Archivo de la etiqueta: inmigración

En busca de antídotos contra el nuevo populismo y el nacionalismo en Europa

“El populismo no es una causa, sino una consecuencia de las políticas europeas que no han protegido a los ciudadanos ante la crisis”. Nicolás Sartorius, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, ha resumido con estas palabras el espíritu del estudio anual sobre el estado de la Unión Europea elaborado por la entidad y presentado este miércoles en Madrid. La difícil situación política de Italia, que se ha agravado con el veto del presidente de la República a un ministro de Economía euroescéptico propuesto por la coalición del Movimiento 5 Estrellas y la Liga, ha sido uno de los grandes protagonistas del debate. “El presidente de Italia, Sergio Mattarella, ha enviado un claro mensaje: Europa no se toca”, ha declarado Sartorius. En este sentido, Diego López Garrido, economista y director del informe, ha puntualizado que “Europa tiene tres grandes frentes contra los que debe actuar: el nacionalismo populista, el autoritarismo y el proteccionismo de la administración Trump”.

El líder populista, Matteo Salvini, durante una conferencia de la Liga en Italia el pasado 26 de mayo. (EFE)

“Mattarella ha echado leña al fuego”, ha criticado, por otra parte, el político socialista Josep Borrell durante la presentación que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes, en la cual participaron los autores del informe y personalidades políticas y académicas. La lectura que hace Borrell sobre la caótica situación italiana es que no se respeta al electorado y esto refuerza el sentimiento antieuropeo, que ha impulsado a los líderes populistas Luigi Di Maio y Matteo Salvini. “¿Cuál es la alternativa: llamar a un señor que representa al FMI?”, se ha cuestionado sobre la propuesta del presidente italiano de encargar al economista Carlo Cottarelli formar Gobierno. Si en algo han coincidido los ponentes es que el resultado de unas eventuales elecciones en el país transalpino en el corto plazo va a ser igual o peor del que salió de las urnas el 4 de marzo.

El estudio, elaborado junto a la institución alemana Friedrich-Ebert-Stiftung, recomienda una serie de medidas a los Estados miembros de la UE. La publicación hace especial hincapié en la dimensión social y sugiere, para la conformación de un pilar social europeo fuerte, la elaboración de leyes a escala comunitaria que garanticen la calidad del empleo, el derecho a la negociación colectiva y la creación de un instrumento financiero comunitario para impulsar políticas activas de empleo en los países más castigados por la crisis, entre ellos Italia, España y Grecia.

“La crisis ha degradado el Estado de bienestar, ha aumentado la desigualdad, ha disminuido los salarios y no ha resuelto el problema de los impuestos que recaen sobre los ciudadanos con menos recursos”, ha afirmado López. Esta sensación de abandono por parte de los electores ha calado en el resurgimiento del nacionalismo y el populismo, movimientos que han sumado más de 130 millones de votantes europeos, según ha detallado José Pascual Marco, director general para Asuntos Europeos del Ministerio de Exterior español.

Ante el reto nacionalista, tanto en Italia como en otros países (en particular los Gobiernos del Este europeo, como Polonia y Hungría), el informe recoge la necesidad de poner en marcha un mecanismo de seguimiento permanente de los valores sobre los cuales se fundó la UE, que deben perseguir las derivas antidemocráticas, xenófobas y antieuropeas. “Europa debe caminar más unida, en lo político y lo social, respetando la diversidad de cada Estado miembro y en base a los valores de la Unión”, ha insistido el director de esta séptima edición del estudio. Así mismo, la publicación insiste en que se deben dedicar recursos a contrarrestar las noticias falsas que alimentan los populismos ultranacionalistas.

Una Unión más humanitaria

“En Europa hay una pérdida de los derechos humanos, se ha retrocedido en el derecho al asilo de muchos refugiados que ahora se camuflan como simples inmigrantes cuando vienen huyendo de situaciones de crisis humanitaria”, ha apuntado Estrella Galán, secretaria general de la Comisión de Ayuda al Refugiado y una de las autoras del estudio. En este punto, el informe recoge la necesidad de un verdadero sistema europeo de asilo, basado en el respeto de los derechos humanos para dar respuesta a la actual crisis humanitaria y asumir un reparto equitativo y solidario de los refugiados entre todos los Estados. Galán ha calificado de “criminalización de la solidaridad” los recientes casos de juicios a personas que han intentado ayudar a migrantes y la hostilidad hacia las ONG que operan en el Mediterráneo.

Como balance positivo del último año en Europa, el informe destaca el Reglamento General de Protección de Datos que empezó a aplicarse el pasado 25 de mayo. También evidencia como la Unión se aleja cada vez más de las posiciones de los Estados Unidos de Donald Trump y asume el liderazgo de acuerdos como el de París y el nuclear con Irán. El estudio ha destacado notables avances en la política de Seguridad y Defensa, y ha subrayado que el europeísmo crece entre los más jóvenes, como apunta el último Eurobarómetro, que ven la necesidad de una mayor integración europea, aunque no acaben de entender cómo la Unión resolverá sus principales problemas.

(Publicado en EL PAÍS)

FE en #Cuba

“Claro, como ahora tenemos FE”, me decía mi mamá desde Cuba en esas habituales e imprescindibles charlas, de poco más de diez minutos, que mantenemos cada domingo. Lo de la FE en mi isla no siempre se refiere a las creencias religiosas, bien sea católica o en la santería, si no a los que tienen algún familiar en el extranjero. FE en toda regla. 

Tener familia afuera, en la “yuma” como resumen allá a Estados Unidos, es una de las tantas balsas que tienen los cubanos. Quienes no han tenido la oportunidad de salir al extranjero, no han cruzado el Estrecho de la Florida a Miami en cualquier embarcación rústica inimaginable o cualquier otro cauce para irse, siempre les quedará el primo, la tía o el hermano que vive del otro lado. 

El de afuera es ese personaje salido de un cuento de hadas, que se presenta con paquetes, unos cuantos dólares o euros, depende de dónde venga, e historias del capitalismo, que en Cuba sólo se ve en las películas, pero que ellos si no las han vivido, se las inventan. Quienes tienen a esos pequeños duendes, ya no son igual que el resto de los mortales cubanos.

“Vamos, que to’o el mundo sabe que vives como un Rey”, “desde que Yulianis se casó con el gallego ese, está más creída, con lo comep… (palabrota cubana incluida) que era, si estábamos juntos en la misma escuela” o “te tomaste la Coca Cola del olvido, mi amor”, aunque este último comentario es más propio para quienes cruzaron el charco y van de visita a la isla. 

La FE les da más rango a algunos y las conversaciones ya toman matices distintos, ya no “eres la pordiosera esa”. Con la FE pasas a formar parte del grupo de privilegiados cubanos que viven de ese familiar en el extranjero. ¡Lo que no darían muchos por tener uno o mejor aún por irse ellos para ayudar a los suyos! 

Yo ahora, bueno, hace unos cuatro años, ya soy de los otros, los que se han ido y viven la película que muchos sueñan. Si todo el mundo supiera cuanto nos acordamos de los que dejamos atrás, ya no seríamos esos príncipes azules o princesas, qué hay muchas, que se pasan los días del lado de acá pensando cómo estarán los suyos y… “si mi mamá estuviera aquí como disfrutaría esta pizza” suspirando en cada bocado

La mayoría se pasa el año entero, o muchos más, trabajando como verdaderas Cenicient@s para llevarle a su familia algo cuando logren ir a Cuba o enviarle cada mes un dinerito o simplemente recargarles el móvil. Sé de muchos que son capaces de quedarse aquí un tiempo sin computadora, con tal de mandar la portátil a su hermano en la isla. 

No son distintos, son cubanos aunque ya no tengan que romperse el coco a la hora de comer. Aquellos días de la nevera vacía, -“niño sale delante del frío, que eso no pare”-, han quedado detrás para ellos, pero no siempre se puede evitar que quienes están del otro lado sigan en la lucha diaria de vivir en Cuba. Cuando se puede, ahorran como la Cucarachita Martina cada moneda para lograr llevar la fe a quienes viven allá. 

Y aunque en lo más profundo deseen volver algún día, después de tanto ver, desean más tener a los suyos de este lado, aunque eso signifique acabar con esa larga tradición de FE.

P.D. Pongo la música siempre certera de Buena Fe sobre parte de esta historia 😉

//www.youtube-nocookie.com/embed/rpVZAvJCLs0