Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

Claves para entender qué ocurre en el Volcán de Fuego y en el Kilauea

La violenta erupción del Volcán de Fuego en Guatemala este domingo, que ha causado al menos la muerte de 100 personas y la evacuación de miles más, ha coincidido con la intensa actividad que viene registrando desde el 3 de mayo el volcán Kilauea en Hawái. Sin embargo, según especialistas del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), los dos fenómenos no tienen relación alguna. Explican que es habitual que distintas actividades volcánicas coincidan en el tiempo. “Esto es porque hay más de 1500 volcanes activos en el mundo y la geodinámica terrestre no cesa”, apunta Joan Martí, profesor de investigación del CSIC y jefe del Grupo de Volcanología de Barcelona. En cualquier caso, es difícil preverlas, coinciden los especialistas consultados.

“Las actividades de ambos volcanes son independientes y corresponden a procesos tectónicos distintos. Esto implica que no están relacionadas, a priori. Una relación genética entre ambas sería un fenómeno geológico a una escala enorme”, detalla Raúl Pérez López, científico titular y geólogo del Área de Riesgos Geológicos del IGME. Según Joan Martí, “las erupciones efusivas como la de Hawái tienen una duración mucho más larga (de semanas a meses o incluso años) que las explosivas (de pocos días a pocas semanas), como es el caso del volcán de El Fuego en Guatemala“.

Vecinos de un poblado de Guatemala durante el entierro de algunas víctimas del volcán de El Fuego.

Según los datos facilitados por el Instituto Smithsonian de EE UU, en su programa de Vulcanismo Global, solamente durante el año 2017 el Volcán de Fuego tuvo 12 procesos eruptivos con flujos de lava y piroclásticos. “El Fuego lleva estando en erupción unos 16 años, desde 2002, con una fuerte actividad durante los últimos tres años”, apunta Raúl Pérez López, científico titular y geólogo del Área de Riesgos Geológicos del IGME. “Lo que pasa es que ahora se ha recrudecido con consecuencias fatales para las localidades cercanas“, añade.

En cuanto al Kilauea, señala el especialista del IGME, ha entrado en erupción unas 54 veces durante el siglo XX y XXI, y está “científicamente” en erupción desde 1982. El archipiélago de Hawái corresponde a lo que los geólogos denominan como hot spot o punto caliente. Se trata de erupciones efusivas de magmas poco evolucionados y muy calientes y fluidos, especifica Martí. “Esto genera lavas que pueden presentar distribuciones superficiales importantes y recorrer distancias de varias decenas de kilómetros”, expone Martí. La erupción del volcán de Fuego sin embargo es de tipo explosivo. “Son magmas más evolucionados, muy ricos en gases, y más fríos y viscosos que en el caso de Hawái”, añade el experto del CSIC. De hecho, el volcán de Guatemala está ubicado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, un área con una intensa actividad.

Volcanes activos

Además de estos dos volcanes, ahora mismo están en actividad eruptiva más de 10 en todo el mundo. Entre ellos el Merapi, el Dukono y el Agung en Indonesia, el Pitón de la Fournaise en la Isla de Reunión, cerca de Madagascar, el Sakurajima en Japón, el Ambae en Vanuatu, el Langila en Papúa Nueva Guinea, el Mayón en Filipinas, el Reventador en Ecuador y el Sabancaya en Perú. “La actividad es variada, aunque la mayoría son nubes de cenizas que no tienen alto impacto en la población y que por tanto tienen menos divulgación en los medios”, especifica la jefa de la Unidad de Las Palmas de Gran Canaria del IGME, Inés Galindo Jiménez.

La mayoría de los volcanes actualmente activos están en el Cinturón de Fuego del Pacífico, “en el que se concentran varias de las zonas de subducción [donde coinciden las placas tectónicas] más importantes del planeta, y en las que se localiza una intensa actividad sísmica y volcánica”, especifica Galindo. De hecho, en Guatemala también acaba de registrarse un terremoto de magnitud 5,2 debido a la erupción. “En 1773, la que era entonces capital guatemalteca, Antigua, fue devastada por un terremoto estimado de magnitud superior a 7 grados, lo que obligó a cambiar la ubicación de la capital a la ciudad de Asunción, la actual Ciudad de Guatemala”, recuerda Pérez.

El experto del IGME insiste en que todo el Cinturón del Pacífico está lleno de volcanes muy activos y de gran poder destructivo desde Norte América hasta Chile por la subducción, o sea, la coincidencia de distintas placas tectónicas. “Si me pregunta cuál va a ser el siguiente, no sabría decirle, candidatos hay muchos. Por suerte, no entran todos en erupción a la vez”, recalca.

Diferencias entre el Volcán de Fuego y el Kilauea.

¿Cómo alertar a la población?

“Las erupciones volcánicas se intentan pronosticar con antelación suficiente como para alertar y proteger a la población y los bienes, pero el tiempo con el que avisan los volcanes a veces no es suficiente”, explica la jefa de la Unidad de Las Palmas de Gran Canaria del IGME. “Hay organismos que se encargan de hacer el seguimiento de la actividad volcánica [como elInstituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrografía en Guatemala con El Fuego] y que en función de las señales —sísmicas, geoquímicas, deformación, etc.— que registren y del conocimiento previo del volcán dan un pronóstico de la evolución de la erupción”.

En busca de antídotos contra el nuevo populismo y el nacionalismo en Europa

“El populismo no es una causa, sino una consecuencia de las políticas europeas que no han protegido a los ciudadanos ante la crisis”. Nicolás Sartorius, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, ha resumido con estas palabras el espíritu del estudio anual sobre el estado de la Unión Europea elaborado por la entidad y presentado este miércoles en Madrid. La difícil situación política de Italia, que se ha agravado con el veto del presidente de la República a un ministro de Economía euroescéptico propuesto por la coalición del Movimiento 5 Estrellas y la Liga, ha sido uno de los grandes protagonistas del debate. “El presidente de Italia, Sergio Mattarella, ha enviado un claro mensaje: Europa no se toca”, ha declarado Sartorius. En este sentido, Diego López Garrido, economista y director del informe, ha puntualizado que “Europa tiene tres grandes frentes contra los que debe actuar: el nacionalismo populista, el autoritarismo y el proteccionismo de la administración Trump”.

El líder populista, Matteo Salvini, durante una conferencia de la Liga en Italia el pasado 26 de mayo. (EFE)

“Mattarella ha echado leña al fuego”, ha criticado, por otra parte, el político socialista Josep Borrell durante la presentación que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes, en la cual participaron los autores del informe y personalidades políticas y académicas. La lectura que hace Borrell sobre la caótica situación italiana es que no se respeta al electorado y esto refuerza el sentimiento antieuropeo, que ha impulsado a los líderes populistas Luigi Di Maio y Matteo Salvini. “¿Cuál es la alternativa: llamar a un señor que representa al FMI?”, se ha cuestionado sobre la propuesta del presidente italiano de encargar al economista Carlo Cottarelli formar Gobierno. Si en algo han coincidido los ponentes es que el resultado de unas eventuales elecciones en el país transalpino en el corto plazo va a ser igual o peor del que salió de las urnas el 4 de marzo.

El estudio, elaborado junto a la institución alemana Friedrich-Ebert-Stiftung, recomienda una serie de medidas a los Estados miembros de la UE. La publicación hace especial hincapié en la dimensión social y sugiere, para la conformación de un pilar social europeo fuerte, la elaboración de leyes a escala comunitaria que garanticen la calidad del empleo, el derecho a la negociación colectiva y la creación de un instrumento financiero comunitario para impulsar políticas activas de empleo en los países más castigados por la crisis, entre ellos Italia, España y Grecia.

“La crisis ha degradado el Estado de bienestar, ha aumentado la desigualdad, ha disminuido los salarios y no ha resuelto el problema de los impuestos que recaen sobre los ciudadanos con menos recursos”, ha afirmado López. Esta sensación de abandono por parte de los electores ha calado en el resurgimiento del nacionalismo y el populismo, movimientos que han sumado más de 130 millones de votantes europeos, según ha detallado José Pascual Marco, director general para Asuntos Europeos del Ministerio de Exterior español.

Ante el reto nacionalista, tanto en Italia como en otros países (en particular los Gobiernos del Este europeo, como Polonia y Hungría), el informe recoge la necesidad de poner en marcha un mecanismo de seguimiento permanente de los valores sobre los cuales se fundó la UE, que deben perseguir las derivas antidemocráticas, xenófobas y antieuropeas. “Europa debe caminar más unida, en lo político y lo social, respetando la diversidad de cada Estado miembro y en base a los valores de la Unión”, ha insistido el director de esta séptima edición del estudio. Así mismo, la publicación insiste en que se deben dedicar recursos a contrarrestar las noticias falsas que alimentan los populismos ultranacionalistas.

Una Unión más humanitaria

“En Europa hay una pérdida de los derechos humanos, se ha retrocedido en el derecho al asilo de muchos refugiados que ahora se camuflan como simples inmigrantes cuando vienen huyendo de situaciones de crisis humanitaria”, ha apuntado Estrella Galán, secretaria general de la Comisión de Ayuda al Refugiado y una de las autoras del estudio. En este punto, el informe recoge la necesidad de un verdadero sistema europeo de asilo, basado en el respeto de los derechos humanos para dar respuesta a la actual crisis humanitaria y asumir un reparto equitativo y solidario de los refugiados entre todos los Estados. Galán ha calificado de “criminalización de la solidaridad” los recientes casos de juicios a personas que han intentado ayudar a migrantes y la hostilidad hacia las ONG que operan en el Mediterráneo.

Como balance positivo del último año en Europa, el informe destaca el Reglamento General de Protección de Datos que empezó a aplicarse el pasado 25 de mayo. También evidencia como la Unión se aleja cada vez más de las posiciones de los Estados Unidos de Donald Trump y asume el liderazgo de acuerdos como el de París y el nuclear con Irán. El estudio ha destacado notables avances en la política de Seguridad y Defensa, y ha subrayado que el europeísmo crece entre los más jóvenes, como apunta el último Eurobarómetro, que ven la necesidad de una mayor integración europea, aunque no acaben de entender cómo la Unión resolverá sus principales problemas.

(Publicado en EL PAÍS)

Eurovisión, Israel y Palestina: ¿Toy?

El sábado disfrutaba, porque bailar no puedo, con la canción ganadora de Eurovisión 2018. El sábado me alegraba por Netta y su inclusiva Toy, un alegato para acabar con el bullying. El sábado tampoco podía cacarrear, pero repito me alegraba por ella, que con su gracia y arte, alzaba el galardón. Este lunes seguía alegre por Netta, pero no podía dejar de ver con tristeza la nueva escalada de tensión en Israel contra los palestinos: más de 55 muertos y la cifra continúa ascendiendo por los heridos graves.

Este lunes sigo repitiendo en mi cerebro el estribillo: “I’m not your Toy”. Mientras veo las imágenes del desastre que ha causado el Ejército de Israel en la Franja de Gaza. La provocación venía desde el otro lado del Atlántico, el detonante Donald Trump, ese señor que con un tuit hace y deshace a su antojo, al mejor estilo troll, pero que hasta Jerusalén no fue. Él mejor desde casa, desde la Casa Blanca. Allí estuvo la Primera Hija del Señor Presidente de los Estados Unidos, quien con el simple reconocimiento de la Tierra Sagrada como capital de Israel y la apertura de embajada estadounidense en este territorio, donde confluyen y fluyen tantas religiones, ha provocado la ira de cientos de palestinos.

Netta no tiene culpa de haber nacido en Israel. Ella no es un juguete y nosotros tampoco. Los ciudadanos israelíes no son Benjamín Netanyahu. El arte se involucra en política sólo si el artista quiere. El mensaje de ella era claro: inclusión, aceptación, aunque su país predique todo lo contrario.

Netta me sigue alegrando el día y yo no me siento culpable por oírla a ella o a cualquier otro artista que venga de un país con prácticas poco democrática y cuestionables. Israel no ha llevado a buen término su situación en el Medio Oriente, los extremistas israelíes no se han hecho hueco en la zona y han marginado al pueblo palestino.

Israel no es Netta, aunque ella haya representado a Israel. Estados Unidos no es Trump, aunque sus políticas y pasos dados en la región sean cuestionables. La ‘trumpada’ de salir del pacto nuclear con Irán, su discurso retrógrado contra las minorías, antiinmigrante, hasta este gesto de poner la embajada de ese país en Jerusalén justo hoy cuando se cumplen 70 años del establecimiento de Israel y casi los mismos del expolio a los palestinos, no representa a los ciudadanos de Estados Unidos. Ni a muchos de los estadounidenses.

‘Día a Día’ sin y con #Cuba 🇨🇺

Si hay algo que nos une a quienes estamos lejos de Cuba, o de nuestro país de origen, es la nostalgia. Esa que se va con el tiempo, que se aprende a aceptar, que quienes somos cubanos llamamos “gorrión”, tal vez por los sollozos que nos produce pensar en nuestra tierra durante los primeros años. Hasta que convivimos con ella y solo en contadas ocasiones sale a relucir, como cuando hacemos maratón de una serie como ‘Día a Día’ o ‘One Day At A Time’, disponible en Netflix.

‘Día a Día’ tiene todos los ingredientes para conquistar a quien disfruta de la comedia inteligente, que traspasa el chiste fácil – aunque los tiene y muchos- para adentrarse en la crítica social. Este remake de Netflix, que recupera el espíritu de una sitcom de 1975, se centra en una familia cubana que vive en Estados Unidos. Ellos viven allá, pero viven con la eterna añoranza de volver a casa, aunque sea por un día, y aunque Cuba no siga siendo aquella que dejamos atrás en 2010 o cuando triunfó la Revolución de Castro, como le sucedió a una de las protagonistas: Lydia.

Aunque en la serie ninguno de los protagonistas es cubano, el espíritu, los estereotipos y la alegría de quienes nacimos en Cuba se deja sentir a cada minuto. Esa frase de “Cuba y Puerto Rico son dos alas de un mismo pajaro” tiene todo el sentido cuando la puertorriqueña Rita Moreno encarna a la matrona de la casa. A una cubana de pies a cabeza que se levanta a ritmo de salsa y vive cada paso como si nunca se hubiese ido de la isla.

La serie engancha porque va más allá de los cliché de Cuba, se adentra sin tapujos en la realidad de los inmigrantes en un país gobernado ahora por ese señor, Donald Trump, que quiere cerrar fronteras, cuando Estados Unidos siempre ha acogido a quienes se sentían rechazados en su tierra. Y les ha dado oportunidades sin mirar el pasaporte. Mi propios padres han reiniciado su vida pasados los 50 en territorio estadounidense y han podido crecer como hacen los personajes de ‘Día a Día’.

En esta serie se disfrutan los 30 minutos que duran sus capítulos porque se va de la carcajada fácil a la realidad más cruda: depresión, sexualidad, soledad, desamor. Todo cabe en esta producción de Netflix que al menos a mí como cubano me ha dejado con muy buen sabor de boca y más de una lágrima.

Cuba se extraña,

Cuba se supera,

Cuba se lleva dentro

Y sigue con nosotros a cada paso.

Fidel Castro ha muerto a los 90 años

Cuba tras la muerte de Fidel Castro

Fidel Alejandro Castro Ruz (1926-2016) ha muerto este 25 de noviembre en La Habana, Cuba. Hace más de diez años el líder de la “Revolución cubana” dejó el poder tras casi cincuenta y su hermano Raúl Castro, quien dio la noticia anoche en la Televisión Nacional, lleva desde 2006 siendo presidente de esta país caribeño. Se ha ido en cuerpo de Cuba el hombre que dijo en 1953: “La Historia me absolverá”. Ante esta significativa ausencia en mi tierra, se me ocurren algunas preguntas.

¿Cuba tendrá una transición democrática?

De momento no.

En 2002 la Constitución cubana pasó a plasmar tras un referéndum popular el carácter socialista irrevocable del sistema político de este país. La legitimidad de esta votación es cuestionable, los cubanos sabemos que los índices de asistencia a cualquier “elección” en Cuba pasa por “la obligatoriedad de ir”, si no se pueden tomar acciones contra los ausentes en los centros de trabajo y estudio. En vigor desde 1976 la Constitución de la República de Cuba ha tenido solo dos reformas, una en 1992 tras la caída del Muro de Berlín para reforzar la “unidad nacional”, y otra en 2002 donde se declara:

“el carácter irrevocable del socialismo y del sistema político y social revolucionario por ella diseñado, así como que las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con otro Estado no pueden ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera”.

Si nos remitimos a la Constitución cubana, la democracia existe en Cuba bajo el adjetivo de “socialista” desde 1976. Entonces se declaró al Partido Comunista (PCC) como “la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”. En Cuba no están permitidas otras formaciones políticas, ni fuerzas sindicales, salvo aquellas militantes con el Estado.

¿Qué pasará en los próximos años?

Raúl Castro prometió dejar el poder en 2018 y Miguel Díaz Canel, actual vicepresidente de Cuba, es el posible sucesor en la presidencia del Gobierno. Entre las reformas llevadas a cabo por el hermano de Fidel Castro, a parte de las económicas, está la limitación en cargos públicos a 10 años consecutivos. En 2015 el menor de los Castro reiteraba su intención de dejar el cargo de presidente en 2018, pero agregaba que ya en Cuba se celebran elecciones ante quienes piden elecciones libres, con más partidos que el PCC.

En cuanto a la economía cubana, las reformas puestas en marcha desde 2012 no terminan de cuajar, si bien hay pequeños avances en cuanto a la propiedad privada, que -cosas del lenguaje “socialista”-, se llama cuentapropismo. El proyecto de la Zona de Desarrollo del Puerto de Mariel, impulsado por Brasil, termina sin encontrar los inversores necesarios para llevarlo adelante. La dualidad monetaria de Cuba continúa sin ver su fin, al menos ya se puede comprar en todas las tiendas en pesos cubanos (CUP) y en pesos libremente convertibles (CUC). Pero la realidad es que la inflación en Cuba es inmensa y quienes la visitamos -fui en mayo de 2016- no concebimos por qué es tan caro todo allá.

¿Cuál será el papel de la disidencia interna cubana?

La llamada disidencia cubana -gusanos y traidores para el Gobierno de los Castro- no es representativa en la realidad de Cuba, aunque los medios extranjeros den relevancia a figuras como Yoani Sánchez y otros muchos. Ciertamente en este país no hay una oposición real, no manchada por las donaciones y ayudas del extranjero, que en la mentalidad del pueblo cubano los ven como “unos vividores”.

Esa manera de ver a los disidentes sin dudas está influenciada por los medios en Cuba, controlados por el Estado. La escasa penetración de Internet en la isla no hace posible llegar mensajes contrarios o diferentes a la versión oficial. La implementación de puntos Wi-Fi a lo largo del país e incluso el llamado paquete semanal -una especie de intercambio de archivos clandestinos-, han abierto nuevos espacios para el debate entre los cubanos, pero son pocos los que se arriesgan a “entrar al trapo” porque pueden perder sus puestos de trabajo.  Las detenciones constantes de disidentes e incluso de periodistas independientes, no declarados contrarios al Gobierno comunista, hacen temer que tras el 17 de diciembre de 2014 no ha cambiado Cuba.

¿Qué pasará entre La Habana y Washington?

Según los analistas el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos puede ser paralizado -o retroceder- con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en enero de 2017. El republicano ha insistido en sus mitines como candidato del Partido Republicano en la Florida que exigirá más cambios al Gobierno de Raúl Castro, no obstante en los primeros cien días de su presidencia no ha incluido ninguna acción contra el 17-D. La muerte de Fidel puede servir de comodín a Trump para exigir más cambios en la isla. El embargo económico contra Cuba sigue siendo un impedimento, recalcado una y otra vez por los representantes cubanos, para la total normalización de relaciones entre ambos países. El fin del embargo, sería el fin de una de las justificaciones constante en Cuba: “la culpa es del bloqueo”.

Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado

¿Fidel Castro cumplió con sus promesas?

En el alegato de defensa tras el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en Santiago de Cuba, un joven Fidel hablaba de los seis problemas que tenía Cuba en 1953:

  1. El problema de la tierra
  2. El problema de la industrialización
  3. El problema de la vivienda
  4. El problema del desempleo
  5. El problema de la educación
  6. El problema de la salud.

La salud y la educación han sido la bandera de la Revolución cubana desde hace muchos años: la gratuidad del sistema sanitario -no exclusiva de Cuba, aunque dentro nos hicieran creer que es el único país del mundo así- y que hasta el Doctorado sea gratis en Cuba, validan que en esos aspectos Castro cumplió. En 2015 la Organización Mundial de la Salud reconocía a este país como el primero en eliminar la transmisión del VIH de madres a hijos. La educación cubana ha recibido numerosos elogios de organismos internacionales, de hecho Cuba fue el primer país de América Latina en erradicar el analfabetismo, pero después de la crisis económica de los años 90 la calidad no es la misma.

Si en un primer momento la Reforma agraria fue crucial para la Revolución cubana, actualmente el campo en Cuba ha pasado por intentos de activar la productividad de los mismos, pero ha sido en vano. La industria azucarera, que durante años fue puntera, está prácticamente desmantelada. Cuba exporta la mayoría de la comida, entre ellos el plato básico de los cubanos: arroz, que bien se podría cultivar en sus tierras. Al menos en el tema de la industrialización -para nada resuelta del todo en un país cuyo principal renglón económico en el turismo- el Gobierno aprendió de sus errores durante la época soviética y durante su acercamiento con Venezuela se ha invertido en la isla en sectores como la explotación petrolera.

La mayoría de los ciudadanos cubanos trabajan para el Estado y el resto -que está creciendo- para particulares, no obstante estos nuevos trabajos por cuenta propia no han sido suficiente para cubrir los empleos de todos los cubanos. Si bien hay una gran mayoría que trabaja en el mercado negro y cobra muchísimos más que una profesora, por poner solo un ejemplo, las últimas cifras oficiales conocidas la tasa de desempleo es solo del 4,3% en 2012. Pero ese mismo año el sindicalista cubano exiliado Joel Brito, del Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa, dijo a Martí Noticias que “en realidad debe estar cerca del 20%, una de las más altas de América Latina”.

Lo poco que sé del mundo y de mí (II ¿y final?)

La igualdad no puede ser utopía a la que acuden los movimientos sociales o de izquierdas en sus discursos, la igualdad debería ser la base de todas las políticas a nivel global: entre hombres y mujeres, entre ricos y pobres, entre negros y blancos, entre los europeos que integran esta Comunidad, que se sigue perfilando económica en detrimento de la igualdad de todos sus ciudadanos o el pueblo europeo, ¿por qué no? y entre aquellos que tocan a sus fronteras, huyendo de la guerra.

Ante la igualdad quienes nos gobiernan continúan preocupados más por cómo va la economía del país, que no las economías familiares; en vez de apoyar las oportunidades de igualdad, países como Hungría se empeñan en construir fronteras reales a quienes vienen huyendo de una guerra que lleva años para vergüenza de todos. No hay igualdad en hechos, solo se quedan en palabras como los Objetivos de Desarrollo del Milenio cuya fecha de vencimiento era este año 2015 y los países integrantes de la ONU han tenido que reescribir y aplazar sus metas, por estar perdidos en sus propios ombligos, en sus propios problemas, mientras todo un continente, África, no conoce aún del todo el significado de las palabras igualdad, derechos o crecimiento.

el #Pensador sin #cabeza #graffiti #Sevilla

Desde las Naciones Unidas, y mucho antes de su creación en los intentos regionales europeos, se ha visto la necesidad del hombre de tener un organismo internacional que vele por los intereses de todos y cada uno de los hombres, mujeres y niños del mundo. La educación, la salud, el nivel de vida y otros indicadores que han ido evolucionando desde lo netamente económico a medir algo tan relativo como la felicidad o el índice de desarrollo humano, constatan que la ONU cumple su objetivo en parte, al menos en lo que constatar los problemas y sus soluciones se refiere, recordemos que la pertenencia a este organismo no es obligatorio, ni sus resoluciones vinculantes del todo.

Un ejemplo claro es las votaciones que hace más de diez años se vienen haciendo a favor de que Estados Unidos elimine el bloqueo o embargo económico a Cuba, aun vigente aunque en los últimos años solo se opongan el propio gobierno estadounidense y otros dos naciones. Tal vez, con el nuevo escenario abierto entre ambos países el pasado 17 de diciembre de 2014 los habitantes de mi país, puedan salir adelante sin tener que cargar a sus espaldas los errores de la clase gobernante.

Como periodista no me quedo impasible ante tantas injusticias en el mundo, incluso a la utilización que hacen muchos medios de comunicación de la tragedia ajena como el caso de los refugiados sirios en las fronteras europeas, donde han pasado de constatar una cruda realidad a convertirse en un reality show que todos los días tiene una historia nueva y morbosa para vender. En particular con los refugiados sirios, no me dejo de cuestionar por qué tanto énfasis este pasado verano cuando todos los años en esta estación llegan al Mediterráneo migrantes de cualquier punto de África huyendo de guerras, hambre y el ínfimo nivel de vida de sus países. La situación en Siria es caótica, lo repito: tendrían que haber mediado hace tiempo para no llegar a este punto, pero no son solo los sirios, es todo un continente constantemente olvidado que no sabe para dónde tirar ante la indiferencia.

Todos los días me mantengo informado de cuánto sucede en el mundo, a través de la web, de la televisión, de cualquier medio para tratar de comprender algo qué sucede en el mundo. Mi lector de noticias electrónicos está lleno de artículos que a veces no me da tiempo de leer con el interés que precisan noticias como las que llegan de Siria, el nuevo acuerdo de paz entre Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a punto de ser firmado, por supuesto cómo va el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos por ser un tema que me toca de cerca y en particular porque después de dos años de intenso debate a puertas cerradas, sin que nadie se enterara, aunque el New York Times sacara sendas editoriales antes del anuncio definitivo del 17 de septiembre, me parece que estamos en la etapa de ir escena a escena como una gran obra de teatro donde ya todo está planificado, pero que tiene que jugar con las sensibilidades creadas durante más de cincuenta años de enemistad entre ambos países para tener contentos a los que están en La Habana y su contraparte de Miami, a los países bolivarianos y a los republicanos.

Nunca he ayudado con mis propias manos en un país necesitado del mundo, es una enseñanza de vida pendiente. No me considero especialista en ninguna temática en específico, aunque mis 22 años en Cuba donde llegué incluso a colaborar en un periódico de tirada nacional, Juventud Rebelde, algún merito me dan sobre la realidad de mi tierra y cómo funcionan los medios de comunicación allá, cómo obvian a una masa de la población, la más critica con el gobierno y como endulzan hasta el hartazgo la realidad aunque el día a día de quienes leen sus líneas le digan lo contrario. Soy, como cualquier otra persona, presa fácil de dejar las cosas a un lado, principalmente cuando el tema no es de mi interés, pero las relaciones internacionales, los derechos humanos y sobre todo el respeto que debe mediar entre quienes componemos un mundo tan diverso y heterogéneo, es una pasión que no conoce de hartazgo y por la cual no me canso de leer, ver, sentir.

Como dijera Sócrates: “solo sé que no sé nada”. Espero en un futuro saber más, entender más para tratar desde el periodismo hacer ver a todos cuán necesitados del otro y conectados estamos en el mundo.

NOTA: Lo presente fue escrito a inicios de octubre de 2015 como carta de presentación para el Máster Oficial en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), que comienzo en noviembre de este año.

Personas, apuntes sobre Siria y la migración

Cada verano los medios de comunicación en España recurren a un tema fetiche que repiten hasta el hartazgo, casi siempre uno nacional y otro internacional acorde con la agenda setting. Este 2015 junto al manido y “decisivo”, según algunos, Cataluña, todos pusieron su mirada también en la migración de los sirios hacia Europa, una ola de personas huyendo de su país en busca de una mejor vida o para ser claro: millones de hombres, mujeres, niños y ancianos obligados a salir de un país en guerra para sobrevivir, aun cuando se enfrentaban a las mafias de trata de personas, difíciles trayectos por tierra y mar, y por último con la intolerancia de muchos en el Viejo Mundo que prefieren mirar a un lado ante la desgracia ajena.

La maquinaria mediática este verano con la migración de Siria, esa que huye de Bashar Al-Asad, siguió minuto a minuto el periplo de los refugiados desde las costas de África hasta su llegada y trayecto por el continente europeo. Todos los ojos, todas las lentes, hacia los sirios y sirias, al parecer el único país de África que está en guerra, las únicas personas que huyen de un dictador, del hambre, de las pésimas condiciones de vida. Y sí, ciertamente, los sirios merecen una atención especial de Europa y de todo el mundo, pero tanto la atención como las medidas para evitar que las personas salgan huyendo de la guerra, llegan tarde, unos cuatro años tarde en los que los organismos internacionales solo se han llenado la boca en reclamar un acuerdo en la región, pero no han mediado, si no que han armado a facciones en contra del presidente sirio, han llevado a sus egos de superpotencias un tema ajeno sin importarle la vida de los sirios, en un cruento enfrentamiento donde Estados Unidos quiere una cosa, Rusia y China, lo contrario, y los habitantes de Siria solamente vivir.

El verano es una época propicia para la migración, cada año los medios hablan de la llegada masiva de personas a las costas del Mediterráneo, recuerdo que el año pasado el cuenta gota era casi diario de 3 mil personas, y sin embargo el despliegue informativo entonces no llegaba a los sendos bloques informativos de 3 a 5 noticias diarias en los canales de televisión o los especiales en la prensa escrita de más de una página. Pero este 2015 Europa al parecer se ha visto desbordada, según los propios medios, por más de un millón de migrantes, de ellos más de la mitad de Siria. A los que se agregan según el diario El País: “Eritrea, con uno de los regímenes más opresores del mundo, y Afganistán, inmerso en una guerra que dura más de una década”, como “los países de origen de quienes llegan en patera por el Mediterráneo”.

Siria-guerra-muertos-huidos-refugiados_MDSVID20140315_0025_17

Como se puede ver no son solo los sirios quienes están huyendo de la guerra, es todo un continente que seguirá huyendo cada año de países con gobiernos fallidos, dejados a la mano de los llamados hombres de la guerra, del hambre, la miseria y sin cubrir las necesidades más básicas del ser humano como la salud, la educación y en fin, la vida digna. Este verano, y lo digo sin temor a equivocarme, los medios han puesto su lupa en Siria para acabar de una vez y por todas con la guerra en dicho país, pero sobre todo con Bashar Al-Asad, y de paso con la credibilidad internacional de Rusia y China que en su momento se opusieron a acciones armadas en dicho territorio. Ahora, ya no se está luchando solo entre los sirios pro-gubernamentales y los rebeldes, sino que el autodenominado Estado Islámico está allí en escena, con sus inhumanos métodos de entender El Corán e imponer la yihad, alimentado a su vez por enemigos de Occidente como Al-Qaeda.

La realidad de Siria no es ahora, lo mismo que en 2011 cuando empezaron esta Guerra Civil que ya ha costado la vida a miles de personas y el desplazamiento de más de siete millones. Los organismos internacionales y los medios, pueden querer buscar culpables en dicho país, y hacernos creer que con su destitución, como con el ahorcamiento de Sadam Hussein se va a resolver de una vez y por todas la situación de Siria. Ojalá fuera tan fácil, como pudo haber sido hace cuatro años. Esperemos que actúen de una vez y por todas, coordinados tanto Estados Unidos con Rusia, e incluso hasta con China, aunque parezca imposible, para mermar definitivamente el peligro real que supone el autodenominado Estado Islámico.