Archivo de la etiqueta: Declaración del 99%

Congreso fantasma

Como era de esperar, el Congreso donde se ratificaría la Declaración del 99% es fantasma en Google y en muchos medios de comunicación occidentales. La cita prevista en Filadelfia del 2 al 4 de julio no aparece ni en los centros espirituales, como dice un dicho cubano, al parecer hay mucho que decir de otros lares del mundo para preocuparse por quienes están en contra del sistema en el seno de los Estados Unidos.
En este blog estuvimos todo junio debatiendo e informando de la Declaración del 99 %, por entonces inconclusa, pero ya en la página oficial de este movimiento -compuesto no solo por los de Ocupa, sino por más hombres y mujeres dispuestos a cambiar el sistema estadounidense- se puede leer Nueva Declaración del 99%. (El texto íntegro está en inglés)
Soy incapaz de constatar si se desarrolló o no la asamblea convocada para los 435 delegados electos o el Congreso Continental 2.0 previsto también en la misma fecha, no imaginan cuánta impotencia me inunda ahora y es que solo la televisora rusa RT, en su versión en español, hace alusión a la cita y no la da por hecha. 


http://actualidad.rt.com/static/jwplayer/player.swf
Bajo el título “OWS celebra el Día de la Independencia con una asamblea nacional” informan que se esperaban cerca de 1500 activistas en las inmediaciones de la ciudad de Filadelfia y apuntan que las fuerzas del orden de la ciudad se están preparando para el evento de una manera muy activa. “El movimiento puede ser muy impredecible en su desarrollo”, dijo el jefe policial Kevin Bethel, agregando que la naturaleza de estas protestas, que no tienen líder, presenta un desafío para las fuerzas de seguridad.
Hasta ahí la única nota que he encontrado sobre la asamblea en Internet, no sé si a Google le pidieron callar todas las voces sobre el tema, no sería la primera vez, ni la última, lo cierto es que al revisar la nueva declaración del 99% nos encontramos temas nuevos como el relacionado con Puerto Rico:
Aunque no solicitaron la independencia de este territorio, e incluso la condenaron, si exigieron “una resolución declarativa de la Corte Suprema de los EE.UU. para los ciudadanos que residen en Puerto Rico y los cuatro territorios de Estados Unidos llamados “casos insulares”. Exigen reformas fiscales para el tratamiento de los ciudadanos de Puerto Rico y el Distrito de Columbia como si fueran ciudadanos de cualquier otro estado.
También desde el Congreso piden al gobierno de los Estados Unidos que pongan fin a los monopolios de comunicación, que “es una amenaza existencial para la libertad de pensamiento y expresión” en este país. Con este fin solicitan “financiar y autorizar la División Antimonopolio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos “. 
No olvidan a los inmigrantes, una de las minorías que desde un principio ha apoyado este movimiento, aunque solo se quedan en la llamada Ley Dream que ayuda a los jóvenes inmigrantes, quienes se supone obtendría la ciudadanía estadounidense de estar estudiando o formando parte del ejército de dicho país.
Así mismo, insisten en la creación de nuevos tratados, leyes y reglamentos para asegurar la libertad en Internet, “todas las personas puedan usar y expresarse sin interferencias gubernamentales”. 
Es una vergüenza que un congreso de este tipo, no haya sido cubierto por ningún medio, a no ser ellos mismos, ahora uno se da cuenta que todos los poderes duermen juntos, hasta la prensa, el llamado Cuarto Poder desde Watergate, a caído en el juego sucio de taparse unos a otros y en ella no hay cabida para ninguna crítica al sistema. Superficiales sí, de esas que tapan la herida hoy y mañana no se explican por qué están infectados. Una lástima, en serio.

Declaración del 99%http://www.scribd.com/embeds/99613858/content?start_page=1&view_mode=list&access_key=key-d8szrp0en9rxbwx14d3

99%: paz mundial y derechos humanos

Las fronteras de Estados Unidos serían muy estrechas tanto para este movimiento, como lo han sido para sus representantes políticos durante años. El 99 % exige poner fin a las guerras perpetuas con fines de lucro, dejando solo el personal necesario en zonas geopolíticas de acuerdo a la situación actual y no a momentos pasados como la Guerra Fría en Europa, Corea del Sur, Japón, Australia y Cuba.


“Estados Unidos se ha involucrado en una guerra tras otra, para después descubrir que los pretextos invocados para entrar en estas guerras eran falsas o exageradas. El objetivo de la guerra en un estado controlado por una empresa es generar beneficios para las industrias militares del Complejo Industrial y de otro tipo y las personas que se benefician directa e indirectamente cuando los seres humanos se matan entre sí.”

En el año 2020, prevé este movimiento, podrá reducirse el número de armas nucleares con que cuenta Estados Unidos. La retirada de las tropas americanas de Afganistán es otra de sus peticiones, así como la atención médica, mayor cuidado y compromiso con los veteranos de guerra que según las cifras se suicida uno cada 80 minutos.

Pero, los ánimos de lucro no solo causan guerras, sino también la destrucción del medio ambiente y con él de nuestro planeta. El 99 % llama al gobierno a sancionar a quienes de manera intencionada o no causan daño a ecosistema protegidos o cualquier otro hábitat natural. El efecto invernadero y muchos otros cambios en la naturaleza ya está probado científicamente que es por la acción desmedida del hombre.

“Los seres humanos han causado la extinción de cientos, si no miles de especies a través de la sobreexplotación, la contaminación, la destrucción del hábitat, la introducción de nuevos depredadores y competidores de alimentos, con la caza y otras influencias.”

Con la irrupción de Internet en nuestra vida desde la década de los 90 del pasado siglo, nuevas vías de comunicación y por tanto de libertad de expresión fueron encontrando camino en este mundo de 1 y 0. Las redes sociales han sido el aglutinador indiscutible de todas las personas interesadas en cambiar el panorama mundial y si no fuera por ellas el 99 % hubiera quedado en un memorable lema.

Los gobiernos y las grandes industrias del entretenimiento, temen por su integridad, los primeros como órgano dirigente y los otros por la pérdida de sus ganancias. Pero como hemos visto que unos dependen de otros para su impunidad, las intenciones de censurar Internet tanto en Estados Unidos como en otros muchos países, incluida la Unión Europea, han sido diversas y siempre han encontrado el rechazo de los ciudadanos.

El 99 % condena el robo de la propiedad intelectual y la piratería en línea, pero teniendo en cuenta que casi todo se encuentra en manos de seis grandes transnacionales de la comunicación exigen la liberalización de los contenidos, siempre previa autorización de quienes los hayan creado –personas, no instituciones-.

“Creemos que la Internet y sus tecnologías relacionadas son propiedad conjunta y el trabajo producto de la humanidad, y como tal, no debe ser censurado sin el consentimiento de las personas que utilizan y contribuyen a su vitalidad.” Por tanto, el movimiento demanda la derogación de leyes recién aprobada conocida como SOPA, Ley de la piratería en línea, y PIPA, Ley de Protección de IP. Ambas reducirían la utilización libre de la red, llegando incluso a cancelar la cuenta de Internet por utilizar material con derecho de autor.

Con los incidentes del 11 de septiembre de 2011, el gobierno estadounidense aprobó una serie de leyes, como la Ley Patriota y la Ley de Defensa Nacional, con las cuales se violan derechos civiles de ciudadanos. Esta última puede requerir a cualquier persona sin tiempo indefinido y sin contacto con familiares y amigos, solo bajo la sospecha de ataque terrorista. Así el Estado podría quitarse de en medio personas non gratas que pueden llegar a ser juzgadas por juzgados militares.

“La Ley Patriota ha permitido el aumento de la vigilancia de los ciudadanos estadounidenses y ha permitido a la CIA acceder,  sin consentimiento o previa notificación, a los informes de crédito confidenciales, registros escolares, registros de comunicación, la actividad de Internet y otra información personal.” El 99 % solicita al gobierno la derogación de aquellos artículos de estas leyes que limitan los derechos civiles de la ciudadanía.

Este movimiento no solo se preocupan por quienes caminan libremente en los Estados Unidos, también por aquellos que están bajo rejas en el país con la cifra más alta de presos en el mundo, más de dos millones de personas en las cárceles y en total unos siete millones bajo vigilancia policial. El 99 % condena el negocio que se oculta tras las cárceles de los Estados Unidos y la falta de reinserción social con estos ciudadanos.

Lo más preocupante es que los jóvenes son quienes más sufren la prisión preventiva por causas de drogas. En su último punto expresan: “el almacenamiento en masa de personas que sufren de enfermedades de adicción y trastornos mentales o emocionales es inmoral y contraproducente, excepto  por la industria de las prisiones privatizadas, las agencias gubernamentales y contratistas, ya sea para justificar sus ganancias o presupuestos anuales, encarcelan a delincuentes no violentos por casos de droga.” Además, condenan la falta de representación legal para las minorías y los pobres.

99%: la economía a debate

Si no hubiera sido por la crisis económica, aún muchos estaríamos callados o de acuerdo con el actual sistema, aunque siempre nos quede la espinita de la desigualdad por dentro. La quiebra de los bancos ha llevado a naciones enteras a la bancarrota y Estados Unidos no ha sido la excepción, eso sí lograron recuperarse –aún caminan en la cuerda floja- a costa de familias enteras sin trabajo, sin ganancias y sin muchas otras necesidades para vivir en el país de las maravillas.

En este entuerto de crisis económica, donde aún se desconocen a ciencia cierta quienes han sido los culpables y continúan corriendo las culpas de un sitio a otro, las grandes fortunas estadounidenses siguen con todos sus privilegios intactos o mejor dicho sin pagar los impuestos millonarios de acuerdo a cuánto tienen, cobran y gana en suelo norteamericano.


El 99 % pide en esta declaración que “cualquier empresa o entidad que hace negocios en los Estados Unidos y genera ingresos de ese negocio en los Estados Unidos se queda plenamente gravada en nuestro país, sin consideración del domicilio social.” Así en la petición número 5 solicitan que quienes más tengan, más paguen y se acabe con los paraísos fiscales o la justificación de no estar registrados en territorio norteamericano.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos no tomará en cuenta que una persona pague impuestos en otro país, cuando haya obtenido ganancias en cualquier sitio de E.E.U.U, mientras las empresas que creen empleos serán beneficiadas por el Código Tributario, pero sancionadas en caso de incumplimiento. Con estas medidas esperan reducir la deuda nacional de 15 billones de dólares americanos a un porcentaje sostenible del PIB en 2020.

“Exigimos una investigación inmediata por parte del Departamento de Justicia sobre las prácticas de los posibles criminales de la Bolsa de Valores y la industria bancaria, que condujo directamente a la caída de los mercados, respaldados por hipotecas de fraude de valores y crisis hipotecaria…” plantean en la declaración.


 El 99 % va más allá y solicita una revisión y reforma a la Reserva Federal, una investigación a corto y largo plazo de los beneficios de la eliminación esta institución que pasaría a ser un banco público, no tutelado por ningún partido político, pues según ellos la opinión generalizada es que la burbuja inmobiliaria que hizo estallar la crisis fue por la mala gestión de la Reserva Federal.

99%: educación, salud y trabajo para todos

Una de las grandes carencias de la sociedad estadounidense es su sistema sanitario, o mejor dicho la falta de uno que no sea excluyente, si no para todos los ciudadanos. El 99 %, como parte mayoritaria de quienes sufren estas carencias, solicita un cuidado médico asequible a todos.


El sistema de educación pública estadounidense –en palabras de este movimiento- es un rotundo fracaso, por tanto proponen reformar la enseñanza sin escatimar recursos tanto en la preparación de los estudiantes, siendo incluso posible contratar especialistas en el extranjero, y con salarios para los profesores iguales a los del sector privado.

Los estudiantes universitarios tienen una deuda que asciende al billón de dólares americanos y en momentos como estos, cuando no hay trabajos ni para quienes trabajaban, los bancos continúan cobrando un 6 % de intereses. El 99 % recomienda una reducción al 2 % o inferior, de acuerdo con la situación económica de las familias y en un ámbito donde la educación no asegura un trabajo. Para prevenir las deudas impagables de los estudiantes solicitan también un recargo en las transacciones financieras, similar a los que cobran los bancos a sus consumidores.

Este movimiento va a más: “a los no ciudadanos que obtengan su educación en los Estados Unidos se le debe proporcionar una vía acelerada hacia la ciudadanía para que las inversiones realizadas en estos estudiantes permanezca en el país.”

Siguiendo esta línea, mucho antes de que apareciera el 99 %, el Apóstol Nacional de Cuba, José Martí, conocedor y crítico con la realidad americana y en particular cuánto sucedía en Estados Unidos, dijo en una ocasión: “El hombre tiene que sacar de sí los medios de vida. La educación, pues, no es más que esto: la habilitación de los hombres para obtener con desahogo y honradez los medios de vida indispensables en el tiempo en que existen, sin rebajar por eso las aspiraciones delicadas, superiores y espirituales de la mejor parte del ser humano.”

Otra de las peticiones del 99 % es el empleo para todos los estadounidenses. Según las cifras que presentan uno de cada cuatro niños en los Estado Unidos vive en la pobreza, el 8,6 % de los ciudadanos son desempleados, el 16, 2 % son subempleados y una cifra indeterminada ha desistido de buscar empleo. En una nación donde no se trabaja, no se come, no se vive y simplemente no se contribuye a la rehabilitación de la delicada infraestructura casi al borde de la quiebra.

Con este fin, el 99 % llama a crear empleo en territorio estadounidense, no en otros países como la India o China donde se pagan salarios infrahumanos. El Estado debe velar porque la mitad o más de los 151 millones de americanos en la pobreza salgan de esa paupérrima situación y si es posible invertir nuevamente en productos de uso diario que se exportan de otras regiones. Así mismo, las empresas extranjeras que no paguen salarios adecuados a los ciudadanos o cualquier otra persona en suelo estadounidense, deben ser sustituidas por empresas nacionales que respeten las divisas y los acuerdos comerciales.

Estas ideas, sin dejar de hablar de la competencia y el mercado, podrían sonar a comunismo en el 99 %, razón por la cual algunos medios aseveran que detrás del movimiento están las ideas de izquierda desaparecidas “supuestamente” durante los años de la Guerra Fría. No creo que por exigir la igualdad ciudadana, una educación digna y mayor acceso de todos a puestos de trabajos, estemos ante un movimiento de la hoz y el martillo. El cristianismo también habló de igualdad y el marxismo no aceptaba la religión, aunque no todo es blanco y negro.

El 99 % es un movimiento progresista que recoge el sentir de toda una generación que ha visto hipotecado su futuro por generaciones. En este sentido, exigen la refinanciación de las deudas hipotecarias contraídas durante la burbuja inmobiliaria y, como el gobierno ayudó a los bancos a salir de la falta de liquidez con dinero público, los bancos junto a comisiones no partidistas deberán reestructurar el sistema a fin de ayudar con nuevos préstamos directos.

99%: dirigir es servir a la Patria, no carrera

“No es la forma de gobierno lo que constituye la felicidad de una nación, sino las virtudes de los jefes y de los magistrados.”
Aristóteles

Para nadie es un secreto que la política se ha convertido en una carrera ¿fácil? –no creo-, pero sí fácil para alcanzar privilegios en la sociedad y amasar fortunas de generación en generación. Si bien, quienes se dedican a cargos públicos en su mayoría vienen de familias ricas, ese inigualable 1%, sus arcas aumentan mucho más cuando tienen algún cargo público.

Desde el inicio del movimiento Ocupa Wall Street y ahora en esta declaración, los ciudadanos se han manifestado contra los políticos corruptos que velan solo por la situación de las grandes empresas y no por sus ciudadanos, quienes supuestamente los eligen en las urnas. En las primeras cuatro peticiones, el 99 % exige el cese de los patrocinadores privados a los representantes políticos, menos años en el poder para los funcionarios, así como el cese de privilegios con respecto a los demás ciudadanos.


“La financiación privada de las campañas políticas por las grandes riqueza, tales como las corporaciones, ha corrompido por completo nuestro sistema político”, afirman en el punto número 1 y exigen por tanto que sea sustituida por una subvención pública “justa, equitativa y total”. Con este fin proponen la promulgación de una nueva Ley de financiación electoral y si fuera necesaria la corrección de la Constitución.

El dogma extendido de que las corporaciones son personas, es rechazado de facto por el 99%, no creen que el dinero medie la libertad de expresión pues de ser así sólo el 1% de los americanos tendrían derecho a expresarse libremente. La financiación, por tanto, de políticos, partidos políticos y cualquier otra institución pública, que deba representar a los ciudadanos, no puede ser admitida.

Así mismo, estiman conveniente prohibir a los funcionarios públicos tener acciones en corporaciones privadas, que hacen prever una futura preferencia para con la empresa. Esta sanción será extensible 5 años después de dejar el cargo y a sus familiares. Para limpiar la imagen de la clase política se le prohibirá de por vida recibir cualquier compensación económica sea en dote, dinero o acciones, en caso de recibirlas pueden ser condenados a no menos de 2 años y no más de 10.

Medidas duras, podemos pensar, pero lo cierto es que cuando tanto políticos, sindicatos, organizaciones estudiantiles e incluso organizaciones no gubernamentales (ONG) reciben patrocinio de corporaciones o de las grandes fortunas, el trato preferente está garantizado y la historia así lo demuestra. Por tal razón, el 99 % también propone reducir los mandatos en las instituciones públicas, quedando los miembros de la Cámara de Representantes en no más de cuatro períodos de 2 años y los miembros del Senado de los Estados Unidos a dos períodos de 6 años. El presidente seguiría ejerciendo dos períodos de 4 años.

“Servir como un miembro del Congreso o el Presidente de los Estados Unidos es uno de los más altos honores y privilegios que nuestra cultura puede otorgar. Estas posiciones de poder e importancia en nuestra sociedad debe ser para servir a la patria y no para proporcionar una carrera de por vida diseñada que aumente la riqueza y poder personal.”, afirman en esta declaración.



El 99 % también exige una reforma del Colegio Electoral para evitar que salgan electas personas que no cuenten con el voto popular. Así cualquier ciudadano podrá postularse a un cargo público y recibirá financiación de un fondo estatal, creado para este fin. Respecto a recibir dinero de instituciones privadas, matizan en la petición número 17 diciendo que se puede obtener, pero será de manera anónima y confidencia, además será unido al público. En la campaña electoral, además, todos los aspirantes serán tratados iguales tanto en medios de comunicación como en cualquier otro espacio, siendo sancionado quien reciba un tarto preferencial.

99%: De las calles a la organización

Estos movimientos populares han querido ir tan en contra de los cánones establecidos que han perdido de vista la importancia de una figura líder o un grupo de personas. Tanto en España, como en Estados Unidos se han considerado desde el principio apolítico y nunca han puesto cara a los miles que los acompañan.

No obstante, se han dado cuenta que es imposible ir por otras vías que no sean las institucionalmente establecidas y por tanto han convocado una Asamblea General Nacional para el 4 de julio de este 2012 en la ciudad de Filadelfia. Así comienza la declaración:

POR CUANTO La Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos establece que: El Congreso no hará ninguna ley respecto al establecimiento de la religión, o prohibiendo el ejercicio libre de la misma o que coarte la libertad de expresión o de prensa o el derecho de las personas que  pacíficamente se reúnen para pedir al gobierno la reparación de agravios.

En esta declaración llaman a todos los ciudadanos mayores de 18 años a votar por dos delegados –un hombre y una mujer- para representar a cada uno de los 435 distritos actuales de Estados Unidos en la Asamblea General Nacional. Los elegidos serán los encargados de elaborar una “Petición de la Reparación de Agravios en nombre del noventa y nueve por ciento de los estadounidenses”, informe que se presentará antes del 6 de noviembre en el Congreso, la Corte Suprema y al presidente.

“Todavía estamos levantando el dinero necesario para pagar por la elección que se llevará a cabo en línea. Dependiendo de la disponibilidad de fondos, la votación también se llevará a cabo en los colegios electorales en todos los 435 distritos electorales para que las personas que no tienen acceso a Internet puedan votar en persona.”, aclaran en su página web.

A este ejercicio democrático para elegir a sus líderes por la votación de todos los ciudadanos y no por imposición de quienes están acampando en las plazas, se unen –de momento- estos 21 puntos:

  • Eliminación del Estado Corporativo
  • Vuelco de la “Ciudadanos Unidos” Caso
  • Eliminación de todas las ventajas particulares a los servidores públicos
  •  Límites de mandato
  •  Un nuevo Código Fiscal
  •  Cuidado de la Salud para Todos
  • La protección del planeta
  • Reducción de la Deuda
  • Empleo para todos los estadounidenses 
  • Refinanciación de la deuda del préstamo a los Estudiantes
  • Poner fin a la guerra perpetua con fines de lucro 
  • Reforma de Emergencia de Educación Pública 
  • Finalizar la subcontratación y la manipulación de divisas 
  • Reforma Bancaria y de Valores 
  • Clarificar el estado de las hipotecas y la concesión a los ciudadanos
  • Revisión y Reforma del Sistema Bancario de la Reserva Federal 
  • Terminar el Colegio Electoral y la promulgación de normas uniformes en todas las elecciones federales de los Estados 
  • Poner fin a la guerra en Afganistán y garantizar el cuidado de los veteranos
  • No se permitirá censura de Internet
  • Derogación de artículos de la Ley Patriota y la Ley de Defensa Nacional para restituir los derechos civiles
  • Restringir el Complejo Industrial de Prisiones Privada
En próximos post trataremos en detalles algunos de estos puntos, si conoces alguno de ellos y están mal traducidos por favor decidlo para corregirlo, he utilizado el Traductor de Google y no es muy fiable.

99 %: suma de las minorías

Estados Unidos siempre ha sido una gran mezcla de culturas, nacionalidades, razas, todo un arcoíris de personas que han formado parte de la sociedad americana desde su fundación. Negros, chinos, latinoamericanos todos han ido a este país en busca del tan ansiado sueño americano, pero no todos lo han podido alcanzar.

Pese a que en sus inicios tenía mayoría blanca e incluso universitaria, este movimiento aúna a todos esos americanos o personas que por derecho propio merecen mayor reconocimiento en Estados Unidos. Si miramos las cifras del paro de 2010, para concretar un año, entre los blancos era de un siete por ciento, mientras que entre los negros llegaba al 19,6 % y en los latinos al 15,2.

En declaraciones a la agencia IPS, una descendiente de asiáticos dijo “sentimos que el tono de la declaración -de la ocupación de la ciudad de Nueva York- estaba borrando la historia de las comunidades de color y de los inmigrantes en Estados Unidos, y asumiendo que todos partíamos del mismo punto, en lo económico y en lo político, cuando salimos a protestar contra esta crisis económica”.

No obstante, pastores afrodescendientes aún están reticentes a estas protestas y manifestaciones, pues creen que solo han sucedido porque las familias blancas de clase media están viendo desaparecer su nivel de vida. Sería de ingenuos creer lo contrario, todos estos movimientos, pese a estar en contra del actual sistema económico, no hubieran ocurrido si la vida de esta clase no estuviera afectada con menos paga y más impuestos.

Los descendientes de tribus indígenas que se vieron desplazados por los habitantes de las Trece Colonias, también han demostrado su desacuerdo con el sistema económico imperante y exigen que se reconozcan los derechos de quienes tuvieron que huir de sus tierras. Con menos éxito del esperado, están presentes.


“Apoyados sobre todo en una mirada y un juicio sobre la sociedad más que en un origen divino o preexistente a la política, las convocatorias de OWS se nutren de todo aquello que hace más diversa la base social de su movimiento, incluyendo alianzas y asociaciones que apoyan una regularización de los inmigrantes ilegales, el matrimonio igualitario y la diversidad lingüística.” destaca el periodista Ernesto Seman en Nueva Sociedad.