Archivo de la etiqueta: Huelva

Aracena

Uno de los grandes atractivos de este sitio en Huelva, es sin duda la Gruta de las Maravillas, que ya visitamos en el blog. Pero Aracena va más allá de sus entrañas y en sus calles recoge muchas expresiones arquitectónicas de España, no por gusto en 1991 se declaró su centro histórico como Bien de interés cultural.

Caminar por sus calles se hace muy fácil, más aún si antes has caminado por la Gruta de las Maravillas, es algo así como hacer el mismo recorrido, pero ya no desde abajo: castillos, iglesias, casas de un blanco impecable y fuentes por doquier, donde brota agua sin cesar.

Aracena es el centro de la Sierra de mismo nombre, que foma parte a su vez del Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, declarado por la Junta de Andalucía en 1989.

Así plasmó en versos la Sierra de Aracena el poeta sevillano Antonio Pardal Rivas

Tus verdes dehesas ancestrales
pobladas por porcinos placenteros
son hitos de mi vida tan señeros
que avivan mis tristezas y mis males.
Recuerdo mis paseos otoñales,
alegre, recorriendo los senderos,
ungido por los soles postrimeros
fulgentes en los viejos arvejales.
¿Do fueron a parar aquellos años
dichosos, en que en pos de la colmena
perdíame en tus mares de castaños?
Te añoro, mi sierra de Aracena,
con Grutas de perfiles tan extraños,
que lejos de su luz muero de pena.

Gruta de las Maravillas

“La Gruta de las Maravillas se ha formado en un pequeño afloramiento de mármoles con una antigüedad de 570 millones de años. Estas rocas se disuelven muy lentamente cuando entran en contacto con el agua cargada de anhídrido de carbónico procedente del aire y del suelo. Este proceso, denominado karstificación, es el responsable de la formación  de un paisaje muy característico.”
Así informa uno de los tantos carteles disponibles en la recepción de esta maravilla, valga la redundancia, de Andalucía. En la provincia de Huelva, específicamente en Aracena, se encuentra una belleza natural bajo tierra, en contraposición de aquellos que sólo relacionan los “bajo-mundos” con muerte, zombies u oscuridad. La naturaleza siempre tan sabia, da a cada uno de sus rincones encantos únicos e irrepetibles.

Ciertamente en otros muchos sitios hay “bajos-mundos” con sus peculiaridades, en este blog visitamos las Cuevas de Bellamar en Cuba, pero a esta gruta su nombre no le queda grande como muchos puedan pensar. En sus poco más de 2 kilómetros alberga verdaderos encantos naturales, que si bien han sido modificados por el hombre, muestran lo pequeño que somos y el poquísimo tiempo que llevamos en este planeta nuestro. Tal vez una llamada de atención para cuidar lo natural.
Como mis conocimientos de espeleología son pocos, por no decir casi nulos, acompaño estas fotos con algunos textos expuestos en el recinto, una pena no haber grabado el recorrido de 45 minutos, pero supongo algo debo dejar para que se acerque -quien pueda- a la Gruta de las Maravillas.

Muchas más fotos en el álbum de Flickr Aracena, Huelva,  nos vemos.

“El carbonato cálcico procedente de la roca y disuelto por el agua infiltrada a través de fisuras puede volver a precipitar en el interior de las cuevas, dando lugar a la formación de cristalizaciones de formas variadas, denominadas espeleotemas (estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, excéntricas, agujas de aragonito, etc…).”

“La primera referencia histórica constatada sobre la Gruta corresponde al ingeniero de minas Gonzalo Tarín en 1886, pero la tradición popular narra que su descubridor fue un pastor, El Tío Blas, que tras perder un carnero se introdujo en una oquedad con forma de silo para rescatarla.”
“En 1911, Franciso Javier Sánchez-Dalp, Marqués de Aracena, y Juan del Cid, Alcalde en esos momentos decidieron preparar la cueva para su visita turística. En 1914 se abrieron sus puertas, lo que hace de la Gruta la primera cavidad de España que se acondicionó para el turismo. En 1915 fue visitada por los Reyes, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que regresaron en 1929. En 1923 se construyó el actual edificio de entrada, obra de Aníbal González.”

“La explotación turística de la cavidad fue cedida al Ayuntamiento de Aracena, en representación de todos los vecinos de la localidad, en 1933. Por esta donación, los aracenenses se convertían en propietarios de esta joya de la naturaleza…”
“En 1987, el Grupo de Exploraciones Subterráneas de la Sociedad Excursionista de Málaga, descubrió el tercer nivel que se plasma en una nueva tipografía.”

“La Gruta tiene una longitud conocida de 2 130 metros con tres niveles de galerías superpuestos conocidos. El primero está construido por las áreas inundadas en la actualidad (Gran Lago, Galería de los Lagos, Sala de los Desnudos, Sala de los Garbanzos) y se caracteriza por una menor presencia de espeleotemas, ya que el mármol está siendo lentamente disuelto por las aguas.”

El segundo nivel, situado a unos quince metros por encima del anterior, acoge a las salas de La Catedral, Cristalería de Dios, la Esmeralda o la Marmita de los Gigantes. Ésta es la parte más atractiva del recorrido, caracterizada por la abundancia y variedad de espeleotemas: excéntricas, estalactitas, estalagmitas, coladas, columnas, cristales de aragonito o espeleotemas cristalizados bajo el agua.”

“El tercer nivel, de unos 400 metros de longitud, corresponde a la Galería Superior situada a unos 25 metros por encima del nivel anterior y sólo accesible mediante técnicas espeleológicas. Es el nivel menos afectado por la acción del hombre y en él se han desarrollado gours (pequeños lagos tapizados de pequeños cristales de calcita), excéntricas de calcita y aragonito o perlas de las caverna”.

De Reyes en Higuera de la Sierra

Este 5 de enero volvieron a salir los Tres Reyes Magos a repartir caramelos y felicidad a los niños y no tan chicos, que yo también me agaché a recoger, pese a mis aparatos. Si el año pasado estuve en Mairena del Aljarafe y fueron mis primeros reyes, esta vez fui un tanto más lejos para disfrutar del espectáculo más famoso por esta parte de España: la cabalgata de Higuera de la Sierra en Huelva.
Como dijera en Foursquare: “tanta gente no puede estar equivocada” y así fue, la cabalgata estuvo genial, aunque las fotos carezcan de calidad. Una cámara aunque sea Kodak si no es profesional, es imposible pedirle más. 
Aquí los dejo con algunas fotos de esta cabalgata donde las propias familias de este pueblo, iban representando escenas bíblicas sin inmutarse. Parecían estatuas vivientes en una noche mágica que nos trajo regalos a más de uno, ¿te dejaron algo los reyes? Yo les regalo estas fotos:

Colón en Huelva antes del descubrimiento

Hoy es 12 de octubre, el Día de… 

Depende de dónde nos encontremos: en España se celebra la Fiesta Nacional, antes conocida como Fiesta de la Hispanidad; en los países americanos, el Día de la Raza, el Respeto a la Diversidad a la Diversidad Cultural o el Día de la Resistencia indígena en Venezuela.


Lo cierto es que tenga el nombre que tenga, el origen es el mismo y conocido por todos nosotros: el 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón descubrió Las Américas y se encontraron dos mundos: el Viejo y el Nuevo. Las interpretaciones son diversas: una masacre, una bendición, un exterminio masivo, un hecho imprescindible…

Pero hoy no quiero ahondar en esa llaga histórica, si no centrarme en Colón, o mejor dicho su estancia en Huelva para pedir ayuda y apoyo en su viaje de descubrimiento. Fue en un monasterio franciscano, ubicado en Palos de la Frontera donde recibieron al Almirante.


En el Monasterio de la Rábida, Cristóbal Colón estuvo preparando su travesía y contó con la ayuda también “de los marineros de la zona de Palos de la Frontera y de la Ribera del Tino y Odiel”, según explican en una placa en la estatua del almirante a la entrada.

Mucho tiempo para meditar, escribir y sobre todo solicitar papeles a los reyes católicos, tuvo Colón en ese entonces. La burocracia ha estado presente siempre, si no miren el pasaporte inmenso que le dieron al italiano. No quiero imaginar la de veces que se mojó en la travesía.


El monasterio conserva documentos, objetos y maquetas de aquellos años, algunos son copia, pero el valor es innegable. Una caja con tierra de cada país americano está presente en un baúl con la respectiva bandera. No pude dejar de emocionarme al ver mi bandera cubana.

Pese a que ha sufrido algunos derrumbes y modificaciones –en particular “a raíz del terremoto de Lisboa de 1755”, según la Wikipedia-, el monasterio mantiene el legado de Colón cuando estuvo entre sus paredes, inmensos jardines y por supuesto en la iglesia.


Hoy es una parroquia donde continúan los frailes franciscanos, quienes abren sus puertas para ver al Colón pre-descubrimiento, un hombre enfrascado en un proyecto, con sueños y dolores de cabeza como todos.

Lo que sucedió después en América es otra historia.

Espero disfruten las fotos, pueden ver más en nuestro álbum Huelva de Flickr, nos vemos 

EL PASAPORTE DE COLÓN