Archivo de la etiqueta: Bauta

La otra Baracoa de Cuba (II)

A menos de ocho kilómetros de la ciudad de La Habana, este pequeño pueblo de pescadores, trabajadores y hombres y mujeres de campo, vive de lo que regala la cercanía al mar. Así como del atractivo turístico en época de verano ante el Sol abrasador de Cuba, razón por la cual desde hace uno años se rescata el espacio que antaño era parte del mar y la mano del hombre hizo suya.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más pequeño que el malecón de La Habana, Playa Baracoa también tiene el suyo.

 

La brisa del mar invita, pese al calor, a recorrer sus calles en familia.

 

En el pueblo antes había incluso una salina, que hoy es solo una laguna.

 

Si bien el mar está presente en los baracoenses, muchos de sus habitantes tienen sus propias huertas, cría de animales y hasta de caballos.

 

 

 

Como en toda Cuba, el puerco asado marca las fiestas por el nuevo año.

 

Otra tradición de la isla es la quema de muñecos para, según cuentan, llevarse todo lo malo del año pasado con el fuego y llegar al nuevo con energías positivas y renovadas.

 

 

 

La otra Baracoa de Cuba (I)

Decir Baracoa en Cuba, es referirse a una de las primeras villas fundadas por los españoles en el archipiélago caribeño allá por 1511. Aquella sigue en pie en el oriente cubano, pero en el occidente del país, en el municipio Bauta de la provincia de Artemisa, hay un pueblo de mismo nombre, aunque de historia más reciente: Playa Baracoa.
En Playa Baracoa confluye el mar y el río de manera determinante para sus pobladores.

Playa Baracoa

Desde bien temprano los pescadores preparan sus barcos.

Playa Baracoa

Cada barco tiene el nombre de una ciudad, persona o santo.

Playa Baracoa

El pescado se puede comprar en la pescadería o directamente a los pescadores.

Playa Baracoa

Si bien hay casas cerca del mar, la nueva política busca rescatar las costas.

Playa Baracoa

Con este objetivo se han destruido algunas viviendas y negocios cercanos al mar…

Playa Baracoa

…e incluso carreteras.

Playa Baracoa

Rescatar la belleza y pureza de las playas, es una política a nivel nacional.

Playa Baracoa

En el pueblo hay un centro de acopio y reconocimiento de especies marinas.

Playa Baracoa

Distintos tipos de cangrejos se pueden ver en sus playas y arrecifes.

Playa Baracoa

Virgen de la Caridad del Cobre en Bauta

La Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba recorrió este jueves 29 de septiembre el pueblo de Bauta en la provincia de Artemisa.  Con motivo del 400 aniversario de haber aparecido en la Bahía de Nipe, ha estado recorriendo el país hace ya casi un año para acercarse a todos los cubanos que de una manera u otra creen en ella y no pueden ir a su santuario en Santiago de Cuba.
Como suponen es imposible que yo haya ido, pero una amiga en Bauta, Nieves Irene Lugo, estuvo presente y tomó más de una foto que comparto hoy con ustedes y sus impresiones de la ceremonia religiosa:

“Había una multitud tremenda, como no la había visto antes en este pueblo. Entró por Los Mangos, primero 6 jinetes y dos abanderados, detrás una comitiva de bici-taxis que llevaban a los viejitos y personas con problemas para caminar y que querían estar en la procesión, las personalidades de la iglesia y detrás la virgencita. La llevaron por la carretera que viene de la playa hasta el parque y la pusieron en la glorieta.

El cardenal Jaime Ortega, arzobispo de la Arquidiócesis de La Habana y también el obispo auxiliar Juan de Dios estaban presentes con su palabra de hombre de Dios para agradecer la presencia de la Virgen.

“Pese a que pusieron una pantalla gigante en el parque, no se veía mucho. No obstante, dejaron pasar a la gente de diez en diez para ver la virgen” que permanecerá  en el pueblo toda la noche del jueves y hoy viernes con las puertas abiertas para quienes quieran pedir por su familia, amigos y claro está salud, que siempre es lo primero.”



“SOY MADRE DE TODOS LOS CUBANOS… de todos: creyentes o ateos, Católicos o de otras religiones, vivan en Cuba o fuera de ella. Quiero ver a todos los cubanos, que son mis hijos, unidos en el amo…”