Día del perro sin raza

“Son los grandes olvidados” nos contaba la periodista Melisa Tuya cuando le preguntamos por la iniciativa del diario 20 minutos de instaurar el 28 de mayo como el Día del Perro sin Raza. Las redes sociales hoy se convirtieron en un hervidero de orgullo por los también llamados perros mestizos.

Soy un perro sin raza. Cuando la gente pregunta a mi amo por la calle de qué raza soy, le gusta responder con orgullo que soy un mestizo, un mil-leches o un mil-sangres, sencillamente, un  perro… su perro.

perro sin raza en CubaLos medios siempre han tenido entre su papel remover la conciencia de la ciudadanía sobre un tema en particular, cuando nadie más lo ve, se supone los periodistas deben dar un rayo de luz para que todos ayudemos con un mismo objetivo. El diario 20 minutos lo ha demostrado una vez más con la campaña por los Perros sin Raza, esos que sin pedigrí llenan de alegría muchas casas en España y otros lares también.

Soy un perro sin raza. Así que soy un perro exclusivo. Todo perro sin raza es siempre original, único. No hay dos iguales.

Con este motivo el diario divulgó a través de Internet el manifiesto “Soy un perro sin raza” (algunos fragmentos reproducimos en cursiva en este post), que ha sido apoyado por más de 7 500 personas al cierre de este post, pueden sumarse en este enlace. Un nuevo método de adopción para 52 perros –uno por cada provincia española- también ha sido impulsado a través de un gráfico que muestra el nombre del perro, su edad, foto y otros datos de relevancia. Lamentablemente no ha tenido la acogida necesaria.

 Soy un perro sin raza. Un perro con dos orejas, dos ojos, una nariz, un rabo, cuatro patas y muchos dientes. Un perro como todos.

“Una vez dentro de esta breve ‘biografía’ perruna se te ofrecerán dos opciones: pinchar en “adoptar” para ponerte en contacto con la protectora y conocer las condiciones de adopción, o clicar en el nombre de la asociación para visitar su página web”, explica la periodista Melisa Tuya en el especial del Día del Perro sin Raza.

Soy un perro sin raza. A mi familia de humanos les da igual si soy el perro más guapo del mundo o el más feo.

Con el hastag #DíaPerroSinRaza Twitter se inundó de imágenes de apoyo a los mestizos e historias personales sin gota de pedigrí. A mí me fue imposible no acordarme de mi perro Bruno, en mi país Cuba la mayoría de los perros no son de raza, de hecho mi vecina se los compraba de raza y no duraban casi nada, a excepción de un Chao Chao que estaba como un hierro.

Soy un perro sin raza, así que tengo muchas más posibilidades pisar el veterinario solo para ponerme las vacunas. No es ninguna leyenda urbana que los perros mestizos somos más sanos.

Mi Bruno era negro con una línea blanca en el cuello que le llegaba hasta parte de la boca, sus dientes siempre estaban afuera porque, según mi madre, le cayó agua caliente y desde entonces no podía ocultar los colmillos. Llegar a la casa, era cogerle miedo al perro que no ocultaba los dientes. El pobre era muy bueno y no tenía manera de hacer otra cosa.

Soy un perro sin raza y mi carácter es fruto de la selección genética natural, el sistema más sabio. Es el que usáis los humanos.

Con sus dientes al aire, la cola mocha, tamaño escaso y raza difusa, hablando en plata cubana “sato”, aún no sé cómo se le dice por estos lares, espera si ya lo he dicho… mestizo, Bruno defendía el patio de la casa como nadie, ni gatos, ni otros perros, ni personas desconocidas, aquel se le imponía a cualquiera. Aunque después llegaba mi padre con caramelos y el perro se ponía a saltar como si fuera un niño chico. ¡Ni una carie y comía caramelos como el que más!

Soy un perro sin raza. Como muchos otros perros que han sido adoptados en una protectora, que fueron encontrados o regalados.

Datos de los Perros sin Raza en España

Como pueden ver en esta infografía de Animalvitae los perros sin razas están muy presentes, aunque los perros de pedigrí son los que más orgulloso sacan las personas a las calles, de hecho tienen concurso propios, sin dudas sería muy difícil establecer patrones para un mestizo. Tengan o no tengan raza, los perros siguen llenando nuestras casa de amor con su movimiento de cola y ojos que se comen el mundo, ironías de la vida ahora no puedo tener uno en casa, tal vez por eso he creado este blog y sentir desde sus líneas que son mucho más que perros, nos vemos.

Este post forma parte de un proyecto de blog llamado ‘Mucho más que perros’, hecho durante mis estudios de periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla en 2013.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s