Archivo de la etiqueta: Málaga

PRENSA: El Giraldillo 09/2014 La Térmica TV

SERIES

CÁMARA… ¡Y ACCIÓN! (página 71 de la edición impresa o PDF)

De noviembre 2014 a abril 2015. PLAZAS LIMITADAS A 20 ALUMNOS. INSCRIPCIÓN ONLINE. 100 EUROS por trimestre. CENTRO CULTURAL LA TÉRMICA. www.latermicamalaga.com Avenida de los Guindos, 48. MÁLAGA

Las series de televisión hoy ocupan un lugar preferente entre los televidentes, por eso La Térmica junto a la Sociedad General de Autores Españoles proponen este curso a los interesados en crear este producto audiovisual que ya se ha impuesto al guión fílmico. El trabajo en equipo necesario para alargar una historia hasta que el espectador quiera y sea rentable, el formato de las series e incluso la confección por parte del alumno de un capítulo piloto, será parte de la estructura de este curso dirigido por el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón y la guionista y productora de cine Virginia Yagüe, además cuenta con la colaboración del Vicerrectorado de comunicación de la Universidad de Málaga. “El formato de las series abarca desde las diarias a las semanales, con monografías especiales en temas como las adaptaciones literarias, sistemas de diálogos, etc. Alguna de las jornadas estarán dedicadas a la producción ejecutiva, desgloses de guión y al trabajo interactuado con los productores, directores y actores”. A partir de noviembre se impartirán las clases lunes y martes de semanas alternas, o sea cuatro días mensuales. Las clases teórico prácticas serán impartidas por profesores fijos e invitados, entre ellos el actor Antonio Resines, el director general de Tele 5, Manuel Villanueva y el productor de series como Paquirri o La Duquesa, Teddy Villalba.

Castillo de Gibralfaro

Como todo ciudad marítima, Málaga tiene un castillo que en su momento cumplió con la misión de vigilar y proteger sus costas de asedios, aunque según algunos fue un sitio para el recogimiento religioso de los árabes. El Castillo de Gibralfaro es muestra también de la mezcla musulmana-católica de la región de Andalucía, el emir de Córdoba Abderramán III, fue el primero en reconstruir el castillo y el rey nazarí Yusuf I en el año 1340 amplió sus instalaciones para convertirlo en alcázar o lo que es lo mismo un castillo más grande y mejor
Hoy se pueden observar muchas de las instancias de este alcázar, pese a los constantes asedios. Con tanta guerra es de admirar que en España se haya conservado arquitectura y arte, aunque también se ha perdido mucho. Los reyes católicos se apoderaron de este castillo en 1487. Fernando vivió en él, mientras Isabel optó por la ciudad, problemas de alcoba, no, qué va, cuestión de aires diferentes. 
La vista desde el castillo es estupenda, se puede ver mucho de Málaga y por supuesto lo mejor es el agua que baña sus costas. El olor a salitre, el aire fresco, el horizonte perdido entre olas, son una debilidad para quienes nacimos cerca del mar.
El azul del mar contrasta con el verde intenso que rodea a este castillo. Su cercanía con la ciudad se hace más evidente desde el teatro romano, cuyo fondo está coronado con este castillo. “Mestizos somos todos”, oía hoy, cada vez es más evidente, nos vemos. 
teatro romano de Málaga

Castillo de Gibralfaro

puerto de Málaga desde el Castillo de Gibralfaro

Castillo de Gibralfaro, Málaga

Castillo de Gibralfaro

Málaga desde el Castillo de Gibralfaro

teatro romano de Málaga

Alcazaba de Antequera

La presencia árabe es indiscutible en Andalucía y muchas veces nos hemos referido en este blog a dicha cultura, presente en rincones como Granada, ay La Alhambra me viene a la mente por transitividad. En Antequera también estuvo la cultura islámica, siendo uno de sus mayores legados la Alcazaba. 
Construido con un fin defensivo, por aquel entonces los musulmanes fueron expulsados por la conquista castellana, según recuerda la Wikipedia, la Alcazaba rodeaba prácticamente toda la ciudad. Hoy se conserva algún que otro de sus caminos y otros están en constante restauración.
Desde esta muralla se puede ver la ciudad e incluso cogerla entre las manos. La Alcazaba cuenta con unas dos torres que pueden ser visitadas. En la página web del ayuntamiento de Antequera detallan: 

“La torre más importante de todo el recinto es la del Homenaje. Su planta es angular. Al interior se accede por una puerta jalonada de dos grandes fustes de columna lisos y un dintel. Entre las estancias del interior, hay varias de planta rectangular y cubiertas con bóvedas esquifadas. Sobre esta torre se construyó, en el año 1582, un templete campanario, para cobijar la campana mayor de la ciudad. Unida por un lienzo de muralla a esta torre, está la conocida como Torre Blanca, la cual sorprende por la perfección técnica demostrada en su fábrica de sillería.”

Gracias a Gifboom, una aplicación móvil para hacer imágenes en movimiento, o las llamados GIF volví a tocar Antequera con mis manos, nos vemos.

MÁS IMÁGENES en el álbum web de Picasa Antequera

Alcazaba de Antequera, España

Alcazaba de Antequera, España

Alcazaba de Antequera, España

Alcazaba de Antequera, España

Alcazaba de Antequera, España

Alcazaba de Antequera, España

Alcazaba de Antequera, España

Antequera

Vivir en Sevilla, y quien dice Sevilla, dice Andalucía, es estar en una fiesta constante tanto de mezcla, sabores o música. No es un mal estereotipo, aunque después algunos sitios de España señalen hacia el sur como si ellos tampoco les gustara disfrutar. Andalucía es pasión y no es una rima barata, donde quiera que se vaya, te enamoran sus paisajes y platos típicos. 
La porra antequerana aún sigue como un delicioso recuerdo en mi paladar, mira que me gusta el salmorejo o el gazpacho -para quienes no son de estos lares, se tratan de bebidas hechas a base de tomate o pepino, depende de la receta de la abuela-, pero la manera de hacerlo en Antequera atrapó mis sentidos. 
A veces nos trasladamos mejor a aquel lugar a través de sabores, olores o miedos como en el Torcal de Antequera, una maravilla natural, pero con todos los matices de una película de terror y no de las baratas. Las nubes paseando entre nosotros, o mejor dicho nosotros entre ellas a más de mil metros sobre el nivel del mar. Si el Cielo existe, no puede ser tan oscuro.
Antequera es un municipio perteneciente a la provincia de Málaga, parece una frase sacada de Wikipedia 🙂 , donde estuvimos en nuestros primeros viajes desde el Viejo Mundo. Si la quieren ubicar, pueden ver este mapa y así se adelantan a los próximos destinos de este blog. 
Queden entre fotos, desisto de hacer cuentos, a lo mejor algún día…. nos vemos
Antequera, Málaga

Antequera, Málaga

Alcazaba de Antequera, Málaga

Torcal de Antequera, Málaga

Antequera

cine Torcal, Antequera, Málaga

Antequera, Málaga

Ronda, un sueño en las alturas



Uno de los últimos lugares que estuviera en mi paseo por Málaga, fue este municipio en las alturas de esta provincia. De hecho para llegar hasta aquí, fue toda una travesía al borde del abismo por las carreteras malagueñas. Todas las curvas daban la impresión de terminarse el camino, y ya me veía en caída, pero la recompensa a tanto miedo fue grande y pude disfrutar de esta Ronda española donde casi se toca el cielo.


Si llegar fue una tortura, aunque los paísajes en las alturas son estupendos, encontrar aparcamiento en la ciudad fue una tarea de titanes. Desde que en la vacaciones de este 2010, Michelle Obama visitara Ronda, el interés turístico de la zona ha crecido considerablemente. No obstante, el encanto de este terruño está dado por su singular posición geográfica y sobre todo por el empeño de construir en una zona tan arriba.


“Ronda se asienta sobre una meseta cortada por un profundo tajo excavado por el río Guadalevín, al que asoman los edificios de su centro histórico, lo que confiere a la ciudad una panorámica pintoresca”, dicen los amigos de la WIKI. Estas características le dan al sitio tanto atractivo, como miedo a un cardíaco como yo que le teme a las alturas. 


No me podía asomar a los balcones, tenía la sensación de caerme, en serio… A mí no me gusta tentar a la suerte, o mejor dicho a la muerte, y les juro que en algunos puntos de Ronda las cosas están en el aire. Sentías que estabas volando si te arrimabas mucho al borde, por eso yo tranquilo y a distancia.


En Cuba no hay lugares a tanta distancia de la tierra firme, más bien todo es relieve plano, solo hay que coger un mapa de la isla para darse cuenta… En el oriente sí hay montañas, pero nunca fui, así que para mi era como ver los paisajes de mi tierra, solo faltaban unas palmas reales, menos abrigos, un poco más de Sol y más calor, casi nada, jajaja


A lo mejor si hubiera ido en verano me hubiera encontrado con esas añoranzas. Sea cuando sea, uno puede ver en Ronda evidencia de siglos de historia que saltan a la vista en cada construcción del lugar. Desde su puente que llena la distancia en la ciudad, la plaza de toros de más de 200 años, Ronda es un sitio como pocos.

Puerto Banús o mi obsesión por los yates



En mi viaje a Málaga visité uno de las zonas más famosas y conocidas, Puerto Banús. De hecho hace un tiempo esta estatua acompaña nuestra imagen en el blog. Puerto Banús es un espacio para quedarse a vivir, su cercanía al mar, las casas bien cuidadas, los yates en la bahía, qué más… ahhh, sí los precios, ahí es cuando despiertas y se te quitan las ganas de quedarte. De pasada se ve mejor.


Ya en serio, es de una belleza impresionante el puerto, aunque claro lo que más resalta son los yates. Con uno solo de esos estoy viviendo par de décadas sin preocuparme de nada. Pero bueno, el dinero se hizo para gastar aunque sea en casas flotantes, porque eso parece mansiones en el agua. ¡Trato de escribir de Puerto Banús y se me va el pensamiento a los yates, esta mentalidad consumista!


Ciertamente no hay mucho más que ver, es que a mí el mar me basta, la cercanía con las olas, el olor a agua salada, sentir la arena, todo me remonta a Cuba. Los yates no, aunque alguno ha enclavado en La Habana una que otra vez.


Su nombre oficial es Puerto José Banús, y según cuentan en la Wiki -este está perdiendo calidad, saltarán por ahí-, dice la WIKI que “este enclave turístico se ha convertido, desde que fue inaugurado en mayo de 1970, en uno de los mayores centros de entretenimiento de la Costa del Sol, alcanzando fama internacional”.


Una de las cosas que sí me quedó clara de la visita es que ahí se come oro, y se eructa perfuma -qué imagen más mala-; caminar por el puerto fue toparme con señoronas y señorones de la Gran Escena, como decimos en Cuba. También estábamos nosotros, los del lado de acá, que estudiamos y trabajamos para poco y somos los muchos.


Y como a esos lugares se va poco y sin mochila, se nos ocurrió comer en uno de los restaurantes de la bahía, a nuestro entender el más barato. Lo que no pensamos es que por ahí bueno, bonito y barato no van juntos: más de 100 euros salió una comida de 4 personas, como para levantarse y ponerse a fregar platos, pero no, para la próxima llevo hamburguesas de casa.


La playa es el imán oculto de esta bahía. A quien no le gusta un buen chapuzón en el verano, ahora no que las temperaturas están muy bajas, al menos yo cojo un resfriado de solo tocar el agua, la caliente no que me baño todos los días, pero miren a prima a la vuelta de su salpicadura con el agua del mar. Creo fue tocarla y volverse, jajaja


“Cuando calienta el Sol haya en la playa, siento mi cuerpo vibrar cerca de ti…”, como me suena esa canción al ver estas fotos de Puerto Banús. Créanme que cuando estuve haya no pensaba en nada, con tanto yate bueno para qué… me pongo de ampanga. Les anuncio desde ya que seguiremos en Málaga, pero en Ronda. Sin comentarios, aquí les dejo un adelanto.

Málaga

Ya les decía que estuve de recorrido por esta provincia de la comunidad autonómica de Andalucía. Para los que venimos de un país pequeño como Cuba, con solo 14 provincias, oír de la división de España en regiones, provincias y demás, nos parece estar viviendo los tiempos del Imperio romano, en serio… Jamás imaginarme que España fuera tantos países dentro de uno, solo hay que oir el catalán para darse cuenta que aquí son tan diferentes, como lo puede ser un mexicano de un cubano.


No obstante, España es un único pueblo y así han querido mantenerse durante mucho tiempo. Málaga es una de las tantas ciudades que tiene España, para más señas la sexta mayor del país y segunda de Andalucía. En este viaje pude conocer algunos de sus municipios, aunque no con la intensidad que hubiera querido: Marbella, Puerto Banús, Ronda.


Por Málaga, ciudad, pasé en el camino, no pude detallarla a no ser por el mar que era lo más atrayente para mí. Aunque no fuera verano, ni el Mar Caribe, el Mar Mediterráneo me daba una nostalgia tremenda por mi Cuba. Algunos dicen que es exageración, pero para los que hemos vivido rodeado de mar la vida entera, el olor a agua salada, a costa, a olas contra los arrecifes se siente cuando estás cerca de uno, sea cual sea.


En realidad lo que vi de Málaga, ciudad, fue un centro comercial. Tarde de domingo significa para cualquiera bien quedarse en casa a descansar o salir con la familia a pasear un rato, para gusto los colores y para gastos… depende de la crisis.


Otra que solo pude ver por arribita, o mejor dicho, entre comidas fue Marbella. Solo de noche salí a esta ciudad, hoy en día tan polémica debido a la corrupción. Pero Marbella no solo son políticos que se quieren llenar los bolsillos, también tiene mucha historia y actualidad pues si antes venían de muchos lugares a parar en este sitio, hoy son aún más los que pasan sus últimos años viviendo entre sus calles.


Es comprensible que tanta gente venga a parar a Marbella o Puerto Banús, como también sucede. No es fácil estar la vida entera  en climas nórdicos, con temperaturas tan heladas que se podría conservar comida para un año; aunque no estaría mal… pero, entonces nos acordamos de nuestro amigo Sol, y prescindir de él, te hace casi tan frío como la nieve que cae por allá arriba.


No solo de los países del norte Europeo hay testimonio;  hasta de los calurosos sevillanos me encontré un cartel en una de las calles de Marbella.


Los dos sitios que más me gustaron de Málaga fueron Puerto Banús y Ronda, el primero por su cercanía a la costa, el otro porque casi toco el cielo cuando estuve. Solo los dejo con esas ideas, que hay fotos para más historias, nos vemos.