Versos sencillos VII, XV, XX

José Martí era un hombre de palabras tanto en verso como en prosa, ya lo he dicho en más de una ocasión, pero hoy traigo parte de esa prueba que es muy extensa y abarca más de un poemario en su obra -para muchos cubanos- interminables. Hay un chiste muy malo en el cuál nos preguntamos qué hubiera sido de este hombre con una computadora y no con papel y tinta.
Supongo que de haber existido Internet hubiera perdido el tiempo, tanto como nosotros, y no nos hubiera regalado estos preciosos poemas que recoge en Versos Sencillos. Desde que era un niño -aunque la frase no me guste es cierto-, me sabía de memoria algunos de sus poemas: Cultivo una rosa blanca, la bailarina española y otros muchos. 
Versos sencillos fue publicado en 1891, unos 46 poemas con todo el sentimiento de quien siempre quiso ver su Cuba libre y vivió para ello. Recoge, así mismo, sus vivencias lejos de su tierra, tanto terrenales, como divinas. Aquí los dejo con solo tres, en La Página de José Martí pueden encontrarlos todos y muchas otras obras de sus autoría en versos, nos vemos.
VII
Para Aragón, en España,
Tengo yo en mi corazón
Un lugar todo Aragón,
Franco, fiero, fiel, sin saña.
Si quiere un tonto saber
Por qué lo tengo, le digo
Que allí tuve un buen amigo,
Que allí quise a una mujer.
Allá, en la vega florida,
La de la heroica defensa,
Por mantener lo que piensa
Juega la gente la vida.
Y si un alcalde lo aprieta
O lo enoja un rey cazurro,
calza la manta el baturro
Y muere con su escopeta.
Quiero a la tierra amarilla
Que baña el Ebro lodoso:
Quiero el pilar azuloso
De Lanuza y de Padilla.
Estimo a quien de un revés
Echa por tierra a un tirano:
Lo estimo, si es un cubano;
Lo estimo, si aragonés.
Amo a los patios sombríos
Con escaleras bordadas;
Amo las naves calladas
y los conventos vacíos.
Amo la tierra florida,
Musulmana o española,
Donde rompió su corola
La poca flor de mi vida.
XV
Vino el médico amarillo
A darme su medicina,
Con una mano cetrina
Y la otra mano al bolsillo:
¡Yo tengo allá en un rincón
Un médico que no manca
Con una mano muy blanca
Y otra mano al corazón!.
Viene, de blusa y casquete,
El grave del repostero,
A preguntarme si quiero
O Málaga o Pajarete:
¡Díganle a la repostera
Que ha tanto tiempo no he visto,
Que me tenga un beso listo
Al entrar la primavera!
XX
Mi amor del aire se azora;
Eva es rubia, falsa es Eva:
Viene una nube, y se lleva
Mi amor que gime y que llora.
Se lleva mi amor que llora
Esa nube que se va:
Eva me ha sido traidora:
¡Eva me consolará!
Anuncios

Acerca de Alberto Arego Pulido

Periodista cubano-español, residente en Madrid, España. Estudiante de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. El contenido de mi blog está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional. Citar como Alberto Yoan Arego Pulido www.albertoarego.com.
Esta entrada fue publicada en Cuba, España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s