Navidad, dulce Navidad

En estas fechas de fiestas, desde el Escarabajo y la Cigarra les deseamos la mayor dicha del mundo y que su camino no se amedrente con las duras pruebas del día a día. Sepamos apreciar nuestras vidas, todo cuanto hemos ganado y sobre todo lo que hemos dado y recibido de otras personas, ahí es donde está la verdadera esencia de esta Navidad.
En nuestro viaje a Tavira les comentaba sobre unos dulces, más bien los dejé esperando estas delicias que hoy en Noche Buena les quiero regalar con mis mejores deseos. Si a Portugal se le conoce por el gallo, la cocina de esta tierra es tan exquisita que siempre gana elogios de sus visitantes y comensales, mmm.
Cerca del río Gilao son muchos los restaurantes y cafeterías para disfrutar del encanto de Tavira, junto a la plaza y las construcciones que asemejan un coliseo romano, los sabores, colores y olores portugueses terminan de darle el punto a esta ciudad. ¿A qué nos encantaría tener uno de estos dulces en nuestra mesa?
En el blog La cocina del tiempo he encontrado una referencia a la gastronomía de Tavira, cuentan que “una de las especialidades de la cocina portuguesa son los postres… Los pasteles portugueses suelen ser excesivamente dulces…”, y que ni lo digan su sabor es de primera… Tengo un amigo que suele hablar de “orgasmo culinario”, ese momento cuando nuestros sentidos se ponen de acuerdo y nos hacen vibrar, madre mía se me hace la boca agua y aún no llego a la cena de Noche Buena, jajaja
La cocina portuguesa forma parte de la llamada mediterránea, aunque no tiene entre sus platos las lentejas, berenjenas, cardo o alcachofas que contrasta con la aceptación total del mango y el curry como ingredientes. Para mí que acabo de venir de Cuba, donde se cocina muy bien, pero sin tanta variedad como en España o Portugal, los platos mediterráneos han hecho explotar mis sentidos, vamos que he tenido orgasmos… culinarios, ok.
Buscar en la web sobre la comida portuguesa es encontrase solamente con elogios, aunque a mí no me hizo mucha gracia un caldo de pescado que probara en un restaurante de Castro Marín. No obstante, me encantaron muchos otros platos, sobre todo los postres. “Los dulces son famosos en el mundo por su delicado sabor y cuidadosa elaboración”, no lo digo yo, de una en otra página se repite esta alabanza.
De lo que pude ver, muy poco para los días de estancia en Portugal, me encanto la elaboración minuciosa de sus productos, solo apreciando estos postres podemos imaginarnos la paciencia y el amor con que se hicieron.
Para gustos y la felicidad de los comensales los portugueses tienen estos y otros muchos platos. El que más me gustó fue este puerco -cerdo o cochino, como quiera-, de solo verlo me remontó a los 31 de diciembre en mi Cuba, donde se suele matar uno y asarlo para la comida de Noche Vieja. Ayyy, pero bueno dejemos la nostalgia que hoy es día de fiesta y reencuentro familiar, los míos están dentro de mi corazón…
FELIZ NAVIDAD
Anuncios

Acerca de Alberto Arego Pulido

Periodista cubano-español, residente en Madrid, España. Estudiante de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. El contenido de mi blog está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional. Citar como Alberto Yoan Arego Pulido www.albertoarego.com.
Esta entrada fue publicada en fotos, Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s