Constitución de Cuba 2018 vs 1976 (II): primeros 10 artículos

Los primeros 10 artículos del anteproyecto de ley de la Constitución de Cuba, ya disponible para su consulta, varían en algunos puntos con la carta magna de 1976. En una lectura comparada de ambos textos se puede ver que se elimina la retórica más anticapitalista, quizás para dar más confianza y seguridad a los inversores extranjeros en el país. El Partido Comunista de Cuba (PCC) y único se declara como “fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, se puntualizan los deberes de todos los órganos del Estado, directivos, funcionarios y empleados con los ciudadanos y se deja bien claro que el carácter socialista del país es irrevocable como se aprobó en el referéndum de 2002.

Cuba sigue siendo un Estado socialista desde el artículo 1. A la frase martiana de “con todos y para el bien de todos” se le agregan calificativos como “Estado de derecho, democrático” y a la República, por su parte, otros como “indivisible y fundada en la dignidad y la ética de los ciudadanos”. Así mismo, enfatizan en la equidad y la igualdad. Los artículos 2, 4, 5 y 6 del actual proyecto de ley de la Constitución de Cuba mantienen también su esencia con ligeras modificaciones: La Habana es ahora la capital del país después de la reestructuración de las provincias a partir de 2011. Entonces La Habana pasó a ser solo la capital y no dos como antes, mientras la antigua provincia Habana se dividió en la actual Artemisa y Mayabeque. Los símbolos patrios son la bandera de la estrella solitaria, el himno de Bayamo y el escudo de la palma real. “La ley define los atributos que los identifican, sus características, uso y conservación”, apunta el cuarto.

En el artículo 5 se reconoce al PCC como único en el país, se le agregan los ideales de Fidel Castro y el carácter de “fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado” se sustenta en “su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo”. Así mismo, se enfatiza su necesidad para “preservar y fortalecer la unidad patriótica de los cubanos y por desarrollar valores éticos, morales y cívicos”. En el caso del sexto artículo la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) se define como la “organización de la juventud cubana de vanguardia”. Los eslóganes revolucionarios de toda la vida llevados a la carta magna.

La retórica anticapitalista, tan utilizada por Fidel Castro durante su vida, puede aparecer disminuida en la Constitución que ahora se presenta. De hecho, en el documento de 2018 no aparece ni una vez la palabra ‘capitalismo’ o ‘capitalista’. Esta última solo está en el Preámbulo para referirse a la “explotación de capitalistas y terratenientes” antes de 1959, pero no en ningún artículo de la Constitución abierta a debate. Pero, si tenemos en cuenta que los ideales fidelistas pasan a formar parte de “la norma suprema del país” y del partido único, el recelo hacia el capitalismo sigue presente. Como vimos en la anterior entrega, en el Preámbulo se suprime un párrafo donde se dice que “sólo en el socialismo y el comunismo, cuando el hombre ha sido liberado de todas las formas de explotación: de la esclavitud, de la servidumbre y del capitalismo, se alcanza la entera dignidad del ser humano”. Así mismo en el artículo 3, que ha sido modificado con el antiguo artículo 65 de 1976, se elimina la afirmación: “Cuba no volverá jamás al capitalismo”.

El artículo 3 del proyecto de Constitución de Cuba comienza con el 65 de 1976: “La defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano. La traición a la patria es el más grave de los crímenes, quien la comete está sujeto a las más severas sanciones”. El carácter irrevocable del socialismo y del “sistema político y social revolucionario” se deja plasmado en la nueva norma suprema del país, aunque en la anterior estaba recogida desde la Ley de Reforma Constitucional del 26 de junio del 2002. Nada nuevo bajo el Sol. De hecho en la de 1976 decían lo mismo ensalzado con ‘retórica revolucionaria’: “El socialismo y el sistema político y social revolucionario establecido en esta Constitución, probado por años de heroica resistencia frente a las agresiones de todo tipo y la guerra económica de los gobiernos de la potencia imperialista más poderosa que ha existido y habiendo demostrado su capacidad de transformar el país y crear una sociedad enteramente nueva y justa, es irrevocable”. Esta frase ha sido eliminada totalmente. 

Del viejo artículo 3 se mantiene el derecho de los ciudadanos “de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución”. Una parte del artículo pasa a ser el actual artículo 10 donde se establece que la soberanía de la República de Cuba reside “intransferiblemente en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. El pueblo la ejerce directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ellas se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las leyes”.

Sin embargo, el viejo artículo 10 de 1976 pasa a ser el artículo 8 de 2018 y se le agregan una serie de obligaciones a los representantes del Estado con el pueblo en el 9. En el artículo octavo se dice que “todos los órganos del Estado, directivos, funcionarios y empleados, tienen la obligación de observar estrictamente la legalidad socialista y velar por su respeto en la vida de toda la sociedad“. Mientras en el noveno se afirma que “están obligados a respetar y atender al pueblo, mantener estrechos vínculos con este y someterse a su control, en las formas establecidas en la Constitución y las leyes“.

Por último, en el artículo 7 se dice que todos están obligados a cumplir con la Constitución porque es la norma suprema del Estado. El antiguo artículo séptimo sobre las organizaciones de masa pasa a ser ahora el 14, el 8 en el que se recogía la libertad religiosa pasa al 15 y el 9 está recogido en el 13. En una posterior entrega continuaremos con el análisis de ambas constituciones.

A continuación reproducimos cada línea de los 10 primeros artículos de la nueva y antigua Constitución de Cuba:

CAPÍTULO 1: PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA NACIÓN

ARTÍCULO 1:

2018: Cuba es un Estado socialista de derecho, democrático, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república unitaria e indivisible, fundada en el trabajo, la dignidad y la ética de sus ciudadanos, que tiene como objetivos esenciales el disfrute de la libertad política, la equidad, la justicia e igualdad social, la solidaridad, el humanismo, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva.

1976: Cuba es un Estado socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.

ARTÍCULO 2:

2018: El nombre del Estado cubano es República de Cuba, el idioma oficial es el español y su capital es La Habana

1976: El nombre del Estado cubano es República de Cuba, el idioma oficial es el español y su capital es la ciudad de La Habana.

ARTÍCULO 3:

2018: La defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano. La traición a la patria es el más grave de los crímenes, quien la comete está sujeto a las más severas sanciones. El socialismo y el sistema político y social revolucionario, establecidos por esta Constitución, son irrevocables. Los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución.

1976: En la República de Cuba la soberanía reside en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. Ese poder es ejercido directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ellas se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las leyes. (Esta primera parte pasa a ser el ARTÍCULO 10) Todos los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución. El socialismo y el sistema político y social revolucionario establecido en esta Constitución, probado por años de heroica resistencia frente a las agresiones de todo tipo y la guerra económica de los gobiernos de la potencia imperialista más poderosa que ha existido y habiendo demostrado su capacidad de transformar el país y crear una sociedad enteramente nueva y justa, es irrevocable, y Cuba no volverá jamás al capitalismo.

Art. 65: La defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano. La ley regula el servicio militar que los cubanos deben prestar. La traición a la patria es el más grave de los crímenes; quien la comete está sujeto a las más severas sanciones.

ARTÍCULO 4:

2018: Los símbolos nacionales son la bandera de la estrella solitaria, el himno de Bayamo y el escudo de la palma real. La ley define los atributos que los identifican, sus características, uso y conservación.

1976: Los símbolos nacionales son los que han presidido por más de cien años las luchas cubanas por la independencia, por los derechos del pueblo y por el progreso social: la bandera de la estrella solitaria; el himno de Bayamo; el escudo de la palma real.

ARTÍCULO 5:

2018: El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado. Organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia la construcción del socialismo. Trabaja por preservar y fortalecer la unidad patriótica de los cubanos y por desarrollar valores éticos, morales y cívicos.

1976: El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista.

ARTÍCULO 6:

2018: La Unión de Jóvenes Comunistas, organización de la juventud cubana de vanguardia, cuenta con el reconocimiento y el estímulo del Estado, contribuye a la formación en los jóvenes de los principios revolucionarios y éticos de nuestra sociedad, y promueve su participación activa en la edificación del socialismo.

1976: La Unión de Jóvenes Comunistas, organización de la juventud cubana de avanzada, cuenta con el reconocimiento y el estímulo del Estado en su función primordial de promover la participación activa de las masas juveniles en las tareas de la edificación socialista y de preparar adecuadamente a los jóvenes como ciudadanos conscientes y capaces de asumir responsabilidades cada día mayores en beneficio de nuestra sociedad.

ARTÍCULO 7:

2018: La Constitución es la norma suprema del Estado. Todos están obligados a cumplirla. Las disposiciones y actos de los órganos del Estado, sus directivos, funcionarios y empleados, se ajustan a lo que esta prescribe.

1976: (Este pasa a ser el ARTÍCULO 14) El Estado socialista cubano reconoce y estimula a las organizaciones de masas y sociales, surgidas en el proceso histórico de las luchas de nuestro pueblo, que agrupan en su seno a distintos sectores de la población, representan sus intereses específicos y los incorporan a las tareas de la edificación, consolidación y defensa de la sociedad socialista.

ARTÍCULO 8:

2018: Todos los órganos del Estado, directivos, funcionarios y empleados, tienen la obligación de observar estrictamente la legalidad socialista y velar por su respeto en la vida de toda la sociedad.

1976: (Este pasa a ser el ARTÍCULO 15) El Estado reconoce, respeta y garantiza la libertad religiosa. En la República de Cuba, las instituciones religiosas están separadas del Estado. Las distintas creencias y religiones gozan de igual consideración.

Art. 10 Todos los órganos del Estado, sus dirigentes, funcionarios y empleados, actúan dentro de los límites de sus respectivas competencias y tienen la obligación de observar estrictamente la legalidad socialista y velar por su respeto en la vida de toda la sociedad.

ARTÍCULO 9:

2018: Los órganos del Estado, sus directivos, funcionarios y empleados, están obligados a respetar y atender al pueblo, mantener estrechos vínculos con este y someterse a su control, en las formas establecidas en la Constitución y las leyes.

1976: (Este pasa a ser el ARTÍCULO 13) El Estado:

  1. a) realiza la voluntad del pueblo trabajador y

—encauza los esfuerzos de la nación en la construcción del socialismo;

—mantiene y defiende la integridad y la soberanía de la patria;

—garantiza la libertad y la dignidad plena del hombre, el disfrute de sus derechos, el ejercicio y cumplimiento de sus deberes y el desarrollo integral de su personalidad,

—afianza la ideología y las normas de convivencia y de conducta propias de la sociedad libre de la explotación del hombre por el hombre;

—protege el trabajo creador del pueblo y la propiedad y la riqueza de la nación socialista;

—dirige planificadamente la economía nacional;

—asegura el avance educacional, científico, técnico y cultural del país;

  1. b) como Poder del pueblo, en servicio del propio pueblo, garantiza

—que no haya hombre o mujer, en condiciones de trabajar, que no tenga oportunidad de obtener un empleo con el cual pueda contribuir a los fines de la sociedad y a la satisfacción de sus propias necesidades;

—que no haya persona incapacitada para el trabajo que no tenga medios decorosos de subsistencia;

—que no haya enfermo que no tenga atención médica;

—que no haya niño que no tenga escuela, alimentación y vestido;

—que no haya joven que no tenga oportunidad de estudiar;

—que no haya persona que no tenga acceso al estudio, la cultura y el deporte;

  1. c) trabaja por lograr que no haya familia que no tenga una vivienda confortable.

ARTÍCULO 10:

2018: En la República de Cuba la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. El pueblo la ejerce directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ellas se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las leyes.

1976: (Este pasa a ser el ARTÍCULO 8) Todos los órganos del Estado, sus dirigentes, funcionarios y empleados, actúan dentro de los límites de sus respectivas competencias y tienen la obligación de observar estrictamente la legalidad socialista y velar por su respeto en la vida de toda la sociedad.

Art. 3 En la República de Cuba la soberanía reside en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. Ese poder es ejercido directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ellas se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las leyes.

CONTINUARÁ

Un pensamiento en “Constitución de Cuba 2018 vs 1976 (II): primeros 10 artículos

  1. Pingback: Constitución de Cuba: 2018 vs 1976 (I): preámbulo | un cubano de por ahí

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s