Archivo de la etiqueta: Fidel Castro

Fidel Castro ha muerto a los 90 años

Cuba tras la muerte de Fidel Castro

Fidel Alejandro Castro Ruz (1926-2016) ha muerto este 25 de noviembre en La Habana, Cuba. Hace más de diez años el líder de la “Revolución cubana” dejó el poder tras casi cincuenta y su hermano Raúl Castro, quien dio la noticia anoche en la Televisión Nacional, lleva desde 2006 siendo presidente de esta país caribeño. Se ha ido en cuerpo de Cuba el hombre que dijo en 1953: “La Historia me absolverá”. Ante esta significativa ausencia en mi tierra, se me ocurren algunas preguntas.

¿Cuba tendrá una transición democrática?

De momento no.

En 2002 la Constitución cubana pasó a plasmar tras un referéndum popular el carácter socialista irrevocable del sistema político de este país. La legitimidad de esta votación es cuestionable, los cubanos sabemos que los índices de asistencia a cualquier “elección” en Cuba pasa por “la obligatoriedad de ir”, si no se pueden tomar acciones contra los ausentes en los centros de trabajo y estudio. En vigor desde 1976 la Constitución de la República de Cuba ha tenido solo dos reformas, una en 1992 tras la caída del Muro de Berlín para reforzar la “unidad nacional”, y otra en 2002 donde se declara:

“el carácter irrevocable del socialismo y del sistema político y social revolucionario por ella diseñado, así como que las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con otro Estado no pueden ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera”.

Si nos remitimos a la Constitución cubana, la democracia existe en Cuba bajo el adjetivo de “socialista” desde 1976. Entonces se declaró al Partido Comunista (PCC) como “la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”. En Cuba no están permitidas otras formaciones políticas, ni fuerzas sindicales, salvo aquellas militantes con el Estado.

¿Qué pasará en los próximos años?

Raúl Castro prometió dejar el poder en 2018 y Miguel Díaz Canel, actual vicepresidente de Cuba, es el posible sucesor en la presidencia del Gobierno. Entre las reformas llevadas a cabo por el hermano de Fidel Castro, a parte de las económicas, está la limitación en cargos públicos a 10 años consecutivos. En 2015 el menor de los Castro reiteraba su intención de dejar el cargo de presidente en 2018, pero agregaba que ya en Cuba se celebran elecciones ante quienes piden elecciones libres, con más partidos que el PCC.

En cuanto a la economía cubana, las reformas puestas en marcha desde 2012 no terminan de cuajar, si bien hay pequeños avances en cuanto a la propiedad privada, que -cosas del lenguaje “socialista”-, se llama cuentapropismo. El proyecto de la Zona de Desarrollo del Puerto de Mariel, impulsado por Brasil, termina sin encontrar los inversores necesarios para llevarlo adelante. La dualidad monetaria de Cuba continúa sin ver su fin, al menos ya se puede comprar en todas las tiendas en pesos cubanos (CUP) y en pesos libremente convertibles (CUC). Pero la realidad es que la inflación en Cuba es inmensa y quienes la visitamos -fui en mayo de 2016- no concebimos por qué es tan caro todo allá.

¿Cuál será el papel de la disidencia interna cubana?

La llamada disidencia cubana -gusanos y traidores para el Gobierno de los Castro- no es representativa en la realidad de Cuba, aunque los medios extranjeros den relevancia a figuras como Yoani Sánchez y otros muchos. Ciertamente en este país no hay una oposición real, no manchada por las donaciones y ayudas del extranjero, que en la mentalidad del pueblo cubano los ven como “unos vividores”.

Esa manera de ver a los disidentes sin dudas está influenciada por los medios en Cuba, controlados por el Estado. La escasa penetración de Internet en la isla no hace posible llegar mensajes contrarios o diferentes a la versión oficial. La implementación de puntos Wi-Fi a lo largo del país e incluso el llamado paquete semanal -una especie de intercambio de archivos clandestinos-, han abierto nuevos espacios para el debate entre los cubanos, pero son pocos los que se arriesgan a “entrar al trapo” porque pueden perder sus puestos de trabajo.  Las detenciones constantes de disidentes e incluso de periodistas independientes, no declarados contrarios al Gobierno comunista, hacen temer que tras el 17 de diciembre de 2014 no ha cambiado Cuba.

¿Qué pasará entre La Habana y Washington?

Según los analistas el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos puede ser paralizado -o retroceder- con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en enero de 2017. El republicano ha insistido en sus mitines como candidato del Partido Republicano en la Florida que exigirá más cambios al Gobierno de Raúl Castro, no obstante en los primeros cien días de su presidencia no ha incluido ninguna acción contra el 17-D. La muerte de Fidel puede servir de comodín a Trump para exigir más cambios en la isla. El embargo económico contra Cuba sigue siendo un impedimento, recalcado una y otra vez por los representantes cubanos, para la total normalización de relaciones entre ambos países. El fin del embargo, sería el fin de una de las justificaciones constante en Cuba: “la culpa es del bloqueo”.

Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado

¿Fidel Castro cumplió con sus promesas?

En el alegato de defensa tras el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en Santiago de Cuba, un joven Fidel hablaba de los seis problemas que tenía Cuba en 1953:

  1. El problema de la tierra
  2. El problema de la industrialización
  3. El problema de la vivienda
  4. El problema del desempleo
  5. El problema de la educación
  6. El problema de la salud.

La salud y la educación han sido la bandera de la Revolución cubana desde hace muchos años: la gratuidad del sistema sanitario -no exclusiva de Cuba, aunque dentro nos hicieran creer que es el único país del mundo así- y que hasta el Doctorado sea gratis en Cuba, validan que en esos aspectos Castro cumplió. En 2015 la Organización Mundial de la Salud reconocía a este país como el primero en eliminar la transmisión del VIH de madres a hijos. La educación cubana ha recibido numerosos elogios de organismos internacionales, de hecho Cuba fue el primer país de América Latina en erradicar el analfabetismo, pero después de la crisis económica de los años 90 la calidad no es la misma.

Si en un primer momento la Reforma agraria fue crucial para la Revolución cubana, actualmente el campo en Cuba ha pasado por intentos de activar la productividad de los mismos, pero ha sido en vano. La industria azucarera, que durante años fue puntera, está prácticamente desmantelada. Cuba exporta la mayoría de la comida, entre ellos el plato básico de los cubanos: arroz, que bien se podría cultivar en sus tierras. Al menos en el tema de la industrialización -para nada resuelta del todo en un país cuyo principal renglón económico en el turismo- el Gobierno aprendió de sus errores durante la época soviética y durante su acercamiento con Venezuela se ha invertido en la isla en sectores como la explotación petrolera.

La mayoría de los ciudadanos cubanos trabajan para el Estado y el resto -que está creciendo- para particulares, no obstante estos nuevos trabajos por cuenta propia no han sido suficiente para cubrir los empleos de todos los cubanos. Si bien hay una gran mayoría que trabaja en el mercado negro y cobra muchísimos más que una profesora, por poner solo un ejemplo, las últimas cifras oficiales conocidas la tasa de desempleo es solo del 4,3% en 2012. Pero ese mismo año el sindicalista cubano exiliado Joel Brito, del Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa, dijo a Martí Noticias que “en realidad debe estar cerca del 20%, una de las más altas de América Latina”.

Cuban@s definen la Revolución (II)

“La Revolución ha significado progreso, prosperidad, abrir el camino a nuevos proyectos de vida, ha significado un sistema político para un mundo mejor, cumpliendo los sueños y respetando los derechos de todos. La Revolución cubana necesita seguir cambiando para bien y por eso voy con ella hasta el final de sus días, siempre agradeceré a la Revolución la oportunidad de ser abogada, pese a ser negra. No obstante, creo que hay que mejorar las deficiencias, estimular a los profesionales para que se cumpla aquello de que a cada cual según su trabajo. No nos podemos cegar y si hay que pulir los errores”, afirmaba Kenia Echenique Mestre.

Los jóvenes cubanos definen con voz propia qué significa para ellos la Revolución cubana. Si bien estas opiniones tienen ya cuatro años, recogen el sentir general de mi generación muy agradecida con el proceso, pero ansiosa de cambios sustanciales y mayor protagonismo.


“La Revolución cubana es un gran ejemplo de los cambios que debe hacerse en una sociedad para alcanzar la igualdad social. Realizó cambios en todos los sentidos, desde adentro a todas las esferas, pues nos abrimos a nuevas tendencias y no estamos estáticos. Hoy le toca seguir cambiando y afrontar  nuevos retos para llenar las expectativas de todos.” (Yanay Amaya Hernández)

Para Erika Roque Riscart “la Revolución ha sido un cambio para mejorar todo lo que estaba mal y beneficiar a las personas, cubriendo sus necesidades básicas. Hay que ser más realistas pues hay limitaciones económicas que frustran el desarrollo del pueblo e influyen negativamente en el concepto que se tiene sobre nuestro proceso.”

“Con la Revolución nací y aquí muero”, decía entonces Aymé Ferrán Barzaga. “Lo que vivimos en Cuba no lo hay en ningún país del mundo, la Revolución siempre ha sido sincera. Nunca ha pisoteado a las personas, al contrario las ayuda a levantarse y no las mide por su posición económica, su raza o sexo. Gracias a estos 50 años hoy los cubanos somos solidarios y mejores personas.”

Todos jóvenes, todos cubanos, todos estudiantes, por entonces –finales de 2008- cursaban sus estudios en el Curso de Superación Integral para Jóvenes Mártires de Playa Baracoa, un politécnico informático, la Universidad de la Habana y la CUJAE. Ante la pregunta qué es Revolución palabras como igualdad, solidaridad y evolución se repetían.

“La Revolución ha sido un proceso único y especial, le ha dado oportunidad de desarrollo a todos, pues tenemos los mismos derechos. Aunque no es del todo perfecta, hay muchas personas que se empeñan en desprestigiarla, sin reconocer cuánto ha hecho por muchos de nosotros”, aseveraba Mileydis Pérez Pinatel.

Fernando Mojena Amaya agradecía su manera de proyectarse y ver la vida a la Revolución. “Los cambios revolucionarios influyeron en las personas y sus vidas para bien. No es perfecta y por tanto necesita cambios. Hay que sacar a la luz las deficiencias para mejorarlas, necesitamos acciones concretas para cumplir con todos los nuevos retos de este siglo.”

La Revolución es una transformación para lograr un objetivo y el nuestro ha sido la igualdad social, que palpamos hoy. Hay que aplicar la máxima «a cada cual según su trabajo» para que las personas tengan mayor nivel de pertenencia y conciencia para enfrentar nuevos cambios.” (Arthur Pérez Mujanova)

“Antes de 1959 había Revolución de pensamiento y ahora en acción”, apuntaba   Marcos Antonio Fraga Acosta, quien cree en ella “porque mira al futuro”, aunque pedía “ceder en medidas que restringen al pueblo”. Desde 2011 el gobierno cubano viene planteando una reestructuración, que si bien comenzó por cambios puramente económicos, hoy van más allá, permitiendo la salida libre del país de los cubanos.

Poco a poco, las opiniones de estos jóvenes como muchos otros cubanos, es oída por la dirección del país y dan a Cuba un nuevo significado y halo de esperanza.  Y no puedo cerrar este post, sin citar el concepto de Revolución, que el 1ro de mayo del 2000, diera Fidel Castro:


“Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.”

Si tienes un concepto de Revolución no dudes en compartirlo con nosotros, nos vemos.

Fidel Castro presenta sus memorias

Con información de Cubadebate
Fidel Castro, memorias, Cuba
FOTO: Roberto Chile
Este fin de semana, Fidel Castro Ruz presentaba en la capital cubana dos tomos de sus memorias, un libro esperado por quien quiera acercarse a la realidad e historia reciente de Cuba. Después de leerme Cien Horas con Fidel, de Ignacio Ramonet, he echado en falta un texto como este -escrito por cubanos-, que espero tener pronto en mis manos, ojalá los amigos de Cubadebate lo publiquen pronto para quienes estamos fuera de la isla. 
Precisamente de esta web reproduzco las impresiones de esta presentación que se extendió unas seis horas, nadie escribe mejor que quien ha vivido las experiencias de primera mano: 

“Buenas”, saludó alegremente Fidel al auditorio, y con esa palabra mágica se abrió en una de las salitas del Palacio de las Convenciones la presentación del libro de memorias del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo, dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco.
En el mismo tono risueño, Fidel alertó: “Van a hablarles de dos libros de los que ustedes ni han tenido noticia”. Son, en efecto, dos tomos que abren con los primeros recuerdos de la infancia del líder y cierran en diciembre de 1958, previo al Triunfo de la Revolución. Suman casi mil páginas en las “que yo tuve alguna participación”, bromea el Comandante, y ese tono distendido animó todo el encuentro, que se prolongó por casi seis horas y al menos una con el Comandante en pie saludando personalmente a un buen número de asistentes…
Fidel viste con un ligero suéter deportivo negro sobre una camisa a cuadros predominantemente azules. La expresión de su rostro refleja las emociones que le inspiran las palabras y anécdotas que van reconstruyendo los presentadores de cada tomo de esta edición, Abel Prieto, Ministro de Cultura, y Miguel Barnet, Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. A veces levanta las cejas y le brillan los ojos, como cuando Abel recuerda pasajes de la infancia en Birán, o se ríe sin más preámbulo, por ejemplo, al evocar Barnet las palabras del Che Guevara sobre el desembarco del Granma: “Fue un naufragio”.
En realidad la razón por la que esté aquí, y lo repetirá de diverso modo en el encuentro, responde a una única pregunta: “¿En qué más puedo ayudar?”. Y si hubiera que escoger una sola frase que dé una idea de a dónde nos llevará este libro  -una joya de la edición y la impresión de la Casa Editora Abril y la Imprenta Federico Engels, con fotografías y dibujos de Ernesto Rancaño, a quien se debe la portada-, quizás ayude esta que en algún momento de las conversaciones le dice a Katiuska: “Prefiero el viejo reloj, los viejos espejuelos, las viejas botas, y en política, todo lo nuevo”.
Mientras Katiuska presenta brevemente las ediciones e intervienen los presentadores, por momentos Fidel se muestra tan emocionado como nosotros, como si de pronto, tras aquel viaje apretado por las páginas de los dos libros, viera en su conjunto, “como en una película en tercera dimensión” -diría Barnet-, su propia vida. “Es que resalta todo el valor de lo que se hizo, pero lo que más me interesa es ser útil.”
Comenta que lee cientos de despachos de agencias todos los días. Literalmente devora toda la información que le llega. Sigue con particular detalle la situación en Venezuela, que este 4 de febrero conmemorará el 20 aniversario de la Rebelión militar comandada por Hugo Chávez: “Nunca nadie hizo más por el pueblo venezolano, que el Movimiento Bolivariano”, comenta.
De muchas cosas habló Fidel  con entusiasta disposición al diálogo a partir de los comentarios y preguntas del auditorio: de las admirables luchas que hoy libran los estudiantes latinoamericanos y del mundo por sus derechos; de su profunda oposición a la enseñanza pagada; de su  firme creencia en que los conocimientos adquiridos y desarrollados en nuestro país pueden multiplicar las producciones, los bienes y el nivel de vida de la sociedad, incluso en la agricultura; de lo equivocados que estábamos todos al creer que en el socialismo los problemas económicos estaban resueltos; de los Nobel que raramente premian a los que creen en un sistema social más justo; de las sorprendentes novedades de la ciencia y la tecnología: del riesgoso  gas esquisto y las fabulosas perspectivas de la nanotecnología; de las visitas de líderes mundiales y la impresión que le han causado; de Las Malvinas, “ese pedazo de tierra arrebatado a Argentina”, donde ahora los británicos pretenden extraer petróleo  y, por supuesto, de las terribles amenazas que se ciernen sobre Siria e Irán, mientras Estados Unidos y Europa pretenden convencer a Rusia con la ridícula idea de que el escudo antimisiles es para proteger a ese país de las amenazas de Irán y Corea del Norte.
Es para él imprescindible seguir al tanto de los acontecimientos, y reconocer que “ya no hay espacio solo para los intereses nacionales, si no están enmarcados en los intereses mundiales… El deber nuestro es luchar hasta el último minuto, por nuestro país, por nuestro planeta y por la humanidad”.
(+ IMPRESIONES Y FOTOS EN CUBADEBATE.CU )

Juan Pablo II de todos

El próximo 1ro de mayo, coincidiendo con el Día de los Trabajadores y aunque no sea tan relevante con mi cumpleaños, la Iglesia católica beatificará al papa Juan Pablo II, para mucho uno de los mejores en toda la historia de esta religión, sobretodo por su marcado interés en acercarse a los pueblos no solo por la palabra y la fe, sino en persona.
Para los cubanos, Karol Józef Wojtyla, más conocido como Juan Pablo II, no solo es el único pontífice que ha visitado la isla, sino el hombre que abrió una puerta más grande para las cuestionadas relaciones entre el Estado Cubano y la Santa Sede. 
A partir de 1998 en Cuba la religión católica, en los primeros años de la Revolución cubana en franco recelo con la causa de los rebeldes, volvió a jugar un papel activo en la sociedad de la isla. Muestra de ello es la liberación de los presos políticos por intervención de la Conferencia Episcopal en Cuba.
Desde que en 1959 se implantara el sistema comunista en Cuba, la principal preocupación del clero y los creyentes de la isla, así como de los representantes de la Santa Sede ha sido cómo se iba a asumir el papel del Catolicismo en un sistema que por principio no es creyente.
Cierto que en sus inicios la Revolución cubana no aceptó a la Iglesia como una institución activa dentro de la sociedad. Pero, si así fue entonces, hoy se aprecia un panorama distinto, no del todo, pero vemos como la fe cristiana ha ayudado a los cubanos en momentos difíciles como el llamado Período Especial de los años 90. El ejemplo más reciente y muestra del lugar determinante de la Iglesia en la isla, es la liberación de los presos políticos del Marzo oscuro, petición en la que España tuvo un papel decisivo.

En su más reciente discurso Raúl Castro reconoció el mérito de “la alta jerarquía de la Iglesia católica, que contribuyó con su labor humanitaria a que esta acción concluyera en armonía” y a la contribución del anterior ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos”.

Si alguien abrió al mundo los ojos hacia Cuba y demostró que la Santa Sede y el Comunismo no son incompatibles, ese fue Juan Pablo II. De la mano de Fidel Castro, el Papa hizo historia en Cuba, en una visita que recorrió parte del territoria y sirvió para la coronación de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba.

Al respecto, el sitio web Cubadebate señala que “el papa Juan Pablo II contó al actual Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, que Fidel Castro fue tal vez el presidente que se preparó más a fondo, más concienzudamente, para recibirle.”

“Bertone lo cuenta en su libro “Un cuore grande, Omaggio a Giovanni Paolo II” (Un gran corazón. Homenaje a Juan Pablo II), editado por la Librería Vaticana, que saldrá a la venta próximamente.”
“Juan Pablo II visitó Cuba entre el 21 y el 25 de enero de 1998, en un viaje histórico, en el que recorrió la isla y se entrevistó con Fidel Castro.”
Este 1ro de Mayo no solo celebraremos la habitual fecha de los trabajadores, sino la vida de un  hombre que en sus pasos terrenales ha hecho más que cualquier otro.

PARA MAYOR INFORMACIÓN VEA:

– detalles sobre la visita de Juan Pablo II a Cuba en IPS Cuba

Fidel Castro comparecerá esta tarde en la Televisión Cubana

Hoy, a las 6:30 pm -hora de Cuba-, Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba transmitirán una Mesa Redonda Especial con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, para valorar los peligrosos acontecimientos que tienen lugar en el Oriente Medio, informa el sitio Cubadebate.
Fidel, quien viene alertando en sus reflexiones sobre el peligro inminente de una guerra devastadora contra Irán, saldrá -luego de unos cuantos años alejado de las cámaras de televisión- con su sabia de hombre de futuro para alertar a la humanidad toda del gran riesgo que corremos si una guerra estalla en la era nuclear.
En sus más recientes reflexiones “El origen de las guerras”, el líder indiscutible de la Revolución cubana explica que “Obama pretende engañar al mundo hablando de una humanidad libre de armas nucleares, que serían sustituidas por otras sumamente destructivas, más idóneas para aterrorizar a los que dirigen a los Estados y lograr la nueva estrategia de impunidad total”. A lo que agrega que “los yankis creen que la rendición de Irán está ya próxima”.
Ante una situación tan tensa en el orden político internacional, que como afirmara Fidel está siendo obviada por los aires del Mundial de Fútbol, esperemos que el sentido común del ser humano por la supervivencia sea más fuerte que las ansias conquistadoras de los Estados Unidos con su lucha cada vez más injustificada contra el terrorismo.
Tengamos fe en el mejoramiento humano, aunque unos pocos se empeñen en no respetar el derecho ajeno y acabar así con la escasa paz que reina en el mundo.
*En unas fotos recientes del Comandante en Jefe Fidel Castro, difundidas por Cubadebate, se le nota con una salud estupenda compartiendo con los trabajadores del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de la capital cubana.