Archivo de la etiqueta: Internet

En Cuba “estamos trabajando” para que llegue Internet al móvil en 2018

Es 31 de diciembre y yo, cubano al fin y sufridor nato con las cosas de mi país, aunque lleve siete años en España, leo que ETECSA anuncia que ofrecerá Internet en los celulares en 2018. Me alegro por quienes están en Cuba, ahora sí que sí, no habrá que ir hasta los parques y conectarse como indígenas.

Antes éramos recolectores, cazadores y pescadores. Antes de que llegaran los españoles. Ahora recolectamos dinero o recargas a través de Facebook, de la FE (familiares en el extranjero); cazamos puntos WiFi en cualquier parque de Cuba, en los que haya, que a mi pueblo ha llegado el 21 de diciembre, y ahí nos pesca el gobierno. A un escaso CUC, más o menos un dólar o un euro por hora, parece baratísimo para quienes estamos fuera. Luego aterrizas en la realidad de Cuba, te acuerdas de los salarios simbólicos del gobierno cubano y te das cuenta que solo pueden unos pocos, unos cuantos. No todos los cubanos.

Pero somos felices, o son felices allá, de a poco. Ya la presidenta del monopolio de las comunicaciones en Cuba (ETECSA), Mayra Arevich, ha anunciado después de hacer un balance de “los logros de la Revolución”, en cuanto a informatización de la sociedad se refiere, que en 2018 llega el ansiado Internet al móvil de los cubanos. Bueno, literalmente ha dicho: “Estamos trabajando para el año que viene (2018) llegue este tipo de acceso”. O sea tener Internet en el móvil.

Lo que no explicó es cuánto costará el servicio, cuándo estará disponible y sobre todo si será asequible para los cubanos que cobran de media unos 20 o 25 dólares al mes. Eso no hace falta cuando lanzas el tan recurrente “Estamos trabajando”. Para que entiendan, es como si en México dicen “ahorita”, o en las televisiones hispanas de Estados Unidos “próximamente” cuando se está acabando una telenovela, o en el caso de España “luego”.

¿Será en 2018 que Cuba tenga Internet en el móvil? Tal vez, eso nunca es una ciencia cierta. Puede venir un ciclón, un milagro y retrasar lo que es normal en muchos países del mundo: acceder a la web desde tu móvil. Poder incluso escribir este post si necesidad de levantarte del sofá, desde mi smartphone. Pero en el caso de Cuba las cosas van a ritmo lento y reposado. Raúl Castro se iba en febrero de 2018 y mira tú por dónde, se va dos meses después o lo que él quiera, que para eso la isla es suya.

Y cierro con unas palabras de Mayra Arevich: “Somos en Latinoamérica, quizás los que más conocimientos tengamos en el uso de las TIC (Tecnología de la Información y las Camunicaciones). Entonces cualquier servicio que la empresa saca, ya los clientes lo saben. Es decir el momento de aprendizaje de cómo se usa el servicio es muy rápido”.

Un dato: Cuba solo tiene un 38,8 % de penetración de Internet, según el informe ‘Freedom on the Net 2017′ de Freedom House. Solo están peor que los cubanos, países como China, Siria, Etiopía e Irán. Cuba no es libre y es el quinto país a nivel mundial que no tiene libertad, entre otros muchos indicadores por el escaso accessories a la web y la falta de libertad de expresión.

#Cuba, Internet y el miedo

Hasta hace unas semanas las pequeñas muestras de periodismo independiente en Cuba, no afiliados a la reconocida mundialmente disidencia cubana, sino alejadas de posturas progubernamentales o en contra del socialismo cubano, algo así como un término medio entre tanta polarización durante los más de 60 años de guerra -¿real, psicológica?- contra Estados Unidos, daban esperanza a quienes desde lejos, seguimos con parte de nuestro corazón en Cuba, por nuestros familiares y amigos, por nuestra tierra.

cuba, internet y el miedo

El 17 de diciembre de 2014 parecía estarse concretando en muestras reales de libertad e independencia de la prensa oficial cubana con medios independientes como OnCuba, El Estornudo, Periodismo de Barrio, Cuba Posible y por supuesto los blogs de más de un cubano -periodista o no- donde se veía otra realidad, una no expresada en Granma o Juventud Rebelde. Pero, de repente todo parece un espejismo y desde distintas instancias del gobierno cubano caen nuevamente en la necesidad de denunciar, censurar y cerrar espacios digitales, periodistas y opiniones contrarias al discurso dominante que se impone en Cuba. En julio de este año prohibían a los periodistas que trabajaban en medios oficiales, colaborar en los nuevos medios independientes, pero este agosto está siendo caliente y no precisamente por el termómetro.

Algunos en la Mayor de las Antillas, no saben el daño y la mala imagen que transmiten del gobierno cayendo nuevamente en “actitudes conspiranoicas” ante cualquier paso o evento convocado por los Estados Unidos, ante cualquier palabra sobre Cuba escrita en Internet que no sea revisada antes por el Consejo de Ministros y pase por la rueda gubernamental. No acaban de entender que Internet, la llamada “red de redes” como aún le llaman allá, tiene espacio para todos y el pueblo cubano tiene derecho a decidir qué creerse y qué no, tanto de la prensa oficial cubana, como de la llamada prensa independiente.

Todavía recuerdo como en Cuba funciona mucho mejor el boca a boca que el periodismo oficial para saber lo que de verdad interesaba a la gente de a pie. Mientras en la TV se “sobre cumplía el plan de papa”, los cubanos y las cubanas solo nos creíamos la noticia cuando nos enterábamos que la papa estaba en el agromercado. Y eso por no contar la de historias de machetazos y muertes, que sólo se saben en Cuba vía Radio Bemba, como se conoce en la calle al chisme.

wp-1472261380648.png

Muestra de una polémica en una noticia de Cubadebate

La constante petición de Raúl Castro de que la prensa oficial critique lo mal hecho en Cuba se queda solo en sus propias declaraciones y algún que otro vago intento de periodismo crítico a la mala elaboración del pan u algo más, poco útil y banal, solo visible en televisiones locales como Canal Habana. El resto de los medios nacionales en Cuba a su línea de siempre, sin meterse de verdad en el meollo de un país que pide a gritos debates, pero no encuentra eco en la prensa oficial, la prensa del Partido Comunista de Cuba (PCC), del partido único. Por eso opciones libres como el paquete semanal se llenan de medios no alineados al PCC y que en Internet se pueden consultar libremente.

Por si no lo sabe ya a estas alturas, Cuba es uno de los países de América Latina con menor penetración de Internet. Desde el año pasado puntos Wi-Fi con precios privativos -2 CUC la hora, algo así como 2 euros o dólares– para las pocas personas que reciben dinero de familiares en el extranjero, o tienen negocios exitosos en la isla, van cambiando el panorama, pero no es suficiente. En 2008 el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, propuso implementar Internet en el archipiélago cubano, pero entonces se vio como una “injerencia yankee”. Hace poco a parte del gobierno de Washington, una multinacional, Google, también hizo la proposición a la isla y sendas publicaciones se cuestionaron las intenciones de uno de los reyes de Internet y llegaron a la conclusión de que era mejor el modelo chino. Sí, es mejor el modelo de uno de los países con más censura en el mundo, una censura que hace pequeña a la Muralla china para mantener a su pueblo a raya y alienado.

En Internet caben todos, en un Internet libre todas las voces tienen su sitio y es el internauta, el ciudadano, quien debe tener el derecho a creer una cosa u otra. Pero en Cuba no lo creen así, por eso desde la semana pasada a la separación del periodista José Ramírez Pantoja de su puesto en Radio Holguín por publicar en su blog personal, Verdad de Cuba, unas declaraciones de la subdirectora del periódico Granma, Karina Marrón; a la petición de la vicepresidenta de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Aida Hexia de expulsar de Cuba al periodista uruguayo Fernando Ravsberg por todo lo que publica en su blog Cartas desde Cuba; se une ahora la publicación en Cubadebate de una supuesta financiación de una reunión en Miami de un evento donde se reunirán periodistas independientes y disidentes para hablar de Cuba. Y mi cuestión ante esto es ¿y si es así, qué pasa?

¿Acaso Obama no dejó claro en su visita a Cuba, en marzo de 2016, que Estados Unidos seguiría exigiendo para Cuba democracia, derechos humanos y libertad de expresión?  ¿Acaso entonces Raúl Castro no dijo que Cuba seguiría con su socialismo? Si todo estaba tan claro, ¿por qué vienen ahora a sorprenderse ante tal financiación?

Lo que huele peor, no es que Estados Unidos siga en las suyas y Cuba a su ritmo, lo peor es que metan en el mismo saco a medios independientes y que se han ganado a golpe de trabajo bien hecho, la credibilidad pérdida por la prensa oficial cubana, con otros de corte claramente anticastristas. Pero vuelvo a preguntarme, tras tantos años oyendo aquello del “pueblo más culto del mundo”: ¿los cubanos son incapaces de discernir por si mismos ante uno y otro medio? ¿Quién les ha dado a un grupo de cubanos, disque periodistas, la batuta para decir esto es bueno y aquello no? ¿Tanto les molestas ver debate real saliendo desde webs, blogs y medios no oficiales?

Si no saben reconocer lo que de verdad necesita el pueblo cubano, si las alternativas al Noticiero Nacional de Televisión, Granma y Juventud Rebelde -en muchos casos con el mismo talento que había en esos mismos medios- es más seguido por los lectores dentro y fuera de la isla interesados en Cuba, el debate no se puede cortar de una tajada como pretenden ahora y seguir en su Edén mental, sin salirse de esa bola de cristal de “en Cuba todo bien; en el mundo, todo mal”. Aquello de “somos felices aquí”, queda muy bien en carteles, pero no se sustenta. Por eso las crisis migratorias en América Central con cubanos involucrados no cesan y Cuba se desangra con la partida de su juventud, cansada de muchas otras cosas, pero entre ellas, de su prensa.

El camino no va por censurar, el camino parecía -después del 17D de 2014- ir por la confluencia de cubanos dentro y fuera para hacer una mejor Cuba. Qué pena que algunos allá dentro, sigan dando los mismos pasos y palos en falso, una gran pena.

NOTA: Para quien quiera conocer más de los nuevos espacios del periodismo cubano recientemente el diario español El Mundo publicó un acercamiento a estos jóvenes en su revista Papel: Ser periodista en la nueva Cuba. En marzo de este mismo año, el periódico El País, también de España, había publicado con motivo de la visita de Obama a la Mayor de las Antillas: Brotes de periodismo cubano. Así mismo en el blog Periodismo en América del Centro Knight está disponible un informe especial sobre el nuevo periodismo cubano, con muchos más espacios que los aquí citados.

Cuba y ¿la Revolución Wifi?

Desde el 2015 la realidad de los que viven en Cuba se ha visto alterada por algo considerado hasta hace poco imposible, pero muy deseado por todos: Internet. Dicho así pareciera que ya hay acceso a la web en todos lados, pero lamentablemente aún no llegamos a esa quimera, y como casi todo por allá se va paso a paso.

A los primeros 35 puntos de acceso Wifi, sí lo oye bien, se han ido sumando algunos otros el año pasado y para este 2016 se esperan 80 más, según una nota publicada en Cubadebate. La mayoría de esos puntos se encuentran en la capital cubana, La Habana, además de en los hoteles y algunas capitales de provincia a lo largo del país.

El acceso no es gratis, cuesta unos 2 CUC, o 50 CUP, para quienes quieran acceder al servicio. El precio módico no es, y menos en un país conocido por los bajos salarios de sus trabajadores. Pero para quienes tienen FE –familiar en el extranjero– es un poco más accesible. En mi caso particular, gastaba cada semana en llamar a Cuba unos 15 euros, ahora ese gasto ya no lo tengo y puedo incluso ver a mi madre a través de Imo.

Ni Skype, ni WhatsApp, ni ninguna otra app de mensajería se ha impuesto en Cuba donde la conexión a Internet es escasa y a kilobytes. Imo es la app gracias a la cual cada semana miles de cubanos se conectan para hacer más llevadera la distancia. Cerca de una hora semanal puedo ver a mi madre por unos 2 CUC, cuando antes solo hablaba con ella unos 15 minutos cada domingo.

Y es que las tarifas de llamadas hacia Cuba siguen siendo una asignatura pendiente en la apertura económica de mi tierra, donde el monopolio de las telecomunicaciones lo tiene una empresa estatal, ETECSA, y pese a los rumores de entrada en el mercado de operadores extranjeros con el acercamiento a Estados Unidos, las fichas del dominó no se mueven.

Hasta que en el mercado cubano no entren nuevas empresas aparte de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, Sociedad Anónima, que nadie sabe quiénes son, el avance en comunicaciones e incluso en informática seguirá siendo lento. Lo que ahora se ve como un gran paso: los puntos Wifi, no es más que un parche a la mala gestión del llamado cable submarino entre Cuba y Venezuela, del cual se hablaba y esperaba mucho, pero al final no hubo un cambio significativo en el país.

Tremendo cable

En 2007 comenzó la firma de acuerdos entre los gobiernos cubano y venezolano para extender un cable de fibra óptica submarino entre Venezuela y Cuba. Como parte de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), son unos “1.630 kilómetros entre la zona de Camurí, cercana al puerto de La Guaira, en el estado Vargas, y la playa Siboney, en las afueras de Santiago de Cuba”, informan en la página de Telecom Venezuela. Por entonces estaba por allá y la esperanza me llenó al oír aquello, cuando salí en 2010 el cable seguía sin sentirse en las conexiones del país y solo en 2013 ETECSA publicaba una nota oficial en los medios cubanos donde decía que el cable estaba en pruebas desde 2012:

Cuando concluya el proceso de pruebas, la puesta en operación del cable submarino no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso. Será necesario ejecutar inversiones en la infraestructura interna de telecomunicaciones y aumentar los recursos en divisas, destinados a pagar el tráfico de Internet con el propósito de lograr el crecimiento paulatino de un servicio que brindamos hoy en su mayoría gratuitamente y con objetivos sociales.

fibra optica cuba venezuela afp

Cierto que en el caso del Internet en Cuba la culpa se le puede echar al bloqueo económico de Estados Unidos que no permite la conexión directa del país a un cable que pasa a escasos kilómetros de La Habana. Desde principios del 2000, las autoridades han cableado todo el territorio nacional a lo largo y ancho con fibra óptica, lo que ha permitido mayor cantidad de canales de televisión, aumento de los números de teléfonos, así como de la telefonía móvil y la televisión digital terrestre que se espera al 100% en 2020. No obstante la realidad del Internet en casa solo sigue estando disponible para los extranjeros residentes en Cuba y cubanos con profesiones como periodistas, artistas o médicos, aunque algunos de estos en la llamada Intranet cubana.

A esto podríamos agregar los intentos reiterados tanto de la administración Obama de dar Internet gratis a Cuba, no obstante, el regalo venía con imposiciones directas de elecciones abiertas y creación de nuevos partidos políticos, algo que debe surgir desde dentro y no por la injerencia del exterior. El último en sumarse a las ofertas de Internet al país ha sido Mark Zuckerberg, creador de Facebook, quien en 2015 dijo que cuando la economía cubana se abriera, ellos podrían operar plenamente su plataforma Internet.org, con la cual pretenden dar Internet gratis en todo el mundo:

“Now there are some countries that don’t have open economic policies today, where it’s not possible for us to operate. But one day, as Cuba starts opening up, it will be something that we might consider at that time — that definitely fits within our mission.”

Con el acercamiento al “Vecino del Norte” son numerosas las empresas interesadas en entrar al mercado cubano, esperemos que se lo permitan y dentro de poco podamos hablar con la gente de Cuba desde sus casas o incluso yendo por la calle sin necesidad del Wifi. El gobierno cubano ha expresado en numerosas ocasiones su interés en conectar a todos los cubanos, una de las últimas veces en una editorial en el periódico Granma en 2014 bajo el título La informatización de la sociedad, una prioridad para Cuba. Pero casi un año después en otra editorial de The New York Times titulada Es hora de conectar a Cuba, referían que “lo único que mantiene a Cuba en las tinieblas en plena era digital es la falta de voluntad política”.

Internet fue declarado en 2011 como un derecho humano por las Naciones Unidas. En un comunicado de prensa en CNN México, el Relator Especial de la ONU, Frank La Rue, decía entonces:

“La única y cambiante naturaleza de Internet no sólo permite a los individuos ejercer su derecho de opinión y expresión, sino que también forma parte de sus derechos humanos y promueve el progreso de la sociedad en su conjunto” Los gobiernos deben esforzarse “para hacer al internet ampliamente disponible, accesible y costeable para todos (…) Asegurar el acceso universal del internet debe ser una prioridad de todos los estados”.

Si en Cuba repiten – o repetían – constantemente que tienen el pueblo más culto del mundo, ¿por qué no se fían en la capacidad crítica del cubano ante una avalancha de información que sin dudas abrirá mucho el horizonte a quienes accedan a la web?

NOTA:

-Sobre el cable submarino pueden ver en el portal de noticias Cubadebate todas las noticias al respecto, la más reciente de 2013 titulada curiosamente Internet y telecomunicaciones en Cuba: el cable no lo resuelve todo.

-Recomiendo el especial en El Confidencial titulado Informe de un secuestro: el extraño caso del cable de fibra óptica en Cuba, también de 2013.

Facebook: de red social a supermercado

El movimiento me lo temía, un gigante que lleva años recopilando información de todos sus usuarios, no solo le basta con saber qué nos gusta dentro y fuera de sus paredes, sino que necesita ir más allá y hacer que todos pasemos por su caja con la misma tranquilidad que damos “Me gusta” decenas de veces al día, sin saber que tras ese simple gesto se esconde todo un mundo. 
Aun en fase de prueba en algunas regiones, ya lo han comunicado de manera oficial en su nueva actualización de Condiciones, Política de Datos y Política de Cookies, que entran en vigor a partir del 1 de enero de 2015, pero seamos realistas nadie se va a leer al dedillo y seguiremos utilizando la plataforma de Zuckerberg como si no hubiera un mañana.

Del susodicho botón “Comprar” que muchos llevan comentando desde mediados de este año, no dan muchos detalles, ni tan siquiera un enlace para profundizar, será que están en fase beta y ya me imagino que no pocos problemas van a tener en países como los de la Unión Europea, donde la batalla por la privacidad de los usuarios está en pleno apogeo. A esto se resumen el comunicado al respecto de Facebook:

“Compra con mayor comodidad: en algunas regiones, estamos probando el botón “Comprar”, que permite descubrir productos y comprarlos sin salir de Facebook. También estamos trabajando para que las transacciones sean más prácticas.”

Así que vayan preparando la billetera que en un futuro muy cercano, la tentación no estará en las vidrieras de los centros comerciales, sino en nuestra propias “amistades online”. No sé si habrá tanto dinero para eso, pero lo cierto es que la compra online aumenta y aquí un servidor evita entrar a Amazon.
El modo de implementar el botón ciertamente es una especulación, pues si otras aplicaciones como Uber están levantando ampollas entre los taxistas por no pagar impuestos como ellos. Veremos si en Facebook solo lo podrán usar las empresas, o también cualquier usuario podrá vender sus artículos de segundo mano. La cuestión sería si se van a poner a vender ¿por qué quedarse en un único modelo cuando en su base de datos cuentan con usuarios, empresas, pymes? ¿por qué ser solo Amazon cuando pueden conjugarse con el famoso modelo de eBay o de aplicaciones móviles que están desplazando el antiguo mercadillo?
Lo cierto es que Facebook cada vez expande más sus funcionalidades y tentáculos, recordemos que Instagram y Whatsapp ya forman de la familia Zukerberg. E incluso en este comunicado una de las funcionalidades más acertadas, también en fase beta, es Amigos cerca (en inglés) que promete decirnos si hay alguien de nuestro Timeline a nuestro alrededor y por supuesto restaurantes, tiendas o cualquier establecimiento. Algo así como el capa caída de Foursquare
Facebook sigue la escalada y como comenté en alguna ocasión con unos amigos, muy pronto hasta series, películas y cualquier otra producto estarán disponibles en su burbuja azul. Esperemos que puedan pasar de la fase beta. 

Pataleta antitecnológica

Estoy en el momento cero, tal vez en la fase que quieren, alguien, no sé a ciencia cierta quién, que estemos todos. Cansado de oír teorías antisistema que hablan de un ente oculto al cual solo le interesa que seamos sujetos receptivos, pero no críticos con el sistema, el consumo, el entretenimiento
Echarle la culpa al Capitalismo sería la respuesta más fácil. Pero la hiena no es tan mala como la pinta, ni los delfines tan nobles, lo dice alguien que ha vivido a ambos lados del discurso mediático: el antihegemónico aislado y comunista, y el hegemónico occidental y capitalista por excelencia. 
¿Qué será? Ciertamente no lo sé, pero los hechos son que cuando menos tenía, más quería informarme, jugar, conocer, viajar y criticar todo lo que me rodeaba. Ya lo dije alguna vez: me gastaba 5 pesos cubanos casi diario jugando la Nintendo. Hoy tengo un montón de juegos de Xbox y no juego casi nada y no por falta de tiempo, que a veces me sobra. Pero eso es lo más banal. 
Antes, lo más cercano al bombardeo informativo era la Encarta, aquello era lo más grande, y por supuesto las bibliotecas, aunque en estas poco se encontraba. Hoy la Encarta es historia, Wikipedia la ha desplazado y los medios de comunicación tienen más vías que nunca para llegar a la gente. De hecho a través de los llamados agregadores de noticias, los puedes tener todos en un mismo sitio, sin necesidad de comprarte cada uno de los diarios o ir web por web. 
Las noticias no esperan a ser procesadas, hay que darlas y luego si tienen repercusión, ahondar en ella hasta el cansancio, hasta el hastío de quienes vemos la tele, oímos la radio o leemos los medios escritos. Ni que decir de los blogs, eso de que “han muerto” es pura mentira, en un mundo donde cada uno nos creemos portadores de la verdad absoluta y necesitamos nuestro espacio para decir nuestras ideas, por absurdas que sean, como este post de un servidor, los blogs siguen a la orden del día. 
La lectura, bueno, hubo un tiempo en que sin libros digitales, sin iPad o móvil en la mano, leía uno y dos libros semanales como agua. Hoy el tiempo me parece poco y pese a tener muchos físicos y más de 5 Gb de epub, solo leo en vacaciones cuando quiero desconectar del mundo. El resto del año, la tele es mi escape y las series mi mejor ventana a otras realidades. Triste, pero cierto. 
Casi 1 Tb de series guardo en dos discos externos y de ellas solo veo la mitad o las que me van recomendando. No sé si me alcanzará la vida para ver tantas cosas y aún así sigo descargando reuniendo series como si fuera a desaparecer de un momento a otro Internet. Ni que decir de las películas, entre las que veo en el cine, ese sitio mágico donde mi móvil no interrumpe la visión de la pantalla, así lo que esté viendo sea un bodrio comercial o de alguna saga de libros números uno en algún rincón del mundo. Y las que tengo en casa, dos vidas no, mil me harán falta. 
Recuerdo cuando solo era papel y lápiz y escribía más que nunca. De hecho en una ocasión una vecina me enseñó una máquina de escribir y fue lo más grande, para qué contarles cómo me puse ante una PC con Windows 98, tecnología de punta por entonces. Hoy la PC de escritorio, qué si la portátil, el smartphone, la tablet, y todo un sinfín de aparatos inteligentes nos hacen la vida más cómoda, pero la mente más estrecha y los amigos más lejanos
No vemos a las personas que nos rodean físicamente día a día, pero sí a otros que viven a kilómetros de distancia y si bien, algunos de ellos podemos considerar amigos, el resto son solo conocidos virtuales, de los cuales un escaso número podremos ver en persona. 
Quizás la culpa de esta pataleta virtual la tenga la misma lejanía física con mi familia y amigos, el sentirme por momentos desmotivado de ver noticias destructivas y violentas, o un profesor de la facultad, de esos que ayudan a remover cimientos y escasean en universidades, donde ya no buscan que pensemos, sino que sigamos una línea establecida y peligrosamente infranqueable.
FOTOS PROPIAS publicadas en mi cuenta de Instagram y disponibles en Flickr bajo licencia Creative Commons

"En el blog personal lo que importa es quién escribe y cómo lo escribe"

Fragmentos de una entrevista concedida a un colega cubano para su tesis

¿Cuáles fueron sus motivaciones para la creación del blog?

La necesidad de expresarme, tener mi espacio personal donde aplicar mi propia censura y no depender de limitantes más allá de mi sentido común.

¿Por qué eligió esta forma de presentación de los contenidos y qué criterios siguió para la elección de la plataforma donde lo hospeda?

Actualmente busco la comodidad y que se parezca más a un blog y no a una página web, ambos conceptos se han confundido y en el blog personal lo que importa es quién escribe y cómo lo escribe. Empecé en Blogger, sin tener ni idea de programación, plantillas, widgets, ni ningún otro concepto que hoy los puedo tener más claro. Aquel blog fue un experimento y ya lo tomé en serio con WordPress, pero aunque es una de las plataformas mejor valoradas de la blogosfera, limitan mucho a la hora de agregar contenido al blog, si bien quienes conocen de programación utilizan WordPress.org. Pero, WordPress.com exige pagos para casi todo, así que volví a Blogger: sencilla, práctica, no ha evolucionado casi nada, pero tiene el respaldo del mayor buscador de la web, Google y suele priorizar los contenidos que se producen desde sus herramientas.

¿Cuáles son los temas que suele abordar en su bitácora? ¿Por qué?


No tengo un tema fijo, a veces me da por escribir reportajes, opiniones sobre cualquier asunto de actualidad o simplemente de algo personal. La fotografía también me apasiona y tiene su espacio en el blog. Trato de hablar de cuanto se me ocurra y pueda explicar concienzudamente, que la gente quiere opinión, pero bien argumentada y no una parrafada para quedar bien con los motores de búsqueda. Los temas más habituales son Política, Periodismo, España, Cuba, sin orden de preferencia, incluso mezclados. Aunque la mayoría de los blogs tiendan a la especialización y el periodismo también, no me centro en un único tema porque para eso están los trabajos en los medios, donde te encasillan y mi blog, prefiero mantenerlo personal.

¿Cuáles son las fuentes fundamentales que emplea para la conformación de los posts?

Quienes leen blog no van en busca de información, a no ser aquellos especializados en temáticas como informática o cualquier otra. A los blog personales van buscando opinión, contrastar lo que dicen los medios tradicionales, actualmente con poca credibilidad ante la sociedad y el lector inquieto, el lector de la blogosfera no le interesa un discurso formal. Yo mismo suelo contrastar cuanto voy a escribir, antes de apretar el botón publicar. Un error, si bien se corrige, en mi cabeza seguirá rondando. Suelo contrastar entre los llamados medios occidentales, de España, Estados Unidos, y los llamados contracorriente, los del otro lado: RT de Rusia, Telesur, AlJazzera, Hispan TV, así como con otros blogs. Cuando escribo sobre un tema trato de no agobiar al lector con tantísima información, que si está interesado, el mismo buscará, sino de centrar el discurso en máximo cinco puntos o menos.

¿Considera que el lugar desde donde edita su blog incide de algún modo en las temáticas abordadas y los enfoques desde los que se presentan esas temáticas?

Por supuesto, desde que vivo en España no puedo evitar mirar las cosas como los españoles, pero también con todo el background que traigo de haber vivido hasta los 21 años en Cuba. Cuesta mucho construir una opinión personal estés en Cuba o en Hong Kong, sin quitarte de encima eso que te repiten todos los días los medios de comunicación u oyes en la calle. Cuando me oigo repitiendo lo mismo, me llamo a capítulo o simplemente busco más opiniones sobre un tema en particular, eso sí, primero los hechos, pero no siempre están a la luz pública.  

¿Cómo valora sus condiciones de acceso a Internet y los mecanismos de regulación de su uso? ¿Considera que estas limitan o favorecen su actividad en la plataforma?

Aquí tengo acceso a Internet todos los días, a todas horas, en Cuba la situación era distinta. Gracias al Juventud Rebelde podía acceder a Internet, pero en el sitio de trabajo, nunca en casa. No obstante, descubrí que a través de correo se podía publicar en las plataformas de blog y desde casa enviaba post al blog. De hecho mis últimos meses en Cuba, que estuve desligado de todo, esperando en casa para irme, publicaba desde un correo ilegal. Una vez en España no hay limitación ninguna, o casi, pues la legislación respecto a Internet se está endureciendo en muchísimos aspectos e incluso te pueden acusar de apoyar la piratería u otros absurdos. Quienes ostentan el poder le temen a la red, aunque a veces lo nieguen.

¿Qué recursos de la plataforma blog utiliza con más frecuencia – widgets, blogroll, categorías, nubes de etiquetas, etc. y con qué objetivos?

Antes le daba mucho valor a estos recursos, pero a no ser por necesidad de hacer una encuesta, que ya la hago a través de Google y con mejores resultados, o porque quiera resaltar algún trabajo en particular, ya casi no uso widgets debido a que ralentizan mucho la carga del blog y si pretendo que me lean en Cuba u otros países donde el Internet va muy lento, llenarlo de reproductores, mi timeline de Twitter y demás, significa cambiar de página para muchos. Ahora mismo solo utilizo un widget de Flickr porque diariamente publico fotos que me gusta lleguen a quienes me estén leyendo, una pequeña descripción de mí, lo más visto y por supuesto el archivo desplegable para facilitar la lectura del blog. Poco más, pues ni un buscador personalizado he puesto y otras informaciones que me gusta destacar las pongo en páginas, así por ejemplo tengo una sobre canales de noticias que transmiten en vivo y online, otro con web de prensa cubana y la necesaria Acerca de mí, para quienes quieran ahondar más en el autor, o sea en mí 🙂

La privacidad sí importa

Desde que el caso Snowden transgrediera la simple comparación con la página de filtraciones Wikileaks y su mediática quedada o no en Rusia, el juego del ratón y el gato de países como Estados Unidos se ha visto expuesto a la opinión pública, como nunca antes, como no se podía cuando en la Guerra Fría estaba casi tan justificado el espionaje en masa como ahora con la Guerra contra el terrorismo, iniciada por George W. Bush y continuada por el Premio Nobel de la Paz, Barack Obama. Eso es coherencia.
El espionaje es tan antiguo y, me parece mentira decirlo, necesario para el hombre por cuestiones de defensa, evitar -¿se imaginan?- que tu vecino te robe el búfalo que acabas de cazar. Claro, que entonces era más simple, menos enrevesado y con una falta de ética justificada porque, seamos claro, no la teníamos. Hoy la caverna se nos quedó corta y vemos las mismas luces y reflejos en cualquier rincón de esta aldea global, a veces igual en exceso, pero la defensa anticipada, sin llegar a las armas y para evitar el estallido de conflictos es más precisa que nunca. Esa sí está justificada.
Pero el espionaje desmedido, casi rozando lo faraónico y controlador, a cualquiera tanto dentro como fuera de Estados Unidos, y no sólo por ellos, sino por cualquier gobierno, debería estar prohibido por ley. En algunos países lo está, como por ejemplo en España desde la entrada en vigor de su Constitución:

Artículo 18 Derecho a la intimidad. Inviolabilidad del domicilio

1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.

3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.

4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Si se aplicara y respetara tanto en España, como en otros países de la región donde seguro tienen disposiciones parecidas, la noticia de que la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos) ha espiado las cuentas de Apple, Google y Outlook de muchísimos usuarios tanto dentro como fuera de sus fronteras, no quedaría en la simple anécdota y en una explicación a puertas cerradas ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso en Madrid. Curiosamente, al otro día en Inglaterra los responsables del servicio secreto comparecían a través de la televisión nacional con dos minutos de retraso por si se daba algún dato confidencial. La transparencia tiene muchas tonalidades ¿o no?
Ante este panorama, donde también se han visto salpicadas redes sociales que usamos a diario como Facebook, los ciudadanos estamos indefensos y vemos pasivamente cómo las naciones involucradas, tanto espiadas como las que espían, llegan a acuerdos a nuestras espaldas, con total impunidad y sin que la ONU tome medidas restrictivas como hacen con otros países que claro no son democráticos y constituyen un peligro para el resto del mundo. ¿La barra de medir tiene fallos? Los remito a un caso con Google en China que en su blog Enrique Dans explica detalladamente.
Desde Brasil y Alemania comienzan a oírse decisiones, creo yo, atroces para la aldea global que hemos construido para bien o para, no es el momento de analizarlo, pero que indudablemente crean fronteras, no aplaudidas cuando lo hizo Irán, pero ahora se miran con otros ojos. ¿Acaso hay tanta diferencia en que un país u otro cree una red nacional de Internet? ¿Acaso no se estaría violentando también el acceso de los ciudadanos a la red de redes, en muchos informes ya considerado parte de la libertad de expresión?

La privacidad sí importa, reafirmo, todos deberíamos tener control de nuestras vidas y bueno si publicas algo en Facebook o Internet, serás tú quien amplíe o reduzca tu concepto de privacidad. No debería verse manipulada según las decisiones de un gobierno, país o institución cualquiera que sea. El Sol no se tapa con un dedo y aunque las voces en los medios se empeñen en no amplificar este hecho, seguirá ocurriendo en detrimento de la legítima acción de cada Estado de cuidar sus intereses.