Archivo de la etiqueta: Corrupción

El Partido Español

Si hay algo bueno con la abdicación del Rey de España, es que lo medios de comunicación en este país, adaptados a explotar un tema hasta la última gota, han dejado descansar su guerra de  guerrillas contra el partido PODEMOS. Pablo Iglesias y sus cinco escaños en el Parlamento europeo, hicieron las delicias, y dolores de cabeza también, de todos los periódicos y tertulias la semana pasado. Hoy lunes, a otra cosa mariposa que el Rey se va.

El esfuerzo ha sido colosal, se han extendido los programas de la mañana hasta las 3 de la tarde, justo a tiempo para seguir con un Noticiero monográfico sobre la Monarquía. Sus luces y sus sombras en todas las cadenas de televisión, dependiendo de la ideología más unas que otras, pero el Rey en todos lados, hasta en el deporte. Pero sin pisarle los talones, que el futuro de España se decide dentro de poco en el Mundial de Brasil.

Ahí está el verdadero partido español, en el fútbol. Todos los demás temas son aledaños, circunstanciales, ante el poder de convocatoria de once personas tras un balón. Millones pendientes en su casa de a dónde van sus jugadores preferidos, cuándo juega su equipo o cómo va la preparación del equipo español de fútbol. Lo de “el Rey abdica” puede llenar las parrillas de muchas televisiones, incluso sacar ediciones especiales de los principales diarios, pero es otro más.

FOTO: José Antonio García Sirvent, Mundo Deportivo
El fútbol, ay Juan Carlos, te gana por goleada y cuidado de que coincida la coronación del Príncipe Felipe, VI dicen por ahí, con algún partido de La Roja. “Cuatro o seis semanas”, dicen, el tiempo justo para ir, ganar o perder y qué siga el fútbol.  Al parecer hay más esperanzas en 90 minutos, que en los partidos políticos o en quienes quieren ganar el poder de representar a los españoles. Se pierde menos, no se tiene que estar lamentando cuatro años hasta que se convoquen nuevas elecciones, aunque el Mundial se celebra justo cada cuatro años. Coincidencias democráticas supongo, aunque el Príncipe no se elige, se admite y a reinar.

El único rojo que emociona a cualquier español, sea o no seguidor del fútbol, es La Roja. En femenino porque puede traer conclusiones a la ligera y el PSOE, en pleno debacle, es capaz de proponer en las primarias a uno de los jugadores. ¿Casillas, Iniesta? Sin dudas ganarían más votos que el candidato del PSOE o el PP a las elecciones generales. Quién sabe si con tanto partido pequeño y gente defraudada, hacen “una coalición si España lo necesita“.

Entonces habría dudas con qué siglas se quedarían, Popular es ironía pura con el PP y lo de Socialista y Obrero es de risa en el PSOE. Al final aquello del socialismo del siglo XXI que se inventó Chávez, ya los socialistas españoles lo estaban practicando más al centro, al bodrio, a no saber en qué carro apuntarse. Pero bueno, siempre les quedará sacar la bandera multicolor y el feminismo a ultranza como sus grandes bazas. Recuerdo cuando en Cuba, la educación y la salud ejemplar me eran suficientes. A los españoles, no sé si les bastará tanta purpurina cuando al final hacen lo mismo que la cara azul de la moneda política.

De verdad no imagino cómo se llamarían, porque el Partido Español es uno solo y está en un campo de fútbol, llenando de alegría y orgulloso de ser españoles a quienes lo ocultan por vergüenza ante tanta metedura de pata, pasividad y complacencia de sus representantes políticos. Al final terminarán poniendo un guión entre una y otra sigla, PP-PSOE. ¿Para qué romperse el coco, si todo el mundo sabe que al final haremos lo mismo? Lo que Europa quiera.

Mientras España adormila con la abdicación del Rey Don Juan Carlos y el futuro Príncipe Felipe, desde Europa se afilan los colmillos: “otro representante de objeto decorativo, para cuestiones de protocolo, incapaz de interceptar por el bienestar de los ciudadanos”, pensará Merkel y compañía. Por no decir que lo piensa más de uno en las calles.

Supongo que los Reyes buenos son sólo en los cuentos de hadas y los cuentos de hadas no existen.
P.D. Lo del referéndum es de cuentos, de hadas sí y ya saben…

Hipocondríacos

Seguro más de uno es o ha padecido en algún momento esta extraña “enfermedad” que nos hace ser una esponja de todo lo malo a nuestro alrededor. Oír hablar de catarro, fiebre y hasta de piojos y sentir en nuestro propio cuerpo los síntomas de cuánto padecimiento se nos ocurran. 
No sé si es en determinadas fechas del año o al final seré uno de tantos hipocondríacos, pero últimamente parecía que todo lo tenía yo. Imposible ver una película, leer algo o sentir a mi lado alguien tan siquiera con una toz. Bob esponja es un niño de teta…
IMAGEN TOMADA DE Globedia.com
Recuerdo cuando estudiaba en la primaria era un experto hipocondríaco, claro lo hacía con toda intención para librarme de la escuela: fingir dolores de cabeza, malestares de estómago y luego me enteré de que con el polvo de las tizas se podía coger conjuntivitis, pero no llegue tan abajo. En algún momento me di cuenta que no podía evadir los problemas pues al final seguirían allí, en forma de tareas o responsabilidades mayores.
A lo mejor hoy inconscientemente mi cuerpo se pone malo para no cumplir en determinados momentos, a lo mejor hoy sigo siendo un niño mimado que le gusta perder el tiempo y llevarse hasta los límites en más de un sentido. Lo preocupante sería que mañana siga siendo un hipocondríaco de la vida y copie las malas conductas de quienes me rodean.
¿Habrá cosa más horrible?
Como está el patio en España cualquiera diría que los “hipocondríacos” y las “hipocondríacas” –por aquello de la igualdad de género- están en su apogeo.  Con tanto caso de corrupción en todas las esferas, en los partidos políticos y hasta en la realeza, en este país hay muchos que no superaron aquello de copiar malos comportamientos ajenos, aunque seguramente tiene otro nombre en psicología, pero creo les queda mejor este cartel.
Si por todos es conocido que los causantes de la crisis económica, aquí y en el mundo entero, siguen haciendo de las suyas desde otros puestos. Aquellos de empresas privadas son incomparables –no obstante, igual de condenables-  con las instituciones públicas que derrochan dinero del contribuyente y hasta de la misma Unión Europea, tal vez la culpable de que en los países del sur de este Viejo Mundo haya “comportamientos hipocondríacos”.
Pero no todo puede ser tan fácil y achacarle nuestros problemas a traumas con mamá, o mejor dicho a mamá Merkel. Los “hipocondríacos” en España no se presentan en hospitales y no piden disculpas, aunque bueno alguno sí lo hizo, pero otros disfrazados de autonomías, políticos, vigilantes del Copyright o causas independentistas derrochan cuánto hay y cuánto no.
Los últimos de esta larga lista involucran hasta el deporte rey en España y Europa, con dinero no público, pero igual de preocupante, aunque mañana se tape el Sol con un Gool.
Y yo pensaba que sufría esa enfermedad como nadie, pero veo que va más allá del cuerpo y la mente, extendiendo sus manos sin pensar en el daño hecho a su propia imagen y a la de un país cansado ya de “hipocondríacos”. Lo peor es que no admiten padecer de “hipocondría vital” y siguen tan panchos acumulando a sus espaldas otros males que dejan a este como el menor.
Los medios repiten una y otra vez cuánto hipocondríaco, llamémoslo por su nombre: corruptos hay en España, casi hasta el cansancio y tal vez lo hacen porque saben que en este entramado de padecimiento generalizado ellos también han visto su credibilidad comprometida.
Yo seguiré repitiendo una y otra vez lo mismo, tratando de no caer en la trampa y no sentirme enfermo ante lo que ocurre, nos vemos.
P.D. Mis mayores respetos a quienes en verdad padecen de hipocondría.