Archivo de la etiqueta: Poesía

Aracena

Uno de los grandes atractivos de este sitio en Huelva, es sin duda la Gruta de las Maravillas, que ya visitamos en el blog. Pero Aracena va más allá de sus entrañas y en sus calles recoge muchas expresiones arquitectónicas de España, no por gusto en 1991 se declaró su centro histórico como Bien de interés cultural.

Caminar por sus calles se hace muy fácil, más aún si antes has caminado por la Gruta de las Maravillas, es algo así como hacer el mismo recorrido, pero ya no desde abajo: castillos, iglesias, casas de un blanco impecable y fuentes por doquier, donde brota agua sin cesar.

Aracena es el centro de la Sierra de mismo nombre, que foma parte a su vez del Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, declarado por la Junta de Andalucía en 1989.

Así plasmó en versos la Sierra de Aracena el poeta sevillano Antonio Pardal Rivas

Tus verdes dehesas ancestrales
pobladas por porcinos placenteros
son hitos de mi vida tan señeros
que avivan mis tristezas y mis males.
Recuerdo mis paseos otoñales,
alegre, recorriendo los senderos,
ungido por los soles postrimeros
fulgentes en los viejos arvejales.
¿Do fueron a parar aquellos años
dichosos, en que en pos de la colmena
perdíame en tus mares de castaños?
Te añoro, mi sierra de Aracena,
con Grutas de perfiles tan extraños,
que lejos de su luz muero de pena.

Sanlúcar de Barrameda

Aún no conozco la ciudad de Cádiz, dicen que me gustará mucho porque el parecido con La Habana es muchísimo, cuando vaya por allá les cuento con imágenes. Pero, sí estuve en Sanlúcar de Barrameda, un pueblo de esta provincia andaluza que rebosa mar por todos sus poros. Siempre me gusta contar algo de lo vivido en estos lugares, pero encontré este poema de José Manuel Álvarez en su blog Cuaderno de Poesía y prefiero conozcan Sanlúcar a través de su poesía y mis fotos, nos vemos. 


Atardecer en Sanlúcar,
Sanlúcar la marinera,

la de los tentadores vinos,

Sanlúcar, de Barrameda.


Atardecer en la playa

caminando sobre la arena,

es mi único consuelo

para alejarme de mis penas.

Recuerdos de años atrás

afluyen a mi cabeza,

mientras un lejano juanelo regresa

ayudado por la marea.

El barquito navega deprisa,

rodeado de gaviotas,

con un vaivén característico,

golpeado por las olas.

Mis pisadas son borradas por las olas

caminando por la orilla,

son nefastos recuerdos que aparté

del camino de mi vida.

Recuerdos de mi niñez

y de mi edad mas avanzada,

aquella vaga ilusión,

o aquella experiencia amarga.

Poco a poco, lentamente

entre la mar se va sumergiendo,

ofreciendo un rojizo resplandor,

el sol se va muriendo.

Las cobrizas nubes de la lejanía

moradas se van tornando,

siendo envueltas por la noche

con su negro y apagado manto.

Los últimos rayos del día

se reflejan sobre el agua,

construyendo una hermosa estela,

una hermosa estela dorada.

Atardecer en Sanlúcar,

un alucinante espectáculo,

un tesoro nostálgico y enigmático,

para los que saben mirarlo.


José Manuel Monge, Sanlúcar de Barrameda en 1980.

Sanlucar de Barrameda Cadiz

Sanlucar de Barrameda Cadiz

Sanlucar de Barrameda Cadiz

Sanlucar de Barrameda Cadiz

Sanlucar de Barrameda Cadiz

Sanlucar de Barrameda Cadiz

Sanlucar de Barrameda Cadiz
MUCHAS MÁS FOTOS EN EL ÁLBUM ANDALUCÍA 

Hasta pronto Baeza

Hay días que nos parecen increíbles las casualidades. Ciertamente el que más me ha marcado fue cuando terminara de leer El Principito el mismo día que Antoine de Saint-Exupéry fue dado por muerto: 31 de julio. Entonces eran las 4 de la mañana y mi cuerpo vencido por el sueño cayó en la cama, no obstante tenía los pelos de punta.  
Con Baeza me ha pasado igual, pero ha sido precisamente hoy, no sabría decir el día exacto, pero el mes, unos cien años después aquí estamos hablando de Baeza, ciudad que acogió por 1912 a uno de los grandes escritores andaluces y españoles: Antonio Machado.
No fue precisamente hoy, sino el 1 de noviembre que Machado formó parte del Instituto de Baeza, ciudad fuente inspiración y refugio luego de perder a su esposa Leonor Izquierdo. Un corazón herido es difícil de curar aunque estemos en el mismo Paraíso. 
Baeza fue su casa durante muchos años y desde allí comenzó importantes obras, colaboraciones y pudo apreciar el encanto de la naturaleza, por eso no veo mejor hasta pronto que un fragmento de algún poema dedicado a esta ciudad. 
Y dice Antonio Machado en su poema Caminos, de 1917: 
De la ciudad moruna
tras las murallas viejas,
yo contemplo la tarde silenciosa,
a solas con mi sombra y con mi pena.
El río va corriendo,
entre sombrías huertas
y grises olivares,
por los alegres campos de Baeza
Tienen las vides pámpanos dorados
sobre las rojas cepas.
Guadalquivir, como un alfanje roto
y disperso, reluce y espejea.
Antonio Machado en Baeza

Baeza, Jaén, España

Baeza, Jaén, España

Baeza, Jaén, España

Baeza, Jaén, España

Baeza, Jaén, España

Baeza, Jaén, España
Enhanced by Zemanta

Versos sencillos VII, XV, XX

José Martí era un hombre de palabras tanto en verso como en prosa, ya lo he dicho en más de una ocasión, pero hoy traigo parte de esa prueba que es muy extensa y abarca más de un poemario en su obra -para muchos cubanos- interminables. Hay un chiste muy malo en el cuál nos preguntamos qué hubiera sido de este hombre con una computadora y no con papel y tinta.
Supongo que de haber existido Internet hubiera perdido el tiempo, tanto como nosotros, y no nos hubiera regalado estos preciosos poemas que recoge en Versos Sencillos. Desde que era un niño -aunque la frase no me guste es cierto-, me sabía de memoria algunos de sus poemas: Cultivo una rosa blanca, la bailarina española y otros muchos. 
Versos sencillos fue publicado en 1891, unos 46 poemas con todo el sentimiento de quien siempre quiso ver su Cuba libre y vivió para ello. Recoge, así mismo, sus vivencias lejos de su tierra, tanto terrenales, como divinas. Aquí los dejo con solo tres, en La Página de José Martí pueden encontrarlos todos y muchas otras obras de sus autoría en versos, nos vemos.
VII
Para Aragón, en España,
Tengo yo en mi corazón
Un lugar todo Aragón,
Franco, fiero, fiel, sin saña.
Si quiere un tonto saber
Por qué lo tengo, le digo
Que allí tuve un buen amigo,
Que allí quise a una mujer.
Allá, en la vega florida,
La de la heroica defensa,
Por mantener lo que piensa
Juega la gente la vida.
Y si un alcalde lo aprieta
O lo enoja un rey cazurro,
calza la manta el baturro
Y muere con su escopeta.
Quiero a la tierra amarilla
Que baña el Ebro lodoso:
Quiero el pilar azuloso
De Lanuza y de Padilla.
Estimo a quien de un revés
Echa por tierra a un tirano:
Lo estimo, si es un cubano;
Lo estimo, si aragonés.
Amo a los patios sombríos
Con escaleras bordadas;
Amo las naves calladas
y los conventos vacíos.
Amo la tierra florida,
Musulmana o española,
Donde rompió su corola
La poca flor de mi vida.
XV
Vino el médico amarillo
A darme su medicina,
Con una mano cetrina
Y la otra mano al bolsillo:
¡Yo tengo allá en un rincón
Un médico que no manca
Con una mano muy blanca
Y otra mano al corazón!.
Viene, de blusa y casquete,
El grave del repostero,
A preguntarme si quiero
O Málaga o Pajarete:
¡Díganle a la repostera
Que ha tanto tiempo no he visto,
Que me tenga un beso listo
Al entrar la primavera!
XX
Mi amor del aire se azora;
Eva es rubia, falsa es Eva:
Viene una nube, y se lleva
Mi amor que gime y que llora.
Se lleva mi amor que llora
Esa nube que se va:
Eva me ha sido traidora:
¡Eva me consolará!

Solo dos

Amor, dos manos entrelazadas
A propósito del mes de los enamorados les regalo una poesía
Llevo dos horas queriendo llegar
estoy con la gente y todo me parece lento
no puedo, no siento, no vivo
hasta la respiración ha desaparecido
y es que no estás
solo quiero correr a buscar la forma,
la única forma que me dejan para hablarte
y componer rimas libres, asonantes,
sin concordancia pero con ritmo,
sin métrica pero con ¡cuánto corazón!,
sin ortodoxia, ¡ay la ortodoxia! pero con el alma a tus pies.
Llevo dos horas soñando que termine la cena
que silencien las sobremesas
que retiren las copas
que me trasladen hasta el teclado que ahora aparece
como el medio para sentirte, hablarte, mimarte y quererte.
Cierro los ojos, mis dedos cabalgan sobre las teclas
se mueven con la dulzura del que quisiera tocarte pero no puede,
con el amor del amante que se sabe tuyo y poseído
embriagado de una experiencia que le sobrepasa y que le llena.
Llevo dos horas soñando que me dejen en silencio,
en la calle los coches resuenan a ritmos lentos
porque todos se recogen en el sabor del hogar,
los envidio, envidio su monotonía,
su prudencia, y su realidad
pero sé que lo tuyo es insuperable, ¿quién puede encontrar a alguien como tú?
¿quién puede ser tan dichoso y hablar de la alegría como yo?
¿quién como tú podrá hablar de ser tan amado?
o como yo experimentarse tan cerca y tan lejos.
Llevo dos horas soñando contigo, con decirte te quiero,
pero una eternidad suspirando con tu presencia y tu abrazo.
Llevo dos horas… dos… ¿sólo dos? son solo dos,
dos corazones, dos manos entrelazadas, dos ojos que se miran, cuatro,
dos cuerpos que se siente, dos historias que se cruzan, dos edades
con historias distintas, dos vidas nuevas… dos… solo espero a ser uno.
¡Te amo! con toda mi alma.