series de ficción siempre me han gustado sobremanera y si a esto le ponemos el toque meloso de las juveniles, sale Smallville, un bodrio de lo ya conocido que hace Superman con otras estrategias televisivas que han tenido éxito en series como Dawson´Creek. Vamos que el Clark se la pasaba con más bobería que cualquiera de nosotros que no tenemos poderes y su similitud recordaba al rubio del lago y hasta a Felicity, por solo decir dos.
A mis manos llegó la serie por un amigo de la Universidad, que si espero que la pongan en Cuba pasan 10 años más y aún no sale en pantalla. De hecho de los más de 200 capítulos de esta serie, solo han puesto unos 4 en televisión nacional y la primera temporada en el canal local de la capital, Canal Habana.
Pero no crean que en España estaba en horario privilegiado, ni que dan los capítulos organizados. Esta serie de ficción, con el récord de más tiempo en pantalla en Estados Unidos, estaba en el canal infantil de televisión española, Clan, llenando mucho hueco y con un desorden que solo se enteraba quien la está programando. Y así quieren prohibir las descargas de Internet, no se le podrá seguir el hilo a nada.
Volvamos al Borrón azul y rojo, que vino a ponerse la capa en el último capítulo de las extensas diez temporadas. Se cambió de ropa más veces que una modelo, al menos en las primeras cinco estaba con su chaleco de estudiante, pero a partir de la sexta siempre buscaba algo nuevo, como si los espectadores no supiéramos el look final.
Un final, en la serie, más meloso que cualquiera de los capítulos. Y es que la estrategia en cada uno era empezar con un villano o una metedura de pata de los personajes, Clark a investigar o Cloe -que tenía mejor olfato-, Clark en el babeo con Lana Lang y después con Lois Lane, imagénes de los Luthor o el villano de turno, escena violenta entre el súper chico y el malo y para finalizar disculpas o palabras tiernas, aunque a veces dejaban la puerta abierta para que el villano regresara. 
Así fue cada capítulo de la serie, había momentos en que ya sabía que venía a continuación, tal vez por eso es que la audiencia fue decayendo, aunque en su último capítulo alcanzó casi los 3 millones de espectadores, solo para un cuarto o quinto lugar, por debajo de Flashpoint, CSI Nueva York y otras series que se repartían la parrilla de programación nocturna en Estados Unidos.
Y el último capítulo nada distinto, aunque faltaron buenas peleas y hubo exceso de boda, así como demasiados recuerdos por parte de SuperClark y su archienemigo Lex Luthor, quien vino a aparecer en el último instante, después de estar perdido más de dos temporadas. Bueno, las apariciones fueron muchas para  dejar la serie lo más parecida posible a la historia original, pero creo que hubo cosas forzadas.

Solo el hecho de los SIETE AÑOS DESPUÉS, muy recurrente para no contar la evolución, o a lo mejor una estrategia de mercado para sacar una película, dejaron mucho que desear. Además faltó Flecha Verde, Green Arrow, y a Cloe la dejaron como una mamá de casa. Y para no quedarme con nada por dentro, la muerte de Lutessa, supuesta hermana de Lex Luthor, no fue una manera muy elegante de sacarla de la serie, además de la mano del otro, como si dijera “Gracias por sustituirme, ya estoy aquí”.

Pero bueno, la serie me gustaba, aunque fuera predecible después de la primera temporada y me haya dejado después del último capítulo con ganas de ver las hazañas de Superman… creo que me compraré los comics.
PARA MAYOR INFORMACIÓN:
– otro comentario en el blog By The Way, Bye Smallville, Hello Superman
– pueden ver la audiencia de Estados Unidos el pasado 13 de mayo en la web Pizquita
– la despedida de los productores de la serie en La Tercera
– detalles de la serie en Wikipedia