Shakespereando

Desde que decidí tener mi blog personal, la premisa fue no encasillar a el Escarabajo y la Cigarra en una categoría; la humanidad es tan cambiante que sería inconsecuente dedicarse a un solo tema de las aristas que tiene la sociedad actual y las tantas complejidades de la naturaleza humana. Por eso, como entre col y col siempre se cuela una lechuga quiero regalarles un poco de la buena literatura, incluso la mala -soy experto leyendo libros que nadie toca-, para nutrirnos de otras realidades alejadas en el tiempo pero igual de apasionantes que este siglo XXI.
William Shakespeare, Romeo y Julieta
Casi antes de saber lo que es la literatura, ya tenemos una noción de quien es  William Shakespeare. Los temas que abordó en sus obras van más allá del simple «to be or not to be» de Hamlet, de hecho su historia de amor puro, transparente e inalcanzable de Romeo y Julieta ha dejado a muchos románticos como unos eternos inconformes ante las realidades amorosas que se nos presentan en la vida.
Pese a no saber casi nada sobre su  niñez, lo que si está bien claro, y en constante polémica, es la tendencia homosexual y transformista de Shakespeare: hombres y mujeres travestidos, confusiones sobre el sexo de los personajes como aquella entre Viola y Orsino en Doceava Noche. Todo esto en un siglo donde aún no existía el término homosexual, mucho menos gay,  y por lo cual Shakespeare fue fuertemente criticado.
Bueno, no era mi propósito cuestionar si Shakespeare es gay o no, eso ya lo hizo la BBC. Solo quiero compartir unas notas de este dramaturgo inglés, que han quedado en mi memoria, fuera lo que fuese, está bien claro que fue un soñador y aunque  «los soñadores suelen mentir», The dreamers often lies, la mentira sigue siendo un fantasma en cuestiones del amor. Me callo ahora, habla William Shakespeare en voz de sus personajes de Romeo y Julieta, shhs
«La miel más dulce empalaga por su mismo excesivo dulzor, y, al gustarla, embota el paladar. Se ha de amar, pues, con mesura, que así se conduce el verdadero amor». (Fray Lorenzo)
«El amor es humo engendrado por el hálito de los suspiros. Si lo alientan, es chispeante fuego en los ojos de los enamorados. Si lo contrarían, un mar nutrido con lágrimas de amantes». (Romeo)
« ¡Si el amor es ciego, no puede dar en el blanco! Pero si el amor es ciego no necesita de la luz, la oscuridad le es más que conveniente». (Mercucio)
« ¿Tierno ser el amor? ¡Demasiado áspero, demasiado rudo, demasiado violento y pincha como el abrojo! Pues, si el amor es áspero con vos, sed áspero con él; si os pincha, pinchadle y acaba por rendirle». (Romeo y Mercucio)
Anuncios

Acerca de Alberto Arego Pulido

Periodista cubano-español, residente en Madrid, España. Estudiante de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. El contenido de mi blog está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional. Citar como Alberto Yoan Arego Pulido www.albertoarego.com.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s