Archivo de la etiqueta: Medio Oriente

Medio Oriente en clave

A veces sobran las interpretaciones, cuando hay tantas palabras en español que nos pueden explicar una noticia sin caer en dogmatismo e ideas preconcebidas. El Diccionario de la Real Academia Española y el Panhispánico de Dudas, ambos disponibles online, nos aclara unas cuantas cosas: 
Tolerancia (Del latín tolerantĭa): Acción y efecto de tolerar. Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. Reconocimiento de inmunidad política para quienes profesan religiones distintas de la admitida oficialmente (…) ~ de cultos: Derecho reconocido por la ley para celebrar privadamente actos de culto que no son los de la religión del Estado.
palabras clave: islam
Respeto (Del latín respectus, atención, consideración): Veneración, acatamiento que se hace a alguien. Miramiento, consideración, deferencia. Miedo. Manifestaciones de acatamiento que se hacen por cortesía. ~ humano: Miramiento excesivo hacia la opinión de los hombres, antepuesto a los dictados de la moral estricta. 
Religión (Del latín religĭo, -ōnis): Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto. Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido. (…) Obligación de conciencia, cumplimiento de un deber. ~ católica: Confesión cristiana regida por el Papa de Roma. ~ natural: religión descubierta por la sola razón y que funda las relaciones del hombre con la divinidad en la misma naturaleza de las cosas. ~ reformada: Instituto religioso en que se ha restablecido su primitiva disciplina. protestantismo.
¿No hay más religiones? Al menos en esa definición no, pero buscando encontramos: 
islam: (Del árabe clásico islām): islamismo. Conjunto de los hombres y pueblos que siguen esta religión. Islamismo: Conjunto de dogmas y preceptos morales que constituyen la religión de Mahoma.

Hasta aquí el Diccionario de la RAE, en tanto en el Panhispánico de Dudas explican con más detalle: islam: ‘Religión fundada por Mahoma’ (…) ‘conjunto de los pueblos que profesan el islam’. Para designar la religión, puede usarse también el término islamismo. Como ocurre con el resto de los nombres de religiones, no hay por qué escribir estos términos con mayúscula inicial. El adjetivo derivado islámico significa ‘del islam o que profesa el islam’. El derivado islamista significa ‘partidario de una aplicación integrista o rigorista del islam en la esfera política y social’.

Libertad (Del latín libertas, -ātis): Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos (…) Falta de sujeción y subordinación. Facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas de hacer y decir cuánto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres. ~ de conciencia: Facultad de profesar cualquier religión sin ser inquietado por la autoridad pública. ~ de cultos: Derecho de practicar públicamente los actos de la religión que cada uno profesa. ~ de pensamiento. Derecho de manifestar, defender y propagar las opiniones propias.

Estereotipo: Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable.

Quise seguir buscando palabras que me parecían relacionadas con lo sucedido en el Medio Oriente con la película de Mahoma (fanatismo, terrorismo y otros -ismos), pero me di cuenta que estaba cayendo en estereotipos y no se trata de juzgar a nadie, sino ir a la génesis de una realidad latente, creciente y en expansión, aunque pensándolo bien hubiera estado mejor encontrar las palabras en el Corán o la Biblia. 

¿Qué palabras vienen a tu mente?

2011: ¿el despertar de los pueblos?

Desde finales de 2010 el mundo fue sacudido con la noticia de la rebelión popular en regiones donde era impensable el cuestionamiento al poder. Como una pieza de dominó que cae una tras otra, los movimientos sociales en el Medio Oriente fueron acabando con cada uno de los dictadores: Egipto, Túnez, Libia y aún en Siria, los ciudadanos lograron sacar del poder a quienes los oprimieron durante años.

La llama de la rebeldía y el inconformismo con la clase dirigente no solo se quedó en la Plaza Tahrir de Egipto, símbolo indiscutible de la primavera árabe como algunos medios de comunicación bautizaron estos movimientos. A Europa llegaron pronto los gritos de reacciona y algunos recordaron ser hijos de la generación de la Revolución de los clavales en Portugal, no solo de la Unión Europea, el euro y el Estado de Bienestar, hoy a punto de perderlo.

De países sin democracia a otros donde se supone hay total libertad de expresión, la ciudadanía reaccionó y se dio cuenta que el mundo no puede seguir por el camino trazado. La impunidad de los bancos y la clase política, atada hasta el cuello por compromisos establecidos con el poder económico tanto local como regional, llevaron a parte del pueblo español a lanzarse a las calles para exigir Democracia Real Ya.

Si bien en España la realidad aprieta, pero no ahoga, en otros rincones de Europa como Grecia e Italia la gente se lanzó a la calle para exigir los derechos democráticos que están siendo usurpados por quienes más tienen y quieren. Barricadas, abuso policial, suicidios son noticia en estos sitios desde que Europa ha rescatado -o condenado- sus vidas.

La revista TIMEnombró como persona del año al manifestante, son tantas las personas que ya sea en una dictadura, democracia o cualquier otro sistema reclaman sus derechos que era imposible ponerle cara al 2011. El descontento generalizado en las sociedades de este recién comenzado siglo XXI es tal que a estas alturas, quienes tratamos de tener un mundo mejor, nos preguntamos si vale la pena apostar por lo que conocemos hoy.

Quien diga que somos gobernados por un presidente elegido democráticamente mediante el voto secreto, está perdiendo de vista lo que sucede en medio mundo. La economía se ha apoderado de nuestra realidad y está arrebatándonos el futuro. Creo haber leído en una ocasión que estamos viviendo en la “Economocracia”, suena ridículo, pero no lo es. Los gobiernos tecnócratas de Italia y Grecia, impuestos por la Unión Europea sin votación, ni consenso popular, así lo corroboran.

Estados Unidos no quedó fuera de la repentina reacción de los ciudadanos a la falta de empleo, atención médica y recortes en renglones básicos de su país. En septiembre de 2011 un grupo de ¿radicales? ¿antisistemas? ¿comunistas? O eso dicen los medios convencionales tomaban la sede de la Economía en Nueva York, Wall Street.

A propósito de este suceso, el periódico La Jornada de México cita al historiador estadounidense Howard Zinn, quien dice en su autobiografía: “el cambio revolucionario no llega como un momento cataclísmico (¡cuidado con tales momentos!), sino como una sucesión interminable de sorpresas, caminando de manera zigzagueante hacia una sociedad más decente… no creer en la posibilidad del cambio dramático es olvidar que las cosas han cambiado, no lo suficiente por supuesto, pero lo suficiente para demostrar lo que es posible. Nos hemos sorprendido antes en la historia. Podemos ser sorprendidos de nuevo. De hecho, podemos hacer la sorpresa”

En 2011 se hizo historia, eso es seguro.

Bin Laden out ¿y ahora qué?

La noticia está encendiendo las redes sociales, mucho antes de que la Casa Blanca la diera: Bin Laden ha muerto, el hombre contra el que se comenzó una guerra desmedida y sin sentido en el Medio Oriente está en el Más Allá por una operación encubierta del Ejército norteamericano, pero ¿ahora qué sucederá?

Si alguien está pensando que los ejércitos de ocupación en Iraq y Afganistán volverán a casa de un momento para otro, creo que sería una utopía irrealizable. 10 años de guerra en la zona, las miles de muertes y destrozos a la infraestructura, el Patrimonio cultural y a las familias árabes, sean o no musulmanes nunca va a ser reparado.

La muerte de Bin Laden ojalá fuera el fin de esta acorazada imperial, es triste que eliminar la vida de alguien marque en punto, más triste es saber que ese punto no existirá; porque los intereses de los americanos –me refiero al gobierno- están bien delimitados en las zonas de ataque.
Todavía recuerdo aquel 11 de septiembre de 2011 cuando cayeron las Torres Gemelas en New York, el símbolo de una nación, el inicio de una época sí se marcó aquel día. Un nudo en la garganta tenía entonces, miedo a no saber por dónde empezarían los americanos, tengan en cuenta que Cuba siempre ha estado en su punto de mira.
Lloré con las torres gemelas, sufrí con las guerras en Iraq y Afganistán, me indigné con la Cruzada inquisidora del siglo XXI que se lanzaba sobre los países árabes. Diez años han pasado para encontrar a su principal objetivo, al supuesto responsable de aquellos sucesos del 11-S. Diez fatales años que no se borrarán jamás.
Años marcados por ataques terroristas en distintos puntos del mundo: en España las bombas del 11 de marzo de 2004, aún sin estar claros la autoría de los hechos, pero que apuntan a ETA o a los musulmanes. Y es que grupos radicales de otros sitios, bien de aquí,  Rusia o Inglaterra han alzado su bandera a partir de los trágicos eventos del 11-S.
Bin Laden ha muerto, los pueblos árabes se alzan contra sus respectivos gobiernos, el mundo está cambiando ¿será para bien? No quisiera pensar que este escenario sea el principio de otra época de sangre y lágrimas, de intereses y guerras.
Me gustaría apostar al lado más noble de la naturaleza humana, pero la realidad siempre indica lo contrario… El alto al fuego no creo que llegue pronto, las ansias de venganza de los seguidores de Bin Laden es lo que debemos temer ahora… ojalá no sea así, me niego a creerlo, pero el peligro real puede empezar ahora.
No balbuceo más, las ideas me inundan y el tiempo se detiene, esperemos a ver qué pasa… 
PARA MAYOR INFORMACIÓN VEA:
las siguentes noticias en el sitio web de CUBADEBATE

Ciberactivismo: lucha social en Internet

Con este mismo nombre me encontré un excelente trabajo en la revista cristiana 21. Fue toda una sorpresa leer un artículo que aterrizaba cien por ciento en la realidad del papel de Internet en el Medio Oriente y otros casos de activismo digital como Wikileaks y ONG.

Gracias a la revista 21  por permitirme publicar este trabajo de su No 941 de Marzo 2011. Queden pues con estas reflexiones del periodista y responsable de campaña en Amnistía Internacional – Sección Española, Juan Ignacio Cortés Carrasbal.



Ciberactivismo: Lucha social en Internet

El mundo está cambiando rápidamente. No es ningún secreto. Uno de los motores de dicho cambio son las nuevas tecnologías. Especialmente, Internet, con todas sus amenazas y oportunidades. Oportunidades también de lucha por un mundo más justo, cuya mecha está prendiendo en la Red.

por Juan Ignacio Cortés Carrasbal

Durante los últimos meses, Internet, la Red de Redes, ha tenido un papel muy destacado en las portadas de todos los periódicos. Wikileaks, el colectivo de hackers (piratas o activistas informáticos) conocido como Anonymous, la incidencia de redes sociales como Facebook y Twitter en las revoluciones ciudadanas de Túnez y Egipto son sólo algunos ejemplos. La Red está cada vez más presente en muchos aspectos de nuestras vidas. Y abre nuevas oportunidades para la lucha social, para la movilización ciudadana y la demanda de un mundo más justo.

¿ Facebookrevoluciones?

El 17 de diciembre de 2010, Mohamed Bouazizi se inmola en la ciudad tunecina de Sidi Bouzid. Es un joven en paro de 26 años que vende frutas y verduras para sobrevivir, y que se quema a lo bonzo cuando la policía le requisa las escasas mercancías de su puesto.

Bouazizi muere en el hospital el 5 de enero. Pero su muerte no es en vano, pues la bandera del cambio democrático se levanta no sólo en su país, sino en todo el mundo árabe. Las revoluciones ya consumadas de Túnez y Egipto y las protestas que se extienden por todo Oriente Medio ponen el foco sobre la juventud árabe. Una juventud sometida al rigor del desempleo y la economía informal, a la falta de libertad política y la consecuente falta de expectativas de cambio. Una juventud acostumbrada, por otra parte, al uso de las nuevas tecnologías. De usar los cibercafés para flirtear a través del chat o de las redes sociales, pasan a usarlos para reclamar libertad y dignidad. Y ponen en serios aprietos a los sátrapas que los gobiernan, a menudo desde hace demasiado tiempo.

El papel de la Red en los aires de fronda que vive el mundo árabe es evidente. Prueba de ello es que el régimen egipcio, en un desesperado intento por forzar su supervivencia, apagó Internet. El mismo truco está intentando emplear Gadafi en Libia. También lo prueban la presencia en el Gobierno tunecino de unidad nacional del conocido bloguero Slim Amamou. En Egipto, Wael Ghonim, Jefe de Marketing de Google para Oriente Medio y el Norte de África y administrador exanónimo del grupo de Facebook Todos somos Jalid Said, se ha convertido en uno de los representantes del movimiento ciudadano con el que el ejército, provisionalmente en el poder, dialoga.

Las filtraciones de Assange.

Julian Assange era un nombre que no nos decía nada hasta hace unos pocos meses. Él y su gente habían diseñado un mecanismo informático que permitía hacer llegar a Wikileaks documentos confidenciales garantizando un total anonimato. Desde 2006, su página había ofrecido revelaciones verdaderamente espectaculares sobre cuestiones como la Iglesia de la Cienciología o el mundo de los negocios y la banca.

En abril de ‘2010 el nombre de Assange y de su página web sale por primera vez del círculo de los iniciados. En esa fecha, Wikileaks difunde el vídeo Asesinato colateral. En él se ve cómo dos helicópteros norteamericanos acaban en Bagdad con la vida de un grupo de civiles desarmados. En julio de ‘2010 filtra más de 75.000 documentos clasificados sobre el conflicto de Afganistán. En ellos se detallan numerosos casos de muertes de civiles. En octubre de ‘2010, Wikileaks filtra a la prensa casi 400.000 documentos clasificados sobre la guerra de Irak. En ellos se hace palpable el extenso uso de la tortura y el elevado número de víctimas civiles debidas al ejército de ocupación estadounidense. El póker se completa a finales de noviembre, con las revelaciones contenidas en ‘250.000 cables diplomáticos norteamericanos.

Estados Unidos acusa a Assange de terrorista informático. El australiano es detenido en Inglaterra por una controvertida acusación de violencia sexual proveniente de Suecia. Servidores informáticos se niegan a seguir acogiendo el portal de Wikileaks e importantes empresas financieras como Paypal, Visa o Mastercard deniegan la posibilidad de que la web fundada por Assange reciba donaciones a través de ellos. Assange afirma que su web defiende la libertad de opinión, la transparencia y, en última instancia, la democracia.

Anonymous.

Aquí entra en escena otro de nuestros protagonistas: el colectivo de hackers y ciberactivistas Anonymous, de carácter transnacional, sin líderes ni portavoces, cuyo lema es “Somos una legión, no perdonamos, no olvidamos, espéranos”. Al igual que Wikileaks, venían actuando desde hace años, pero sólo en los últimos meses han pasado a formar parte de nuestro imaginario colectivo.

Sus miembros se toman como una afrenta personal la persecución contra Assange y usan su principal arma, los ataques de denegación de servicio (DDOS, en siglas inglesas) para intentar tumbar las páginas de las empresas e instituciones que están poniendo en aprietos a Wikileaks. Los DDOS consisten en entrar en masa en una determinada página de la Red hasta que ésta no puede atender todas las demandas y se colapsa.

A raíz de este ascenso al estrellato, las acciones de Anonymous obtienen mucha repercusión en los medios generalistas. En España atacan las páginas de la SGAE y de los partidos políticos que dan su apoyo a la Ley Sinde. Fuera de nuestro país, tumban las páginas oficiales del régimen tunecino durante la revuelta.

Es muy difícil hablar de Anonymous. Es un colectivo de contornos difusos. Tanto en lo que se refiere a sus miembros como a sus ideales. Según Joseba Elola, periodista de El País, “Todo apunta a que sus miembros consideran más que superada la vieja dialéctica izquierda-derecha”. La única bandera que enarbolan son unos principios ideológicos tan poco claros como los que en algún momento ha defendido Assange: “Me gusta crujir a los bastardos”.

ONG en la red.

Los casos de Wikileaks, Anonymous y las revueltas/revoluciones en Oriente Medio son, sin duda, especiales. Pero también hay espacio para el ciberactivismo en la vida cotidiana. Así lo entienden tanto ONG tradicionales como nuevos movimientos de ciberactivistas no vinculados a una causa concreta.

Para las ONG tradicionales, su presencia en la Red se ha vuelto una herramienta indispensable. Ricardo Magán, coordinador de movilización social en el Departamento de Campañas y Estudios de Intermón Oxfam, asegura que “la expresión digital de lo que somos y lo que hacemos es una prioridad para Intermón Oxfam”.

Así, Intermón no se limita a dar a conocer campañas en la Red, sino que tiene una presencia activa en redes sociales y apuesta por la creación de contenidos lo más específico posibles: blogs temáticos, chats, comunidades en torno a un tema o una campaña concreta. También es un lugar para recaudar fondos. En este sentido, Magán explica que sus acciones en la Red “habitualmente suponen una combinación de varios objetivos. La movilización y la captación de fondos económicos no se entienden bien sin la información previa o sin una rendición de cuentas”.



Edurne Rubio, responsable de captación de socios y ciberactivismo en el Departamento de Recursos de la Sección Española de Amnistía Internacional se expresa en términos parecidos. Los mensajes que Amnistía España difunde a través de la Red se pueden dividir en tres tipos: relaciones con los socios y simpatizantes (tanto administrativas como de convocatoria a actos promovidos o respaldados por Al), peticiones de apoyo económico y acciones de apoyo a causas concretas (firmas de cartas de protesta contra violaciones de derechos humanos y mensajes de apoyo a organizaciones de derechos humanos).

Según explica Rubio, es muy importante para la organización que todos estos mensajes vayan acompañados de información. Una información que cumpla los requisitos de rigor habituales en Amnistía Internacional y que, al mismo tiempo, esté adaptada a las características del lenguaje de la Red: extrema concisión y claridad, acompañamiento de imágenes, interactividad.

“La Red es ya un mecanismo consolidado tanto de movilización como de captación de fondos”, asegura Rubio. Un sitio en el que las ONG de larga tradición como Amnistía o Intermón están y van a seguir estando. “No sabemos cómo será nuestra presencia en la Red, porque la Red se desarrolla y se transforma de manera muy rápida, pero sabemos que estaremos en ella”.

Iniciativas ciberciudadanas.

Junto a la presencia en la Red de organizaciones ciudadanas veteranas, los últimos años han visto surgir organizaciones ciudadanas basadas preferentemente o de forma casi exclusiva en Internet. A nivel internacional, Avaaz es una de las más conocidas. Fundada en 2007, al principio centró sus acciones en torno al cambio climático. Luego, ha ampliado su radio de acción a la lucha por los derechos humanos y la democracia y en contra de la pobreza y la corrupción.

Avaaz, que significa voz en diversos idiomas indoeuropeos, cuenta con siete millones de miembros en todo el mundo. Una cifra que hay que poner un poco en cuestión, pues consideran miembro de la organización a todo el que firma alguna de sus peticiones. No tiene sede y sus directivos, trabajadores y voluntarios usan como elementos principales de trabajo las nuevas tecnologías de la información. Se financia exclusivamente de las donaciones.

Luis Moraga es el director de campañas de Avaaz. Según él, el objetivo de Avaaz es “movilizar a los ciudadanos para cerrar la brecha entre el mundo que tenemos y el mundo que la mayoría de la gente quiere”. Más allá de ese principio general, Avaaz funciona sin grandes concreciones ideológicas.

Al igual que Avaaz, Actuable es una organización especializada en ciberactivismo, pero dirigida únicamente a la ciudadanía española. Su fundador y director ejecutivo es Francisco Polo, un activista social muy vinculado a Internet desde hace más de 1 O años. En 2007, cuenta, él y otros blogueros contribuyeron significativamente a la campaña en contra de las bombas de racimo, que obtuvo el compromiso del Gobierno español de prohibir su fabricación.

Este éxito llevó a Polo a una reflexión sobre ‘la necesidad de poner a disposición de cualquier persona u organización social una plataforma en la que sumar fuerzas para cambiar las cosas”.

En teoría, cualquier miembro registrado en Actuable puede entrar en la página y formular su petición o su reto (conseguir reunir una determinada cantidad de firmas o de dinero o de gente para una causa) en apoyo de objetivos ciudadanos relacionados con la transparencia, el medio ambiente, los derechos, la infancia, la protección social, la pobreza y el desarrollo o la salud y el consumo.

En este sentido, a su dimensión empresarial, Actuable une también una dimensión de comunidad. “Una comunidad online de personas y organizaciones que unen esfuerzos para transformar el mundo diciéndole a gobiernos, empresas y otros actores importantes de nuestra sociedad qué cambios queremos”.

¿ Un nuevo activismo?

Luis Morago, de Avaaz, está convencido de que ciberactivismo y actvismo tradicional son complementarios. “La tecnología por sí misma no genera cambios. Se necesita la energía de la gente y una visión estratégica. Los conocimientos que han ido atesorando las organizaciones de activismo tradicional son fundamentales. El activismo a través de la Red lo que hace es amplificar su radio de acción”.

Sea como sea, parece claro que el activismo a través de la Red, en sus múltiples variantes, está aquí para quedarse. El fenómeno ha llamado tanto la atención de la opinión pública que el próximo mes de abril se celebra en San Sebastián el II Congreso Ciudadanía Digital, bajo el lema Una nueva democracia supervisada por los ciudadanos. Los hechos de Oriente Medio, pese a su todavía incierto desenlace, prueban que los cambios son posibles. Y que la Red puede contribuir a conseguirlos.

PARA MAYOR INFORMACIÓN (sugeridas por la revista 21):

– Wikileaks (en inglés): http://213.251.145.96

La página del país sobre las filtraciones de Wikileaks: http://www.elpais.com/documentossecretos

– ONG tradicionales con fuerte presencia en Internet:

– Nuevas organizaciones de ciberactivismo

– II Congreso de Ciudadanía Digital: www.congresociudadaniadigital.com

Libia: el tsunami del Medio Oriente

Desde anoche el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el uso de la fuerza contra Libia, en un momento en que el panorama mundial parece empeorar a cada minuto con la catástrofe en Japón, el peligro nuclear de Fukushima y las revueltas en las latitudes árabes, donde el pueblo decidió desde principios de este 2011 lanzarse a las calles.
Ahora llega esta decisión, para muchos tarde, pues la cifra de muerto libios por mercenarios y el ejército de Gadafi es desconocida e inexacta. Así celebraba el pueblo de esta nación, la votación de la ONU
Toda una fiesta que nos recordaba las plazas de Túnez y Egipto de hace unas semanas. La libertad es tan contagiosa que se expande para el bien de todos en el Medio Oriente.
Pero vayamos a los cables, para informar “objetivamente”.
Según Cubadebate, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas aprobó este jueves una nueva resolución contra el gobierno de Muamar el Gadafi en Libia, con 10 a favor, 0 en contra y 5 abstenciones.
Las cinco abstenciones fueron China, Rusia, India, Brasil y Alemania, y ningún voto contra. Así se impone “todas las medidas necesarias” para la zona aérea, incluido el uso de la fuerza. El documento exhorta a la creación de “santuarios” libres de bombardeos para civiles y opositores a Gadafi. (Cubadebate)
Veamos a algunos líderes políticos en tiempos no tan alejados: Silvio Berlusconi (ni voz, ni voto), Nicolás Sarkozy (Francia al frente del documento), Dmitri Medvé (Rusia se abstuvo), Barack Obama (Estados Unidos a favor y menos protagonismo que nunca) y el actual presidente de la ONU, Ban Ki-Moon. Todos junto a Gadafi, aunque las miradas no parecen estar en las mismas direcciones.
Parece una foto de familia, típica, como que en todas siempre hay una oveja negra o apestada y en este caso es Gadafi, pero no le quitemos méritos al Berlusconi que es el “guarrillo” o mujeriego de la casa.
Pero, sigamos con la noticia que con tanta imagen pierdo el hilo y la real importancia de esta decisión, que es el ataque a una nación, por demás justificado, cada cual se busca lo suyo y como dijera el propio Gadafi, ayer 17 de marzo, “llegó la hora de la verdad”. Ahora no sé si para los rebeldes, el pueblo, o para él, el dictador y asesino.
En un mensaje dirigido a los jefes del llamado Consejo Nacional de Transición, formado por los opositores en Benghazi, El Gadafi afirmó que “la decisión ha sido tomada. Prepárense, llegamos esta noche”, aunque en la misma alocución dejó entrever una ofensiva para “mañana”, informa Prensa Latina.
Claro eso le decía horas antes de la votación en Naciones Unidas, ahora sus propias palabras están virando la tortilla, mira que su mamá le decía “no escupas para arriba”, pero Gadafi seguía diciendo “este es el día en que debemos liberar a la ciudad, hemos estado esperando ese día y el día de mañana vamos a continuar … con nuestras cabezas, con nuestros torsos desnudos estamos enfrentando los desafíos”. ¿Me perdí? ¿Quién los está enfrentando? (Prensa Latina)
Me dejo de bromas pesadas, que yo nunca he sido cómico, y continúo con la noticia:
Francia ha confirmado este viernes que participará en la operación militar contra el régimen libio de Muamar al Gadafi después de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, y que será en “unas horas”, apunta Radio Televisión Española.
“Los ataques se producirán rápidamente”, ha avanzado el portavoz del Gobierno francés, François Baroin, que ha subrayado que “los franceses naturalmente serán coherentes” con la que ha sido su posición y “participarán” en la operación.
Aunque no ha querido dar detalles sobre el momento, la forma y los objetivos militares de la operación, Baroin ha precisado que se trata de “una intervención que no es una ocupación, sino un dispositivo militar para proteger al pueblo libio”. (RTVE)
Recordar que Francia con Sarkozy al frente y la ayuda de Reino Unido y Libia, elaboraron este documento, pero recordar también que el gobierno francés está en el debate público después de las declaraciones del hijo de Gadafi, Saif al Islam, sobre la financiación de la campaña electoral de Sarkozy por Libia.
Según el diario español El Mundo, a la pregunta de qué opinión le merecía que Francia fuera el primer país en reconocer el Consejo Nacional de Transición (de los rebeldes, con sede en Bengasi), Saif al Islam ha contestado: “Para empezar, Sarkozy debe devolver a Libia el dinero que tomó para financiar su campaña electoral. Fuimos nosotros los que financiamos su campaña, tenemos todos los detalles y estamos listos para revelarlos”.
Y continúa: “Así que lo primero que pido a ese payaso es que devuelva el dinero a los libios. Porque le dimos esa ayuda para que actuara a favor del pueblo libio. Pero nos has decepcionado Sarkozy. Devuélvenos el dinero. Tenemos todos los detalles, las cuentas bancarias, los documentos y los movimientos de las transferencias. Lo contaremos todo muy pronto”. (El Mundo)
Qué se le va a hacer, la vida es así. Hoy te doy la mano y maño te clavo el cuchillo por la espalda.
A la propuesta de atacar de Francia, se le une Reino Unido, que según RTVE, se prepara para contribuir también a aplicar la resolución de la ONU que impone una zona de exclusión aérea sobre la Libia de Gadafi. Los preparativos para desplegar a la Real Fuerza Aérea, (RAF por sus siglas en inglés) ya están en marcha. Son las palabras de David Cameron. Los aviones que participarán serán cazabombarderos Tornado y Typhoon.
En cambio Italia ha excluido por el momento la posibilidad de que sus aviones participen en las operaciones, aunque permitirá que se utilicen sus bases militares en el sur del país para actuar sobre Libia, según varios periódicos italianos.
Noruega por su parte, está dispuesta a formar parte de una fuerza internacional de intervención militar en Libia contra el régimen de Muamar al Gadafi, según ha declarado la ministra de Defensa, Grete Faremo. Bélgica también está dispuesta a participar en una operación militar en Libia, en línea con la decisión de la ONU, según publica este viernes la prensa belga.
Dinamarca también se suma a la intervención militar, el Gobierno danés buscará que el Parlamento dé luz verde al envió de F-16 a Libia.
Por su parte España ha anunciado que participará en el establecimiento de una zona de exclusión aérea para proteger a la población civil libia solo con la autorización del Parlamento, según ha asegurado el secretario de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamericanos, Juan Antonio Yáñez-Barnuevo. (RTVE)
A los que no se la ha visto con el mismo empuje y decisión que suelen tener en todo es a Alemania y Estados Unidos. Aunque los USA votaron a favor, ha sido la Hilary Clinton quien ha salido como voz de la gran nación del norte americano. Al parecer Obama, como la Merkel, están muy ocupados con la catástrofe nuclear en Japón y el temor de sus respectivos pueblos, más afectados que los propios nipones.
En el diario cubano Juventud Rebelde, el periodista Luis Luque decía a propósito de la “señora princesa”: el susto podría ser la causa de la reacción de Merkel. Alemania cuenta con 17 centrales nucleares, algunas de ellas de la década de 1970, y pareciera que el próximo batacazo pudiera producirse allí. A fin de cuentas, en diciembre de 2010 un sismo de 3,5 grados en la escala de Richter movió un pedacito de tierra alemana, entre las ciudades occidentales de Maguncia y Wiesbaden. ¿Alguien apuesta una peseta de euro a que no zarandeará alguna instalación atómica en algún momento…? (JR)
Lo cierto es que la Merkel y Alemania no quiere meter sus manos en leña ardiente y siguen ensimismados en su pánico, antes de ayudar a un pueblo, como el de libia que está sufriendo los ataques de un dictador, que como el mismo Gadafi dijera, entrará en Benghasi como Franco entró en Madrid, curiosa comparación.
Otra foto de grupo, vean que a la Merkel nunca le cayó bien Gadafi:
Sea como sea, esté quien esté, Libia está a punto de sufrir un ataque militar a largo alcance. Esperemos que no haya un número alarmante de muerto, aunque en caso de guerra los daños colaterales sean inevitables. Es lamentable llegar al punto de necesitar una guerra para liberar a un pueblo, pero hay momentos que lo precisan.
Quisiera creer que nada justifica la violencia, pero después de declaraciones como esta “yo, Muamar El Gadafi, moriré por mi pueblo, con la ayuda de Dios”. No queda más remedio.
PARA MAYOR INFORMACIÓN VEA:
– los principales puntos del texto de la ONU que aprueba la fuerza en Libia, en la página cubana Cubadebate
– minuto a minuto la cobertura sobre Libia y la situación en el Medio Oriente en RTVE
– la transmisión en vivo desde Libia con los últimos sucesos en el canal Al Jazeera (en inglés)

Revoluciones hoy, ¿qué será mañana?

Cada año comienza con nuevos detonantes, este 2011 la explosión de rebeldía en el Medio Oriente, el 2010, catástrofes naturales en Haití y otros países de América. Vamos que siempre hay cuestiones para hablar, unas más que otras, algunas decisivas como lo que ocurre en el mundo árabe.
Tan decisiva para los árabes como para los que no lo somos, y es que por todos es conocido que la mayor cantidad de petróleo en el mundo se encuentra en esta zona y muchas economías dependen energéticamente de países como Libia, Egipto o Túnez. Por este último empezó la revuelta que se ha extendido a toda la zona norte de África y salpica a otros, como los chinos.
No pretendo hacer un análisis minucioso de la situación en estos países, mis conocimientos son los de un joven bombardeado por noticias de aquí y allá que echan fuego a un conflicto, que creo debe resolverse por los mismos habitantes de esos países.
Ya lo decía en Facebook a propósito de un video de una árabe con dos cojones, “creo que en este tema tenemos que proyectarnos todos, no meter las narices en lo que está sucediendo, al menos de momento, eso sí cuando haya mucha sangre la ONU y la OTAN no puede dejar que corra por cuestiones de dictaduras…”
De hecho me voy a socorrer de las opiniones de algunas amigas, para darle vida a este trabajo, el periodismo participativo es más fácil con herramientas como Facebook o Twitter. Luego de colgar en mi perfil, un video de una psiquiatra árabe-americana, Wafa Sultan, pidiendo el cambio de mentalidad en el Medio Oriente, algunos amigos comentaron sobre este tema que hoy se está haciendo realidad con las revoluciones.

A mi amiga Sara Contreras le gusta este video “porque nos muestra que en el mundo islámico, tan grande como es, no todos son iguales, aunque por supuesto, como mujer no puedo estar más en desacuerdo con el trato que se les dispensa…” Así lo están demostrando los tunecinos que no solo derrocaron a un gobierno, sino al suplente que tampoco resolvía sus problemas.

Siempre se ha dicho que los jóvenes inician las revoluciones y en Túnez fue así, la muerte de un joven de 26 años fue el detonante para esta revolución que llevó a todo el pueblo a las calles para exigir un nuevo gobierno, menos desigualdad, más posibilidades y libertad, premisas que se han extendido a Egipto y ahora siguen su curso en Libia.
“El mundo árabe se está revolucionando y esperemos que sea para bien, que sea una apertura en todo sentido y que no lo tomen de bandera los fundamentalistas y acaben con lo que puede ser su ventana al cambio definitivo, ojo hay cuestiones propias de los árabes, dígase su cultura y demás que no se deben perder, sería despreciable, pero mientras los cambios sean para darle paso a la mujer… pues bienvenido sea”, decía yo en Facebook y creo que muchos estamos de acuerdo y expectantes por el desenvolvimiento de esta situación.
Uno que no estaba en Facebook, pero comentó por estos días la situación en el Medio Oriente, Eduardo Galeano, afirmó en Telesur que no ve como una crisis (la del mundo árabe), la ve “como una linda llamarada de libertad que se va contagiando y extendiendo, partió pequeñita, chiquita, tenía el tamaño de un vendedor de frutas que fue humillado y a partir de allí se extendió hasta lo que es ahora… Es una buena noticia para los que creen que no tenemos que resignarnos a los designios del destino”.
En cuanto a la posición de algunos países del mundo ante esta situación, el escritor uruguayo considera “hipócrita el llamado a la paz cuando proviene de países que vienen de la guerra”. Desde su libro Las venas abiertas de América Latina, Galeano ha marcado con su opinión la realidad y el análisis de la situación en esta otra región del planeta, que según dice “la independencia es todavía una tarea por hacer” y agregó que la principal clave para alcanzarla es “aprender a ser originales”.
De vuelta al video, y todo lo que conllevan los comentarios de esta psiquiatra, Sara Contreras dice que “el mundo occidental no se atreve a meterse, no sólo por los costes de la guerra, sino por las consecuencias que podrían tener inclinarse por unos o por otros. Sí hay que admitir que ella -Wafa Sultan- es muy valiente para atreverse a decir que es seglar y me temo que todo va así: ante un radicalismo, el opuesto debe volverse también radical, ganar poder y después poder llegar a un “entendimiento”.
Wafa Sultan en este video aborda una de los peligros que muchos huelen en estas revueltas, yo incluido, cierto que estas declaraciones fueron hechas antes de que ocurrieran estas manifestaciones. Pero, está latente la denuncia a los fundamentalistas islámicos, quienes pueden convertir el Medio Oriente en más extremista de lo que es ahora. Algo ilógico si hay tanta gente en la calle pidiendo cambios democráticos.
Eso sí hay que hacer distinciones como bien dicen mi amiga de Facebook, Isabel Durán: “esta mujer confunde a los terroristas con los musulmanes, me dolería que confundieran a todos los españoles con un etarra.”
Sara Contreras afirma que “no todo es cierto, porque hay grupos musulmanes que no son tan radicales, y ella lo dice como si fueran todos. Según la escuela de pensamiento, algunos dicen que la “yihad” o guerra santa sólo es algo pacífico, en el sentido de “evangelizar” más que luchar. Por otra parte, la idea del pensamiento medieval sí que es bastante certero, aunque medieval medieval yo no diría que es. Los judíos, en otro orden de cosas, no son tan santos como se lo venden, aunque también han sufrido mucho y generan bastante simpatías, aún así el estado de Israel es bastante radical a la hora de echar a los musulmanes.”
A propósito de esta influencia de los islamistas en las revueltas, un periódico argentino publicaba un artículo de un profesor universitario de Relaciones Internacionales, Khatchik DerGhougassian, quien afirma que “a diferencia de los islamistas, los jóvenes protagonistas de la revolución no condicionan el éxito de su emprendimiento por el orden islámico o la resurrección del Califato. Pero tampoco a quienes valoran la democracia en todos sus aspectos de apertura, inclusión y libertad les da miedo ver a su lado a un islamista a quien cualquier sistema genuinamente democrático le debería dar la oportunidad de participar.”
Y continúa “quizá pequen de sobre-entusiasmo o ingenuidad, pues los riesgos de una restauración islamista que termine ahogando las flores de una potencial primavera democrática árabe no se han disipados… en Egipto en particular, los Hermanos Musulmanes siguen siendo la fuerza política más organizada que con mucha certeza hará una muy buena elección en los próximos comicios. Pero este riesgo es inherente al sistema de prueba y errores de la consolidación democrática.”
Hoy, cuando se están sucediendo estas revoluciones en el Norte de África y el Medio Oriente, muchos somos los que nos aventuramos a hablar de lo que será mañana. Cualquier comentario que se haga sobre el tema será un supuesto, sería imposible descifrar cómo terminará toda esta situación. Los pueblos están teniendo y tendrán un papel decisivo en este nuevo proyecto que alumbra el triste panorama de estos países. Mientras, sigamos viendo, hablando y especulando… el tiempo dirá la última palabra.
Para más información puedes ver
-el artículo Medio Oriente: Revolución y después, publicado en elargentino.com
-en el blog La Lupa, un pormenorizado análisis de La Revolución en Egipto, publicado el 13 de febrero de 2011
-en la página de Radio Televisión Española, un especial de las Revueltas en el Mundo Árabe
-otra entrevista a la siquiatra Wafa Sultán donde critica al Islam.